Cabecera

De Cerca

El Blog de Ángela Paloma Martín

“El mayor peligro que enfrentaban las fuerzas republicanas, según la joven, era el fraccionalismo, exacerbado desde el inicio de la guerra”

El hombre que amaba a los perros

Leonardo Padura

 

Publicado en BEZ el 27 de Junio de 2016

Pierde España, principalmente, porque España no es solamente el Partido Popular por mucho que griten “yo soy español” en una noche electoral. Cojan la calculadora y sumen: casi dos millones de españoles fuera de España donde ni un 5% ha podido votar, mas 1.189.296 de personas que no han votado en comparación con las elecciones del 20 de Diciembre en las que sí lo hicieron, mas 5.424.709 de votos al PSOE, mas 5.049.734 de votos a Unidos Podemos, más 3.123.769 de votos a Ciudadanos, mas el resto de votos repartidos entre el resto de fuerzas políticas. Vaya… la suma da más que los 7.906.185 de votos que ha conseguido el Partido Popular. Sin embargo, el PP ha ganado las elecciones al conseguir 137 escaños y al beneficiarle una Ley D’Hondt que todos quieren cambiar.

Ahora… nadie entiende nada y la pregunta inmediata después de conocer los resultados es… ¿qué ha pasado? ¿Son ciertos esos resultados? El error de Podemos de no apoyar la pasada investidura le ha pasado factura electoral sumado a la unión con IU. Además de la aritmética electoralista, algo evidente era que muchos que admiraban a Alberto Garzón no simpatizaban con la imagen de Pablo Iglesias. Pero, con menos votos (1.230.020 votos menos), obtienen más escaños: de 69 pasan a 71. Mientras el Partido Popular ganas las elecciones, el PSOE gana las encuestas, afianzando su discurso y el principal motivo por el que no comunicaba si haría o no pacto electoral con Podemos. Ellos esperaban que no hubiese sorpasso, como así ha sido.

Ha ganado un partido político que se aleja cada vez más de la realidad de España

Todo apunta a que el número de votos que ha perdido Ciudadanos se hayan ido directamente al PP atendiendo al voto útil. ¿La realidad? La realidad es que ha ganado un partido político que se aleja cada vez más de la realidad de España: está lejos de los datos de crecimiento reales del país, lejos de una sanidad y educación públicas defendidas durante décadas, lejos de la igualdad de derechos y lejos de la transparencia que se demanda. La realidad es que gana el partido que interpreta datos para beneficio de unos pocos, que se aleja de las necesidades que más gritan los ciudadanos por pura supervivencia. Y gana la lista que presenta los mayores casos de corrupción. Más aún, el Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, acusado de conspirar con el jefe de la Oficina Antifraude catalana para fabricar escándalos contra ERC y CDC en plena campaña electoral, es que el que anunciaba, junto con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el resultados por provincias de estas elecciones. ¿Aplaudimos? Por favor, al menos, y como humildad, que no pidan respeto cuando son más españoles los que no los han apoyado y cuando acumulan semejante cartera de descrédito judicial.

Que el PP gane las elecciones no significa que la derecha gane, sino que la izquierda pierde. El PP gana 690.433 votos con respecto a las pasadas elecciones, que suponen 14 escaños más de los 63 que perdió en diciembre. La abstención siempre afecta a la izquierda. Y hay que reconocer que faltan 1.189.296 votos que sí estuvieron en las pasadas elecciones del 20 de diciembre de 2015. La participación ha sido de un 69,84% frente al 73,2%. Y cuando la mayoría de votos está fraccionada, quienes pierden, además de una izquierda separatista incapaz de ponerse de acuerdo ante las causas que les unen, que son más que las que les separan, pierde España.

Podemos ha hecho una campaña impecable en términos de comunicación política. Y eso hay que reconocerlo. Pero aún le queda definir esa política de la que tantos dudan. Todos los que mencionan tanto a Venezuela, y todos los que invocan tanto al miedo, es porque poco conocen de Venezuela y de Latinoamérica en su conjunto. Qué lejos estamos y cuánto la mencionamos. Si viajáramos más, más valoraríamos España y más comprenderíamos que no es comparable. Y que ese miedo infundado no ha sido nada más que una estrategia efectiva, pero banal y surrealista por puro desconocimiento.

