Your address will show here +12 34 56 78

EL Foro de Davos también se celebró en Madrid. Y estuvo organizado por la Global Shapers, la red de centros fundada y dirigida por jóvenes excepcionales cuyo objetivo es hacer una contribución a sus comunidades. El pasado viernes 23 de enero, y en el marco del foro, tuvo lugar un debate muy interesante titulado “Repensando la política: nuevos actores e instrumentos para profundizar la democracia”. Lo moderó Yolanda Román, Directora de Asuntos Públicos de InforPress. Y participaron Meritxell Batet, diputada socialista por Barcelona; Soledad Gallego-Díaz, periodista; Belén Barreiro, socióloga y Directora de MyWord;   David Cabo, fundador de Civio; y Rafa Rubio, consultor político. Una apreciación positiva es que hubo mucha participación femenina, algo que siempre es de agradecer ya que estos espacios suelen estar ocupados por hombres. Una mesa con la participación de cuatro mujeres no debe ser noticia, debe ser algo natural. Vamos hacia ello. Hay que seguir luchando por estos espacios. Las mujeres están. Y de sobra demuestran su capacidad. Al margen, creo que merecía la pena hacer una entrada y compartir reflexiones que allí se pusieron encima de la mesa no sólo por su utilidad, y por la calidad de las exposiciones, sino también por la capacidad de hacer pensar y entender cómo se está moviendo todo al margen de cámaras y escenarios políticos. Sencillamente se repensó la política desde distintos prismas y desde distintos puntos de vista.

 

“Estamos en un momento de frontera entre lo que fue y lo que será. Y lo que será no lo sabemos. La política tiene que ser distinta”

 

Meritxell comentó que existe más un malestar “con la política” que “en la política”. Y tiende a pensar que la política tiene un problema de impotencia más que de prepotencia -aunque opino que la política tiene ambos problemas: impotencia y prepotencia-. “Estamos en un momento de frontera entre lo que fue y lo que será. Y lo que será no lo sabemos. La política tiene que ser distinta, y ser capaz de analizar los problemas de manera distinta”, apuntó. Y resumió  su idea en tres premisas: i) Que hay que fortalecer la política porque la política es más necesaria que nunca, aunque tenga que ofrecer respuestas diferentes; ii) Que hay que construir una gobernanza global con legitimidad democrática; iii) Que el papel de la ciudadanía en la construcción de lo público es vital, pero esa participación de la ciudadanía en la política se tiene que dar de manera formada e informada.

 

“La sociedad empobrecida en el mundo digital es una bomba de relojería”

 

Debo decir que Belén fue muy elegante en su exposición, y estuvo muy acertada en sus conclusiones. “Los resultados de la democracia han sido peores de lo que se espera de una democracia”, dijo. Y continuó: “El ciudadano está rompiendo con su sistema y siente que su sistema no está a la altura de sus expectativas”. Y en este contexto, ¿qué han hecho los ciudadanos? En vez de resignarse y aceptar que su destino es horroroso, han decidido por primera vez tomar las riendas de su vida y busca dentro de la propia sociedad las soluciones que no encuentra fuera. Y punto. Tiene razón Belén cuando dice que hay una parte de los españoles que vuelve a vivir como en los años 60. Han vuelto atrás varias décadas pero… en un entorno que ahora es digital. En las redes sociales también está esa sociedad empobrecida, hija de la crisis. Las candidaturas ciudadanas y la cultura colaborativa no se daría si no existiese una ciudadanía digital, y una ciudadanía digital empobrecida. Y esto, dijo, desde el punto de vista de las élites es “peligrosísimo, peligrosísimo”. “La sociedad empobrecida en el mundo digital es una bomba de relojería”. Y añadió que otra bomba de relojería, además de la desigualdad y el empobrecimiento, es la corrupción: la gente quiere vivir de forma digna, aunque haya corrupción al margen de sus vidas; pero cuando vive de manera indigna y se entera de los casos de corrupción, sacude sus conciencias. Finalizó con una idea: “si tengo que poner una palabra a la solución sería empatía”, porque la empatía va mucho más allá que del profundo entendimiento. Empatía también en la sociedad digital.

