Your address will show here +12 34 56 78

Bolsillos vacíos, cuentas en números rojos… La crisis económica no pasa desapercibida. Sus pasos cada vez son más evidentes y camina tras ellos una sociedad apaleada por su devastación. Por ello no es de extrañar que afloren negocios en esta época aunque estos daten del siglo XV. Eso es lo que está ocurriendo con el aumento del número de empeños en los Montes de Piedad. La crisis ha disparado este tipo de actividad: en el ejercicio anterior, los ciudadanos visitaron las cajas de ahorros para canjear objetos por valor de 206,6 millones de euros, es decir, un 19,6% más.

Esto está sucediendo debido a la necesidad que tienen las familias de ceder sus bienes para conseguir un crédito. Tanto es así que los Montes de Piedad han aumentado la cifra de préstamos un 16% y se estima que el crecimiento se mantenga en el próximo año. Estas entidades facilitan un crédito por el 70 u 80% de la tasación del bien durante un plazo máximo de un año y por el que se cobran unos determinados intereses. El cliente tiene derecho a recuperar el bien pasado este tiempo aunque, también, puede renovarlo un año más. En caso de que el cliente no pague el crédito, el bien tasado se subastará. De este modo, la sociedad nunca pierde. En estos momentos se podría decir que Caja Madrid es la caja de ahorros más activa: gestiona alrededor de 161.000 empeños por un importe de 80 millones de euros.

2

Los ciudadanos de Castilla – La Mancha llevan escuchando rumores desde hace tiempo. La Caja no está bien. El temor de una posible caída existía, tanto para aquellos que mantienen un puesto en algunas de las sucursales como para aquellos que tienen confiados allí sus depósitos. Estos últimos ahora tienen sus dudas. Pero hay opiniones diversas. ¿Saco mi dinero? ¿No lo saco? ¿Me puedo fiar? ¿Lo tengo a buen recaudo?

 

Liquidez y capital. Estos son los mayores problemas de Caja Castilla La Mancha (CCM) que lleva arrastrando desde hace más de un año y medio. Aunque, especialmente, la gravedad se ha producido en los dos últimos meses: los ciudadanos, ante la desconfianza, están retirando de la entidad, y a un ritmo alarmante, sus depósitos. Y como consecuencia de ello, falta de liquidez.

 

Después del fracaso de absorción por parte de Unicaja, la Comisión Ejecutiva del Banco de España decidió, el pasado sábado, intervenir antes de un rotundo derrumbe. Esta intervención se cobrará con todos los puestos del consejo. Y, en primer lugar, con el cese de Juan Pedro Hernández Moltó, presidente de CCM y ex diputado socialista. Ahora, la dirección de la caja estará bajo el mando de tres funcionarios del banco central.

 

Según el vicepresidente económico, Pedro Solbes, la caja sólo tiene “dificultades transitorias de liquidez”. Con esta expresión quería afianzar que “a día de hoy” esta entidad es solvente y fiable y por tanto no tiene brechas financieras ni patrimoniales. Aún así, el Gobierno acude en su ayuda. Por si acaso. Hasta un máximo de 9.000 millones de euros están dispuestos a inyectar para avalar a la entidad. No obstante, Solbes asegura que tal cantidad no hará falta: según las previsiones del Banco de España, tan sólo harán falta entre 2.000 y 3.000 millones.

4