Your address will show here +12 34 56 78

CUANDO termine de escribir este post, posiblemente los datos presentados sean otros, la tendencia sea otra y las opiniones acerca de esta información sean otras. Pero en este momento creo que merece especial atención el comportamiento en las redes sociales de los dos candidatos a la presidencia del Gobierno español. En otro post, no hace mucho, insinué que el comportamiento en las redes sociales de los dos políticos era de verdadera “tesis doctoral”. Y a día de hoy sostengo dicha opinión.

La lucha por los números es una realidad. Pero debemos pararnos a pensar qué importa más, si los números en términos de comunicación e influencia, o en términos de personas cuyos perfiles no conocemos y además no sabemos si son reales. No está de más seguir insistiendo en que el número de seguidores en Twitter o Facebook no garantizan más votos. Sin embargo, una buena comunicación sí. Ahora bien, la buena comunicación no implica “la mucha comunicación”, implica la comunicación estratégica.

TWITTER

  • El perfil en Twitter de @marianorajoy sigue aumentando considerablemente en seguidores (103.879) y él sigue a 2.610 perfiles. Ha emitido a día de hoy 2.517 tweets y tiene un crecimiento al día de entre 35 y 42 tweets.
  • El perfil @conRubalcaba tiene 71.632 seguidores, 32.247 seguidores menos que Rajoy, pero sigue a 4.721 personas más en Twitter que que él (7.331 en total). Ha emitido 5.937 tweets, con una evolución de crecimiento de entre 47 y 100 al día.

Twitter no es una aplicación con unas normas de uso obligatorias, cada perfil marca su comportamiento según el objetivo a perseguir. El número más que sigue Rubalcaba no implica obligatoriamente que entable más conversación con todos ellos ni que pueda escuchar a todos ellos con la misma intensidad, pero sí implica una clara intención detrás de ese seguimiento y que conecta con el carácter presentado en precampaña que no es otro que el de “escuchar” y “explicar”

Si la campaña de Rajoy es la del silencio, la de Rubalcaba es la de la escucha y la de la explicación. En el perfil de Rajoy podemos saber dónde está el candidato, con quién está y las palabras más destacadas en sus mítines. También comparte información y contenido externo, y sus tweets personales los firma como MR. Pero no ha hecho grandes propuestas para fomentar la participación ciudadana en esta red. Un dato a destacar es que el 79,91% de su comunicación son menciones y respuestas a otros perfiles mientras que Rubalcaba tiene el 30,88%. Ahora bien, Rubalcaba, quien firma sus tweets personales como RbCb, ha intentado hacer una apuesta por la participación ciudadana desde otro punto de vista. Lo hizo en precampaña y lo ha vuelto a hacer en campaña electoral el pasado día 8 de noviembre con la colaboración del asesor de comunicación @antonigr. En 9 segundos debía responder a una selección de las preguntas por bloques temáticos realizadas durante el día 7 de noviembre con el hashtag #yorespondo. Pero la iniciativa no se terminó con la Twitter entrevista, sino que a día de hoy el equipo sigue respondiendo a las preguntas formuladas por diferentes canales. Este tipo de acción, donde se combina el mundo on con el off, no es nada nuevo porque ya lo han llevado a cabo otros candidatos en campaña. Pero sí es algo novedoso desde el punto de vista del candidato Rubalcaba si analizamos su persona y su trayectoria profesional fuera de los confines digitales.

¿En qué medida interesa para otros perfiles el contenido de los candidatos? Es muy complicado saberlo porque el uso o el seguimiento puede tener objetivos muy distintos, sobre todo cuando se comparte lo anteriormente dicho a través de RT’s. En este sentido, del total de tweets de @conRubalcaba, un 11,58% tiene RT, mientras que @marianorajoy tiene un 5,09%. No podemos saber la exacta intención que tiene alguien cuando hace RT porque Twitter, por muchos que otros quieran, no es una ciencia exacta como las matemáticas. Pero es cierto que hay una intención común por parte de todos aquellos que hacen un RT a alguna información. Esa intención no es otra que la de compartir con todo lo que ello implica a la hora de hacerlo: difusión y propagación.

FACEBOOK

El perfil de Mariano Rajoy en Facebook como candidato creció muy rápidamente. Cuenta con 64.742 “personas que les gusta esto”. Se ha apostado por publicaciones limpias, formales y periódicas diferenciándose del tipo de comunicación que hacen en Twitter. Actualizan la página cada 4 o 5 horas y además de ser un lugar donde dar información, también lo emplean como difusión de contenido audiovisual de diferentes canales pidiendo a las personas que viralicen. Han mantenido la estrategia que venían empleando sin entrar en debate. Tampoco han aumentado de una manera considerable su comunicación en campaña electoral. Lo que sí actualizan a medida que van pasando los días es la fotografía principal que la van cambiando en función del acto que finalizan.

