Your address will show here +12 34 56 78

ES imposible resumir en un post el grisáceo de un mes que se oscurece en unos sentidos y en otros que empieza a iluminar el siguiente mes. Tres han sido los sucesos que han marcado estos días pasados, issues que son más que issues en boca de los ciudadanos de todo el mundo. Tres actos marcados por un número, el 20. Actos con dos caras, positiva y negativa, cruel y esperanzadora.

  • 20. El 20 de octubre se cumplió lo que muchos ciudadanos en Libia deseaban desde hacía muchos meses, aunque para muchas personas esa espera se convirtió en una eternidad. Gadafi desapareció de esta vida el pasado 20 de octubre como consecuencia de un compromiso: las personas que lucharon en contra del líder de su país. Unos gritaron de alegría, incluso lo celebraron con champán. Dejo lo ético para quien considere. Y me centraré en la esperanza de un país que le queda todo por hacer. Todo… Esto es lo que ocurre cuando un grupo de ciudadanos, insisto, comprometidos luchan por un objetivo. Las formas, es otra historia…
  • 20. Y cuando todo el mundo estaba al rojo vivo compartiendo informaciones en las redes sociales acerca de la muerte de Gadafi, saltó la noticia. Un día de mucha adrenalina al sumar el último Comunicado de ETA: el cese definitivo de su actividad armada. Un mensaje que no pasa desapercibido en estas elecciones donde el candidato socialista gana popularidad pero no votos. Aunque parémonos a respirar: quien ha ganado esta partida no es ningún partido electoral sino los más de 47 millones de españoles que viven en el país y para los que no. Una historia nueva empieza aquí aunque pocos creen verdaderamente en la palabra tan “definitiva” de los terroristas. Seguiremos creyendo en la esperanza.
  • 20. 21,5% de paro en España según el INE. Un 21,5% que aparece una y otra vez como una imagen en nuestras mentes y nos bloquea para poder visualizar soluciones que verdad tengan consecuencias positivas en el mercado laboral español. Y el 50% de paro juvenil. 50%… Un número que nos deja sin sueños y sin ilusiones. Probablemente no sólo de Europa vendrá la solución, pero a Europa y a otros países de fuera de la Unión se está marchando el capital humano, esa gente joven que sabe, puede y quiere, la más preparada y la más humillada… Ahora nosotros somos los inmigrantes. Y decenas de familias en situación precaria, dramática. Y millones de personas que salen a las calles perdidas, sin un objetivo fijo por el que manifestarse. Ruido, más que deseos… Ruido…

Muchos deseos en un 20 octubre gris… Y muchas esperanzas. Queda todo por hacer. Contemos hasta 20 y empecemos… El próximo día 20 comienza una nueva ilusión…

9

¿CÓMO es posible que dos personas digan lo mismo y no cale de la misma forma en la sociedad? Rubalcaba, el pasado 9 de julio, quiso hacer que sucediera, y sucedió. Zapatero lo lleva intentando muchos meses… En este caso, tomó importancia el cómo, más que el qué porque el orador era otro. Y el protagonista, también.

Su discurso es difícil de desgranar, pero no imposible. Y ¿por qué? Porque fue sencillo, directo, sin apenas apoyo físico y con mucha interacción humana. ¿Algo más? Sí: no estuvo el PP. Tampoco Rajoy.

¿Empezamos a desgranarlo?

  • Utilizó palabras como “cruel” y “despiadado” para referirse a lo que fue y no quiere que vuelva a ser…
  • Y utilizó otras para referirse a lo que quiere hoy: “libertad y democracia”.
  • ¿Cómo destacó? Diciendo lo que quiere ser a partir de ahora, valorándose: “Puedo ser útil a mi país”. Lo complejo ahora es repetirlo, repetirlo y repetirlo y hacer saber que él puede ser útil a su país.
  • Y… ¿qué es? Algo que también repitió continuamente: “ambicioso” y “realista”. Y así quiere que sea su campaña: ambiciosa y realista.
  • ¿Prometer o comprometer? Bueno… “No podemos prometer nada que no se pueda cumplir” Esperemos que en aquello que se pueda cumplir, vaya el compromiso implícito y dado por hecho.
  • ¿Socialista? Eso dijo, y “orgulloso de serlo cada día”. Con esto quiso diferenciarse de la derecha que no dice que es de derechas. La diferencia de ideologías y el orgullo de pertenecer a ellas. Pasamos del “no digas de qué lado estás por si acabas comiendo piel de “papa” en la cárcel o muerto y bien muerto” a estoy “orgulloso cada día de ser socialista”.
  • El “gracias por todo José Luis” más cercano y más humano. Guiño al presidente del Gobierno en su discurso. Algo que refuerza a ambas personas en este momento. El apoyo suma hoy, no resta.
  • ¿Señas de identidad? Principios, cambio y proyecto mayoritario.
  • ¿El esfuerzo tiene algo que ver con el futuro? Rubalcaba aseguró en su mensaje que el futuro no es algo que esté por venir, es algo que está por conquistar. ¿Y cómo lo quiere conquistar? Recuperando el prestigio del futuro. ¿Y quiénes lo van a conquistar? El que dice que es el partido del esfuerzo. Luego… Ahí está el cambio = esfuerzo + futuro. Otra fórmula más de Rubalcaba.
  • Rubalcaba no pide, no solicita, no demanda: exige austeridad. Exige. Y… ¿Por qué? Porque “si no vives como piensas acabas pensando como vives”. Porque considera inmoral vivir a base de paraísos fiscales. Y también podríamos decir un delito. Pero utilizó la palabra inmoral, no delito.
  • Los cuatro objetivos de Rubalcaba siendo ambiciosos y realistas: (i) escuchar; (ii) identificar los problemas; (iii) proponer cosas; (iv) solucionar problemas. Sí, adoptó la palabra solucionar.
  • Las cuatro aspiraciones ambiciosas: (i) atender lo urgente; (ii) atender lo importante; (iii) igualdad de oportunidades; (iv) cambios en la política democrática. Y tras enumerarlas, pasó a contarlas… De lo teórico, a lo práctico, como el doctor químico que es.
  • ¿La política importa? No. Rubalcaba introdujo que la “política importa mucho”. De ahí que las palabras más repetidas junto con el mensaje sea “hacer más política”.
  • Del “estoy convencido” de Zapatero al “me gusta mucho” de Rubalcaba. Porque al candidato del PSOE le gustan muchas cosas, y es con esta coletilla con la que incide una y otra vez hacia políticas que creen que pueden funcionar en España. A él no le vale decir que está convencido de que algo pueda salir bien o mal o de que algo puede funcionar. A él le gustan mucho unas políticas u otras, unos modelos de unos países u otros, una educación u otra. Y si dice que le gusta mucho es porque quiere hacernos saber que eso funciona. Quiere hacernos saber, como decía el profesor Ricarte, que sabe de lo que está hablando.
  • Confianza. Eso es lo que quiere, confianza. La perdida, la que se fue un 22M (o quizás mucho antes) y no volvió. Por eso pedía: “que vuelvan a confiar en nosotros”. Confianza ahora se escribe con R de Rubalcaba.
  • Y en todo discurso, un cierre. Y, éste, único. ¿Cuál fue? Un “hagamos que suceda” para, desde las bases, empezar a construir en estas elecciones. El grito de guerra de Rubalcaba ha nacido: Hagamos que suceda.

9