 

“La sostenibilidad de la democracia depende del prestigio de sus instituciones”

 

Soledad, siempre brillante en sus análisis políticos, afirmó que la crisis no es tanto una crisis política como una crisis de la democracia. Y “el control de los derechos escapa al propio control”, dijo. Cuando se pide un impulso de participación ciudadana a través de las redes sociales se llega a la conclusión de que las instituciones no son capaces de afrontar la responsabilidad que tienen ni son capaces de poner soluciones a los problemas que existen. Una afirmación contundente para resumir la incapacidad de las instituciones y la profunda crisis institucional de nuestro país. Además opina que el “descrédito de las instituciones parte de la mala utilización que han hecho los partidos políticos de ellas”. Añadió, además: la transparencia no va a cambiar la impotencia de la política. En las nuevas transformaciones hay que hacer reformas, dijo, pero la sociedad no quiere que se hagan reformas porque no quiere perder poder -una idea que es más que una evidencia a gritos, pero aún callada-. Y dos ideas finales: i) La sostenibilidad de la democracia depende del prestigio de sus instituciones; ii) Y hay que recuperar preguntas del pasado que ya no existen, o no nos hacemos en el presento: ¿qué es justo o qué no es justo? 

 

“Hay que respetar a las instituciones empezando porque cumplan las leyes que ellas mismas firman”

 

David dio información acerca de la labor que llevan a cabo en Civio y su palabra más repetida fue “transparencia”. “No entendíamos por qué datos que son públicos en otros países en España no lo eran. E informaciones que dan en otros países, en España son secretos de Estado”. Afirmó que es muy difícil tener información, o conseguirla, y confirma la escasez en los procesos de participación política: “una propuesta a veces no pasa más allá de la Mesa”. David es de los que piensan que todo esto se puede arreglar, y que las leyes pueden cambiar, pero haciendo leyes que realmente se cumplan. La transparencia tiene límites, dijo, “es un requisito para luchar contra la corrupción pero no lo el único. También se necesitan mecanismos internos en las instituciones”. Y una idea final: “Hay que respetar a las instituciones empezando porque cumplan las leyes que ellas mismas firman”. 

 

“Hay que asumir el poder como ejercicio de contrapoder”

 

Rafa señaló que las instituciones están demostrando decepción pero no están sabiendo canalizar la decepción. Y él insiste en la capacidad que tienen las instituciones. Pone como ejemplo el caso de Bárcenas, donde cree que los comentarios y las opiniones de muchas personas son muy débiles y con escasa profundidad sencillamente porque desconocen el significado y los procesos de “la libertad provisional”. Se pone en duda a las instituciones hasta en ese nivel, y eso le da un “miedo tremendo”. Al final, los perjudicados, afirma, “somos nosotros mismos”. Está convencido de que los canales de participación no responden  a las necesidades de los ciudadanos porque no se adaptan a los tiempos. “Hay que asumir el poder como ejercicio de contrapoder”. Él opina que hay un discurso que versa que el poder está hecho para fastidiar a los ciudadanos, “pero no es así”. Podrá haber diferentes problemas de diseño de la política, pero el poder, y las decisiones de poder, siempre han estado diseñadas para mejorar la vida de los ciudadanos. Y terminó: “Hay que separar la estética de la ética. A los ciudadanos no se les puede pedir más, pero a los cargos públicos sí se les puede pedir responsabilidades”. 

 

 

 

0

Publicado en Sesión De Control (9 de mayo de 2014)

Arranca una campaña electoral cuyo destino marcado es Europa. Una campaña donde la pregunta que cabría hacerse en ella es… ¿Y tenemos líderes para afrontarla?

El liderazgo político actual está teñido de luces y sombras. Y, si empezamos por las sombras, habría que decir que la comunicación ha empezado a caer en los ciudadanos como tormenta profunda, pero sin lluvia que rozarnos apenas. Mientras el ejercicio de la comunicación es ejecutado por gabinetes de prensa, medios de comunicación y comunicación directa en las redes sociales, los ciudadanos nos refugiamos al abrigo de nuestras manos, de nuestros paraguas o de lo que tengamos por delante, agazapados, intentando que, de ninguna manera, aquello que nos cuentan pueda entrar en nuestras cabezas. Sencillamente porque… no creemos ya, no confiamos ya y, sobre todo, porque hemos perdido prácticamente todo el interés. Esa desafección política alimentada por la mala praxis ha hecho que esa comunicación que llueve no logre calar en nosotros.