Por el contrario, el perfil de Con Rubalcaba en Facebook ha tenido una trayectoria diferente desde su nacimiento. Se cambió la imagen de precampaña, “R” de Rubalcaba, por una más personal e informal del candidato con un claro objetivo. Arrancó la campaña con poco más de 16.000 “personas que les gusta esto” y dio un giro al contenido para que  se identificase más con el carácter de la campaña en referencia a esa “explicación” y para motivar más al voto que se mueve en Internet. La conversación es claramente más informal en comparación con la de Rajoy porque también se ha trasladado la campaña de la calle a Facebook. Además, no sólo dan cabida a contenido de otros canales y herramientas como prezi, youtube o la propia web, sino que acercan a la gente los mensajes lanzados en campaña en los mítines (tanto de los políticos como de otras personas que participan con sus comentarios en campaña) y en tiempo real además de relacionar los Tweets del propio candidato que firma como RbCb.

Un dato a destacar es el crecimiento de “personas que les gusta esto” en la página de Con Rubalcaba durante los últimos días. Si bien el 10 de noviembre arrancó con 16.776, terminó el día 11 de noviembre con 28.536. Podemos decir que esa apuesta decidida en comunicación en este momento de campaña electoral junto con la emisión de los debates en TV y la Twitter entrevista le ha llevado a que en un día consiguiese 11.760 seguidores más. Así es, en un día. Hoy cuenta con 33.673 “personas que les gusta esto”, mientras que Rajoy cuenta con 64.742, una diferencia clara y abismal. No obstante, ¿qué es mejor? ¿Tener muchas personas a las que les gustas o tener más personas que les interesa lo que comunicas? Ese es el dato que diferencia ambos perfiles. Mientras que Rajoy tiene 64.742 “personas que les gusta esto”, de esas personas sólo 12.510 hablan de él. Y mientras que Con Rubalcaba tiene 33.673, “personas que les gusta esto”, de esas personas 14.788 hablan de él, es decir 2.278 personas más que Rajoy a pesar de que tiene una diferencia de 31.069 “personas que les gusta esto”.

Insisto en que más seguidores en Twitter o “personas que les gusta esto” en Facebook no significan más votos. Además, la intrusión en campaña online es algo que hay que tener también en cuenta y estudiar como tesis doctoral. Pero una buena comunicación, siempre y cuando sea estratégica, sí implica más influencia y por tanto un mayor éxito en campaña y en las urnas. Lo difícil es convertir esa influencia en votos. Ambos candidatos, sin salirse de sus perfiles y de sus estrategias de campaña seguirán apostando por la Red. ¿Los resultados? Tras el 20N.

14

RESULTA complicado comenzar un post cuando tu principal objetivo es ser clara y concisa. Es complicado porque el tema es como vengo diciendo, de verdadera tesis doctoral. Dos políticos, una campaña y mucha gente que espera por un verdadero cambio. Dos políticos y una herramienta que emplear de manera muy muy (repito muy) estratégica: Internet.

Algo tienen en común Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba, y no es sólo la barba y las canas. Largas carreras políticas, inteligencia, experiencia y gestión. Todo en el mundo de lo real, en el mundo “de lo OFF”. Construir cada uno de los relatos, comunicar en Internet y que resulte creíble no es nada fácil ya que ninguno de ellos está enganchado a estas herramientas, desconocen su funcionamiento, los potenciales grupos de interés a dirigirse y el comportamiento natural de los usuarios. E incluso, podemos llegar hasta a dudar de si creen en ellas o no con la misma intensidad con la que creen en las palabras de cualquier mitin o discurso.

Los dos equipos de campaña han decidido estar en las redes, pero también han decidido estar posicionados. La guerra en Twitter ha comenzado. El perfil de Alfredo Pérez Rubalcaba (@conRubalcaba) arrancó el pasado julio. El de Mariano Rajoy (@marianorajoy) más recientemente. Y los primeros análisis giran entorno a los seguidores. Ahora bien. ¿Son tan importante los seguidores? En estas elecciones se juega mucho. Pero hay que tener en cuenta que el electorado no sólo está en Twitter y que el número de seguidores no es un factor determinante a la hora de dar una noticia. En este caso, ambos perfiles tienen grandes diferencias.

 

Los populares presumen del brutal crecimiento que ha experimentado el perfil de su candidato (53.956 seguidores). Pero algo espectacular tuvo que ocurrir entre el 17 y 18 de septiembre (ya se una foto, Santiago Segura, o la inspiración divina) momento en el que pegó un salto brutal. En cinco días el número de seguidores aumentó en 29.242. A día de hoy, el perfil se ha calmado un poco y la media de crecimiento es de 722 seguidores más al día.