Más valor por lo que han callado

Nuestros candidatos, en esta campaña, han tenido más valor por lo que han callado que por lo que han hablado. Han tenido más valor por lo que han respondido que por lo que han propuesto. Porque, al fin y al cabo, ha contado más la esencia del dónde vienen y qué representan, que hacia el dónde van, o quieren ir, con nuestro apoyo. Y, porque, al fin y al cabo, cuenta más el hacia dónde les dejen ir.

La lista más votada ha sido el Partido Popular, sí, habiendo diseñado la peor campaña de su historia. Pero ganar con 137 escaños, no significa gobernar. Y esto es algo que Mariano Rajoy no aceptará. Esperemos que acepte que, para este nuevo momento político, la izquierda en España, que también es España, resulta imprescindible. Pedro Sánchez decide qué. Pablo Iglesias debe decidir ahora de qué lado estar. Y Albert Rivera se sentará en la mesa que más condiciones le acepte. Pero es en las manos de la izquierda donde está cederle el Gobierno a Rajoy, formar Gobierno propio o ir a unas terceras elecciones que resultarían, de momento, insoportables para España.

El voto robado

Ángela Paloma Martín

Aún recuerdo bajar la calle Aduana de Puertollano cuando era una niña para ir al colegio. Y nada más entrar a la Avenida Primero de Mayo ver, sobre los bancos blancos que había frente a Fotografías Ceci, montones de periódicos que aún los kioscos no habían recogido. Todavía no había cumplido los ochos años en 1993 y Felipe González ganaba por cuarta vez las elecciones generales. Recuerdo esas portadas con una gran foto del presidente y esa gran rosa socialista. Lo recuerdo. Los niños no entendíamos mucho, pero algunos podíamos intuir lo que significaba todo aquello si lo empezábamos a hilvanar con las conversaciones familiares de las últimas semanas. Los siguientes años no fueron alentadores, tampoco positivos para Felipe González. Pero la llegada de Aznar tampoco trajo la ilusión esperada para muchos españoles. Las consecuencias de unas malas decisiones impactaron directamente, rápidamente y negativamente. Lo bueno duró poco. Ya, en la Universidad, pude vivir cómo muchos jóvenes se vestían de alegría porque Zapatero podría llegar a ser esa gran esperanza anhelada. Y esos mismos jóvenes, después, siguieron siendo los protagonistas de un reclamo multitudinario, los que han llenado las calles de rebeldía contra políticas que se alejan de la realidad que vive la mayoría de España.

Desear cumplir los 18 para algunos suponía la oportunidad de comprar alcohol, tener un nuevo horario de llegada a casa los fines de semana y empezara hacer gamberradas varias siempre dentro de la inocencia. Jugar a ser mayores. Jugar a descubrir. Para otros, suponía por fin poder ejercer ese derecho al voto, decidir frente a los que decidían hasta ahora por nosotros. Tomar la decisión de elegir era el mayor regalo que podían traer los 18. Hoy, 12 años después, y a pesar de que hay casi 2 millones de emigrantes españoles, no hemos podido ejercer nuestro derecho al voto. Los jóvenes en España que se acaban yendo, unos por la escasez de oportunidades, otros por ir tras retos profesionales que dentro del país empiezan a escasear, hemos visto nuestro derecho limitado. ¿El problema? La incompetencia de nuestras instituciones que bajo un DNI emiten las papeletas bajo un código de referencia a nombre de otra persona y a otra dirección. ¿El problema? La reforma de la Ley Electoral de 2011 y su artículo 75 que roza –o inunda- lo irrisorio, lo injusto, y sólo cuando se ejerce uno se da cuenta de lo inútil que resulta no sólo por el dinero público que se gasta –y de las personas que votan, que siempre se gastan más de lo que les devuelven, si les acaban devolviendo-, sino por la complejidad, por el tiempo que se le tiene que dedicar pidiendo explicaciones a las instituciones públicas sobre los errores cometidos. Y claro, una institución siempre va a delegar a la otra. Jamás van a resolver el problema.