A medida que la Unión Europea crece y, por tanto, aumenta el número de votantes, decrece la participación ciudadana. ¿Contradictorio? No. Tal y como presenta este informe de Access Info, después de las elecciones de 2009, el 28% de los ciudadanos no tenía confianza en la política, el 17% tenía la certeza de que su voto no cambiaría nada y otro 17% estaba desinteresado por los temas políticos. En la misma encuesta a la que hace alusión Access Info, aparece la respuesta de aquellos que no habían votado en las últimas elecciones europeas: el 55,32% dijeron no tener confianza en los partidos políticos. Todos estos datos que a priori nos parecen familiares, se traducen en una tendencia a la baja de la participación ciudadana en las elecciones europeas. En las elecciones generales hubo una participación del 69% mientras que la participación españoles en las elecciones europeas fue del 45% (mapa de la evolución).

De sombras…

Europa tiene el gran reto de comunicarse a sí misma. Algo también compartido por Jaume Duch el pasado diciembre en el Seminario Internacional de Comunicación Política. Pero además añadió que había un gran desconocimiento de los actores y de quiénes tomaban las decisiones en Europa y mencionó la gran crisis actual política, económica y… de ideas. La complejidad de la Unión Europea no pasa desapercibida para el electorado y la lejanía geográfica, la diversidad de lenguas y la escasa aceptación nacional de cada Estado no nos une más, no separa… cada vez más. Frente a todo eso, el reto es claro: la Unión Europea tiene que entenderse para hacerse entender. Es esta la única manera de que la ciudadanía participe. Porque sobre algo que no se entiende, tampoco se puede participar.

La eterna sombra de la desafección política continúa siendo una silla vacía carente de líderes. Y líderes que no sólo lideren, sino que también conecten. Se ha perdido la confianza en ellos. No es baladí que por ello, algunos “líderes” europeos empiecen a perder su popularidad. Se ha perdido la credibilidad traducido en impuestos que suben y programas que no se cumplen. Y dudamos de que nuestros políticos sean honestos. El que la Comisión Europea señale a España como uno de los países más corruptos resulta ser la guinda del pastel.

La “altura” de un político no se mide por la longitud de su sombra. A día de hoy percibimos que nuestros políticos y nuestros líderes viven en el final de la longitud de su sombra. Y cuánto más se aleja el foco, más larga es la sombra que proyectan: viven ajenos a la realidad, sin escuchar lo que sucede a su entorno, ni a su equipo –se creen más listos, “más guapos”, y “más altos”-, gestionan políticas que nos dividen, no nos acercan más… Pero un político no es más –su larga sombra- por no escuchar o por no atender a lo que realmente está ocurriendo a pie de calle. El líder debe retirar todo foco posible que proyecte aquello que no es la realidad. Debe retirarlo para eso mismo, para ser testigo de la realidad, saber leerla, saber verla, saber interpretarla y para saber escuchar porque… “no hay nadie tan fuerte que pueda hacerlo sólo, ni nadie tan débil que no pueda ayudar”.

Los nuevos liderazgos deben conocer a qué sociedad se enfrentan, saber que está cambiando y –y qué está cambiando- que está evolucionando y… sobre todo, deben conectar con ella. Mientras la Unión Europea sea un enano maniatado por los Gobiernos, no habrá líderes capaces de entender que tienen que enfrentarse a dos retos: conquistar el voto huérfano –aquellos electores que no se sienten representados ni por los que los gobiernan, ni por aquellos que siempre votaron-, y conquistar también el voto perezoso –el electorado crítico, destructivo más que constructivo e inmóvil-.

