De Cerca

El Blog de Ángela Paloma Martín

LLEVABA muchos meses dándole vueltas a la manera en que, con tan sólo una imagen, se pudiese comprender una forma de vida que te viste y que se lleva dentro al mismo tiempo. Una forma de vida que es parte de ti, como una segunda piel que te protege y moldea parte de tu personalidad y tu carácter. Llevaba mucho tiempo dándole vueltas a cómo transmitir, con tan sólo una imagen, lo que siento cuando escribo o cómo vivo el momento de la Historia cuando se cuenta. Quería ponerle foto a esta forma de vida que necesita de una revolución absoluta, de más seriedad y de más profesionales que se tomen en serio lo que cuentan comprendiendo el efecto que pueden causar muchas palabras mal dadas en la sociedad o en muchos clientes, si se trata de asesorar a políticos. “He ahí el cuarto poder” dijo, profético, Edmund Burke señalando a la tribuna de la prensa en el Parlamento británico. Muchas veces siento que el cuarto poder es débil, así como los estrategas del mismo poder. Débil no en influencia, sino en calidad, vocación y compromiso.

Y recupero algo que dije hace mucho tiempo y que es sin duda el latir consciente de mi vocación. Durante años, la prensa ha estado encarcelada entre rejas a merced de ideologías que han marcado las tendencias y las costumbres, y cómo no, aumentado la ignorancia de millones de personas que vivían oprimidas en regímenes donde el totalitarismo no daba cabida a ninguna actividad que fomentase y aumentase la cultura de la población. El analfabetismo se imponía y con ello se pronunciaba la capacidad de manipulación de aquellos que ejercían el poder. No sin sangre, el esfuerzo de una sociedad ha permitido que una información ahogada sea “liberada” del pozo en el que estaba sumergido. Hoy somos informados. Hoy conocemos. Hoy tenemos acceso a la información, de hecho damos las noticias, y somos capaces de demandar aquello que desconocemos porque, según Fernando Savater, “sabemos unas cuántas cosas, precisamente porque renunciamos a saberlo todo: el sabio no es quien pretende saber más sino quien mejor conoce lo que no puede saber”.

La foto que encabeza este blog es la representación misma de todo esto que cuento a través del ojo creativo del artista Luis Gaspar. Cuando conocí su trabajo, a través de la periodista y asesora Imma Aguilar, tuve claro que quería que fuera él el que le pusiese luz y volumen a esa forma de vida a la que le hace falta piel sentimiento y humanismo, pero también seriedad y profesionalidad. Esta que escribe sólo puso el ímpetu romanticista de una profesión que siente y vive, y la colección de portadas de periódicos con historias inéditas que guardo con mimo y que tapan mi cuerpo. Las palabras de lo sucedido siempre ayudan para aprender o no cometer los mismos errores, algo que intento poner en práctica todos los días de mi vida, ya sea en el mundo de la información, de la comunicación política, de la literatura o del área al que cada vez le dedico más tiempo: el liderazgo femenino.


Warning: Division by zero in /home/angelapa/domains/angelapaloma.com/public_html/wp-includes/comment-template.php on line 1338