En estas elecciones del 26 de junio muchos emigrantes no han podido votar. Y otros no lo hemos podido ejercer a tiempo. Los errores de Correos España y del INE han sido vergonzosos, más aún su silencio, pero haber quién abre ahora una comisión de investigación. Todos los candidatos en estas elecciones hablan del retorno del talento, del retorno de tantos españoles con formación, hijos de obreros, hijos de la crisis pero ninguno se ha preocupado de si los emigrantes han podido votar, cuántos han sido los que lo han hecho, o qué problema se ha tenido por correo o en los consulados. Nos han robado el voto porque los emigrantes son el voto abandonado, del que todos hablan pero del que nadie se acuerda. Sólo aquellos con la convicción de que con nuestra insistencia y con nuestra actuación podíamos localizar nuestras papeletas solventando los errores de nuestras instituciones, hemos podido localizar el voto, aunque fuese demasiado tarde…  Gracias a las familias de las casi dos millones de personas, estamos representados. Gracias a las abstenciones que algunos hemos sido capaces de movilizar, estamos representados. Una vez más es la gente la que ayuda a la gente.

Esta noche se espera cambio. Pero un cambio real, aunque luego veamos quiénes van en las listas y nos demos cuenta de que con los mismos en el mismo lugar poco podemos cambiar. La España que queríamos no fue la que resultó el pasado 20 de diciembre, o no al menos lo que resultó de las negociaciones. Y todos los candidatos en estas elecciones se han decantado por la no diferenciación: si todos nos dicen que España mejorará, que apuestan por la sanidad y educación pública de calidad, por la igualdad y que habrá más empleo, ¿a quién elegimos? ¿O qué alternativa política elegimos si todos han ofrecido lo mismo en campaña electoral? Nuestros candidatos, en esta campaña, han tenido más valor por lo que han callado que por lo que han hablado. Han tenido más valor por lo que han respondido que por lo que han propuesto. Porque, al fin y al cabo, ha contado más la esencia del dónde vienen y qué representan, que hacia el dónde van o quieren ir con nuestro apoyo. Y, porque, al fin y al cabo, cuenta más el hacia dónde les dejen ir.

Muchos se preguntan por qué Podemos le tiende la mano al PSOE precisamente ahora… Y otros muchos se preguntan por qué el PSOE no dice con quién pactará. Mientras UP (Unidos Podemos) confía en el sorpasso y en ser ellos quiénes tengan el liderazgo para tener la opción de invitar a formar Gobierno, el PSOE confía en lo que ha llamado… dar la #sorfresa y ponerse por delante de UP, o más bien mantener el lugar que tenían para poder ser ellos los que lideren un pacto. En cualquier caso, ¿podría ser Pedro Sánchez presidente esta noche? Podría. Mientras, el Partido Popular ha hecho quizás la peor campaña de su historia. Pero aún haciendo la peor campaña de su historia, dando el peor ejemplo con su actuación, política y democráticamente, sería el partido más votado. Así somos los españoles. Sin embargo, en España, ganar no es gobernar. Y esto es algo que Mariano Rajoy no ha aceptado, no quiere aceptar y no aceptará.

Para muchos, estas elecciones suponen un robo a un derecho democrático, como es ejercer el derecho al voto. Pero también es un robo a nuestra propia voz y a nuestras propias ilusiones de construir algo nuevo y algo mejor.

Portoviejo y Manta. Terremoto Ecuador
 

Publicado en BEZ el 2 de Mayo de 2016

La naturaleza retó a Ecuador el pasado 16 de abril a las 18:58h. Y a la naturaleza se agarra Ecuador para sobrevivir, resistir y reconstruir. El terremoto tuvo su hipocentro en Pedernales, en la provincia de Manabí, con una magnitud de 7.8 y a 20 kilómetros de profundidad, según el Instituto Geofísico de Ecuador. Pero… ¿Qué fue lo que lo provocó? Fue resultado del desplazamiento entre dos placas tectónicas: la placa de Nazca (placa oceánica) que se sumerge bajo la Sudamericana (placa continental), según la Dra. Alexandra Alvarado, del departamento de sismología del Instituto. Ese desplazamiento es llamado “subducción”, un fenómeno que ha dado origen a la cordillera de los Andes.