Y luces…

El escenario se empezará a iluminar siempre que la lluvia de la comunicación empape a quién está debajo, siempre que dejemos que nos calen los mensajes, las palabras, los argumentos y los discursos –y en tanto en cuento nos encontremos en ellos-. Europa necesita liderazgo. Y hay que liderar… más allá de las emociones. Porque no sólo se trata de emocionar, se trata de estimular sentimientos y pasiones, de provocar entusiasmo y alegría y de producir tal impaciencia que nos impulse a escuchar, a participar, a influir, a votar… Se trata pues de que… nos EXCITEN. La ciudadanía no cree ya en la ilusión, ni en la esperanza. Necesita algo más. Necesitamos vibrar y que nos hagan vibrar. Y ese algo más se traduce en excitación entendida tal y como la RAE las describe en sus tres primeras acepciones.

Frente a las sombras de la política, la ciudadanía necesita ejemplo, ejemplaridad, necesita que les expliquen, que les auxilien y que sean precisos y exhaustivos con ellos. Necesitan convencimiento, y creer que sus líderes son capaces de afrontar los retos. Necesitamos líderes que nos inspiren, que nos ilusionen que nos escuchen – de verdad-. Necesitamos líderes que trabajen, pero no sólo trabajadores sino que también compartan con nosotros lo que hacen, lo que han hecho en su día a día parlamentario, necesitamos que comuniquen su trabajo. Necesitamos autoridad, representación –seria-, líderes que nos respeten y que nosotros respetemos, líderes con reputación y con un relato, una historia que compartir. Necesitamos que nos exciten. Queremos que los líderes del mañana exciten.

¿Excitó en su momento la seguridad de Merkel a su electorado? ¿Sus propuestas? ¿Sus decisiones? ¿Excitó Anne Hidalgo con una historia, su discurso, su relato? ¿Ha excitado Manuel Valls a esa parte de la ciudadanía carente de sensación con Hollande? ¿Excitó la ministra danesa al defenderse de su “polémico Selfie”? ¿Tomó el control? ¿Ha excitado Renzi con su revolución a golpe de Tweet? ¿Excitó el Alcalde de Lisboa, António Costa, al mudarse al barrio pobre? ¿Excitó Moreira cuando llegó a la Alcaldía de Oporto explorando esa “otra política”?

El liderazgo va ligado a la emoción y… a la excitación –hoy más que nunca-. Según Ignacio Morgado, catedrático de Psicología en el Instituto de neurociencia de la universidad Autónoma de Barcelona, las emociones y la memoria están muy relacionadas. Y cuando fallan las emociones, no sólo falla nuestro sistema emocional, también falla nuestro razonamiento. Pero, ojo, lo relevante es… todo aquello que nos emociona. Y… ¿por qué? Porque aquello que nos emociona permanece en nuestro recuerdo. Y, lo que recordamos, nos influye.

Es cierto. A la política le hace piel, sentimiento y humanismo. Y el sentimiento se alimenta de coherencia, compromiso y honestidad. El “y tú más” debe pasar a la historia de la comunicación política. La ciudadanía necesita más… Argumento, discurso y debate de altura. Excitación. Porque lo que se buscan son líderes que emocionen para emocionar, que sientan para hacer sentir, que crean para hacernos creer, que pisen con los pies descalzos donde otros dijeron que caminaron, que piensen para hacernos pensar, que sueñen para hacernos soñar, que participen para hacernos partícipes, que estén preparados para prepararnos y que lloren con nosotros para comprender por qué lloramos. Y también se necesitan mujeres, políticas… para otra política. Porque tal y como decía Soledad Gallego Díaz, hay “250 millones de mujeres en la UE, ¿ninguna es lo bastante buena?”. ¿Está la sociedad europea verdaderamente representada con poco más del 30% de mujeres en el Parlamento Europeo?

El nuevo liderazgo en Europa tiene el gran reto de “excitar” para llenar un banco de personas, hoy vacío, mientras llueve…

 

NOTA

Este artículo nace de una profunda reflexión a partir de la conferencia que ofrecí el 21 de abril de 2014 en el marco del  I Curso Superior de estrategias de comunicación para equipos políticos de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

 Enlaces relacionados

1

Publicado en Sesión De Control (30 de mayo de 2013)

Conceptos como ‘democracia líquida’ o ‘inteligencia colectiva’ empiezan a cobrar peso ante unos líderes perdidos y una ciudadanía apremiante. El cambio se articula en la Red.