El perfil de Rubalcaba en Twitter tiene 37.000 seguidores, 16.956 menos que Rajoy. Y la media de crecimiento al día es de 424 seguidores. Ahora bien, la tendencia de crecimiento ha sido más constante que la de Rajoy en los meses que lleva abierto y conversando. En cuanto a los seguidores de ambos, más que pensar en el número hay que pensar en la calidad y si, efectivamente, son seguidores reales, personas preocupadas, usuarios que conversan, piden u opinan; o por el contrario son ejércitos de falsos de seguidores cuyo objetivo es (i) cargarse el discurso de rival o (ii) apoyar con trampas y cartones a su propio candidato sin importarles en absoluto que las campañas son para las personas y no contra ellas.

Un dato importante es la importancia de los dos candidatos por la gente. Rajoy tiene seguidores, sí, pero ¿él los sigue? En este caso,  Rubalcaba le gana por descontado ya que el candidato socialista sigue a más personas y mantiene conversación con ellas. La media de personas que sigue Rubalaba es de 67 más al día. Su rival 45.

En las redes sociales lo que desaparece es el monólogo, y más si se trata de un candidato electoral que debe dar cuentas a la ciudadanía. ¿Qué quiere la ciudadanía? Para saberlo sólo hay una forma y para saber comunicar, también: escuchar. Y para escuchar, hay que seguirles. ¿Quién conversa más? En el tiempo que Rajoy lleva en la red social, ha emitido 441 tweets. Rubalcaba, con dos meses más, ha emitido 2.858. En este sentido, el socialista también le gana a Rajoy en conversación y en respuesta: 13 tweets más al día.

El cómo conversan es otro capítulo que cabría analizar con más detenimiento porque una cosa es lo que ellos quieran emitir y lo que la gente espera de ellos. De momento, seguimos echamos en falta la personalidad de ambos líderes en las redes sociales y el comportamiento de Twitter hasta ahora es sólo un inicio y una clara idea general del propósito de ambos candidatos. Rajoy tiene más seguidores, pero sigue a menos gente y conversa menos que Rubalaba a pesar de que Rubalaba tiene menos seguidores que Rajoy.

19

 

EL Partido Popular fue uno de los pioneros en apostar por la comunicación 2.0. No hay más que ver su web cuya apariencia la enzabeza un Tweet. Sin embargo, el PSOE en esta campaña electoral no quiere quedarse atrás y ha empezado impulsando el lenguaje de las redes a través del perfil del candidato (@conRubalcaba) gestionado por el equipo de campaña y por él mismo con la firma RbCb. Una de las plataformas que se convertirá en principal activo es Twitter. Un  Twitter que bien merece especial atención (casi de tesis doctoral) porque el relato del candidato se irá creando a través de su comunicación. Rubalcaba, ese hombre calvete que ya no es tan joven, buen comunicador en el 1.0, ministro, vicepresidente, químico y tantas otras cosas más comunicará en un lenguaje totalmente nuevo y en una plataforma distinta y nueva a la par que amenzante para los políticos con sus características. Quizás no le pega esta nueva faceta de comunicador porque al candidato socialista como se le disfruta es oyéndolo más que leyéndolo. Es un político del siglo pasado que quiere entrar pisando fuerte en este siglo haciendo historia en unas elecciones que de por sí están muy muy complicadas para este partido. Y, sin embargo, el relato, su proyecto, sus explicación, su comunicación y su escucha tienen que dar ejemplo también en esta plataforma de 140 caracteres.

 

El reto ha empezado ya. Hoy se ha celebrado un acto mixto Twitter y TV desde la sede socialista en Ferraz. El domingo con el hashtag #Rubalcabacontesta se abrió el espacio de preguntas para que hoy el candidato socialista respondiese. A cámara, unas pocas; en Twitter, a lo largo de hoy (y esta semana). Esta es una nueva forma de comunicación que me recuerda a lo que el consultor político Antoni Gutiérrez-Rubí mencionó una vez: que los políticos deberían ir de las sedes a las redes porque era ahí precisamente donde estaba la gente. En este caso, la comunicación en la Red se ha hecho desde la sede en formato Twitter y también televisivo: de la comunicación OFF a la comunicación ON/OFF. Algunos perfiles han catalogado el evento de “descafeinado”. Quizás por la escenografía, donde veíamos a un candidato muy “empotrado” en la pecera y con pocas posibilidades de moverse en más de 140 caracteres. Quizás porque las respuestas también han sido breves, quizás porque el candidato es muy nuevo en esto, quizás porque habrá a algunos que se les haya hecho corto.o que aún queda alguna pregunta por responder… Aún así, se han propuesto el reto y van a por él. Ha empezado el nuevo camino 2.o del candidato socialista: ¿lo soportará?

12