Pero no es la primera vez que ocurría este fenómeno en Ecuador. El sismo del 31 de enero de 1906 fue de una magnitud de 8.8, el más grande que se haya registrado en el país. El último fue hace 37 años, el 12 de diciembre de 1979, de 8.1. Y, desde el 16 de abril, van registradas más de 700 réplicas que podrían continuar y repetirse a lo largo de más días, semanas y e incluso meses.

La naturaleza es así, imprevisible. Aunque creamos controlarla, llega silenciosa y casi sin avisar. Y nunca se está lo suficientemente preparado. Repasar una y otra vez esta tragedia es encaminarnos a muchas interpretaciones para llegar hacia ningún lugar. Todo el mundo sabe, todos los expertos dominan. Pero lo  cierto es que la naturaleza amenazó y el fuerte rugir de las víctimas nos despertó a todos. ¿Hay que tenerle miedo a la naturaleza? Definitivamente no. Podríamos decir que deberíamos tenerle respeto y saber convivir con ella, no sólo sobre ella. Al fin y al cabo todo lo que se nos cayó encima lo construimos nosotros manteniéndose en pie decenas de viviendas antiguas construidas con paja y estiércol.

La naturaleza retó a Ecuador, y fue a la naturaleza a la que se agarró el país para sobrevivir y vivir después de evaluar las necesidades. Los damnificados necesitaban agua y agua, alimentos como el arroz o las legumbres… Sobrevivir desde la naturaleza. Pero Ecuador también se agarró a la naturaleza para resistir: los edificios que no habían caído eran apuntalados con guadua, haciendo andamios incluso con este material para acceder sin riesgos a las partes altas de las casas. La guadua es la cañaza conocida como el bambú americano y es una de las plantas más distintivas del paisaje andino. Se piensa que su origen es Venezuela, pero también la encontramos en Colombia, Ecuador, Panamá… en la mayoría de los países que quedan al sur del globo. Este género de bambú puede llegar a medir 25 metros de alto y 30 centímetros de diámetro, y ciertas especies pueden crecer hasta un metro en un día. Sus propiedades han facilitado el desarrollo de muchas culturas, puesto que se emplea principalmente para la alimentación, la medicina, la producción textil, la elaboración de instrumentos musicales y, como no, para la construcción.

La guadua representa esa fusión con la tierra y el entorno: protege del exterior y se funde con ella al mezclarse con tierra, paja y estiércol. Este material es uno de los recursos principales de la provincia de Manabí, lugar donde ha tenido lugar el terremoto. La naturaleza y el sentido de la sostenibilidad será vital para la reconstrucción de todas las zonas afectadas. Y trabajos como el del alemán Jörg Stamm, hombre muy mencionado en Panamá, no pasarán desapercibidos. Los orígenes de Stamm vienen del arte de la ebanistería pero su objetivo fue trabajar en ayudar al desarrollo de América del Sur. Casualidades o no, su primer proyecto sostenible fue trabajar en una instalación de biogás en Ecuador. En Colombia se enamoró del bambú y a partir de ese momento desarrolla construcciones y estructuras con este material.

En 1994 tuvo lugar una inevitable avalancha en Huila, Colombia por un temblor de 6 grados de magnitud. El epicentro se localizó en Toribio, a 75 kilómetros de Popayán. Las lluvias ocasionaron olas de barro de 20 metros provocando más de mil muertes y centenares de destrozos materiales. En poco tiempo se iniciaron las operaciones de reconstrucción. Una reconstrucción cuya vía era la de la sostenibilidad y donde Jörg Stamm participó con la construcción de un puente de Bambú con techo.

Tras el terremoto de Ecuador, la naturaleza se encuentra frente a frente y en su máxima magnitud. La naturaleza más amenazante junto con la naturaleza que provee al ser humano de lo esencial para la vida. El país andino ha necesitado de sus propios recursos para sobrevivir y necesitará de sus propios recursos para reconstruir, puesto que su biodiversidad es la mayor fortaleza que tiene. Repensar como vivir y vivir más seguro en en su entorno, en función de sus propios riesgos, será el reto. Innovar en nuevos sistemas de construcción aprovechando a la sociedad en su conjunto y el sector productivo de la zona no será tarea fácil, pero será la tarea imprescindible. Y para ello es necesario tender más ramas para el diálogo, más mesas de bambú y más lianas de consensos.

 

Información relacionada