La democracia está enredada. O más bien una circunstancia extrema y una gestión inadecuada, protagonizada por líderes perdidos, ha hecho que sea así. Ante tal situación, brotan movimientos cuya actuación invita a preguntarse una y otra vez si necesita un cambio el sistema. Curiosamente, muchos de los actores protagonistas por no decir todos, son hijos de la crisis. No nacen del seno de los partidos políticos. Y los partidos, en España, siguen perdidos intentando buscar la forma de encontrarse a sí mismos.

A partir de aquí surgen otras formas de debate, otras formas de participación, otras ideas políticas para hacer las cosas de una manera diferente. Más participativa, más democrática, más… en Red. Empiezan a aparecer nuevos conceptos para hacer cosas diferentes. Y, cómo no, empiezan a vislumbrarse nuevos discursos formados por otras palabras que no son las tradicionales y “mitineras”.

Democracia líquida

No son pocos los que ya han empezado a emplear este concepto. Curiosamente nace de los más jóvenes. Pero… ¿y qué es? En resumidas cuentas, y tal y como describe esta web, la democracia líquida es aquella democracia directa con delegación de voto. Es decir, el ciudadano es libre de implicarse en política y en el grado en el quiera.

Aquellos que prefieren mirar para otro lado tienen la opción de delegar el voto en otra persona que sí quiere participar de manera directa. Hablamos, en este sentido, de un parlamento virtual y de participación sin esperar cuatro años para cambiar de representante.

El que era presidente del Partido de InternetHéctor Pérez, ya dijo en su día que tenía por vocación “crear y mejorar las cosas”. No hablaba de liderazgos, hablaba de creer en lainteligencia colectiva. Este partido nació con esa intención, ser una herramienta cuyo objetivo sea trasladar las decisiones del Parlamento Virtual al Parlamento físico y real.

Democracia en Red

La democracia en Red requiere de otros discursos, y por tanto de otros formatos y otras formas de hacer las cosas. En este sentido, ya se ha empezado a trabajar partiendo de ideas colectivas y compartiéndolas con otras personas en talleres y en laboratorios, como en el de MediaLab Prado. Esta democracia en Red no sería posible sin internet y sin el surgimiento de las TICs. Con todo ello, nacen herramientas que hacen posible cosas que hasta el momento no imaginábamos.

Un ejemplo es Agora Voting, donde podemos experimentar los principios básicos de la democracia líquida. Voto tradicional, toma de decisiones, delegación de voto y discusiones sobre temas en concreto. Otro ejemplo es Loomio, foro de debate a un nivel menor (alrededor de cien personas aproximadamente), como por ejemplo agrupaciones de partidos políticos o simplemente grupos de personas con intereses comunes que debaten una misma cuestión. Hablamos de asambleas de la calle que se convierten en asambleas de la Red cuyo objetivo final es el consenso.

En el caso de Agora, la gran diferencia se refiere al voto y la delegación de voto por niveles de representatividad y participación, o no. Por otro lado, para la redacción de propuestas, ya se habla de Wikis para hacer trabajos colaborativos de manera estable, Pads, para trabajar colectivamente pero de manera dinámica y GitHub para la modificación de versiones y participaciones ya iniciadas o fusión de versiones de unos usuarios con otros.

Más democracia

Además de las herramientas para empezar a cambiar las formas y los fondos, surgen iniciativas con objetivos claros para influir en determinados aspectos concretos en política. Ese es al caso del Foro +Democracia (@mas_demo). Su discurso es el cambio, su intención el consenso y su ilusión la mejora. Su descripción puede resultar utópica, pero, ojo, van en serio: se trata de una iniciativa ciudadana impulsada por personas como Jordi Sevilla o Josep PiquéAntoni Gutiérrez-Rubí o Adela CortinaJoan Navarro o Rafa Rubio, pero hay muchos promotores más que se han sumado y se van sumando en este tren para un viaje, a priori, sin fin.

Su primer destino es reformar la Ley de Partidos. El siguiente… ya veremos. El viernes 24 de mayo decidieron explicar a los medios qué era y qué intenciones tenían. Y lo presentaron en La Central, lugar también intencionado con una doble lectura.

2

POSTS ANTERIORESPágina 1 de 2NO HAY POSTS MÁS RECIENTES