Your address will show here +12 34 56 78

LA pasada semana, mientras escribía un artículo sobre el silencio como estrategia política, confirmaba la teoría de la estrategia que en estos momentos está siguiendo el Partido Popular. Por injusto que sea, estas elecciones van de política nacional, van de lo macro, más que de lo micro, van de que está siendo el escenario de las primarias en vez de ser el escenario del ciudadano. En los mítines nos encontramos con los temas centrales que atañen a nivel España, en vez de encontrarnos con compromisos por impulsar los municipios desde la base, que son los Ayuntamientos, no desde el Congreso de los Diputados.

Pero nos estamos encontrando con que muchos políticos callan en esos mítines, callan en las ruedas de prensa evitando las preguntas de los periodistas porque, señor político, preguntas hay, lo que no hay son respuestas por su parte. Y nos estamos encontrando que ¡no hay debates! (enlace con un ejemplo, pero está sucediendo en toda España), están negándose a plantearles al ciudadano sus proyectos y compararlos, públicamente, con los proyectos de sus rivales políticos, que no sus enemigos.

Sin debates, sin preguntas, sin apenas salidas en los medios para evitar la crítica o el ruido… Estas son las elecciones que estamos viviendo… ¿Para qué? Para que el PSOE se desgaste poco a poco de tal manera que la subida al podio en 2012 sea directa, sin piedras por el camino que apartar de una patada.  Política del silencio para aprovechar la tendencia de abstención que suelen tener las elecciones autonómicas y municipales.

Desde las elecciones autonómicas y municipales, el silencio como estrategia política para llegar a las elecciones generales respirando tranquilos. Para llegar a La Moncloa.

8

SEGURAMENTE a algún candidato municipal o autonómico ya le hayan ofrecido algún debate en televisión. Y posiblemente alguno haya accedido. Hoy 28 de marzo es un día especial porque es en este preciso momento cuando comienza la verdadera batalla por unas elecciones que se tercian muy virtuales por muy pequeño que sea el municipio. Se dejan de lado los logros obtenidos y comienzan a resonar tambores para crear una marca propia de candidato o candidata. Pero en la televisión, todo se ve y todo se oye cuando se trata de un debate, aunque los pactos de condiciones sean férreos, lo cierto es que cualquier error sería una auténtica desgracia aunque no decisivo en las urnas:

  • Temas
  • Mensajes
  • Documentos
  • Vestimenta
  • Maquillaje
  • Complementos
  • Posturas
  • Telegenia
  • Perfiles
  • Focos
  • Mesa
  • Decorado
  • Moderador

Todo ello son elementos que hay que estudiar al milímetros para que no sólo salga perfecto, sino porque cualquier detalle que no entre en estrategia puede resultar decisivo para el éxito o el fracaso de ese debate. La comunicación verbal y la no verbal deben brillar por su ausencia y deben ser dominadas por los candidatos que se presentan. Todo lo que no se prepare, será el punto de mira de millones o miles de espectadores.

En 2008, los alumnos de la Carlos III que estudiábamos Crónica Parlamentaria con el profesor y periodista Pedro Fernández, analizamos los dos “cara a cara” entre Rajoy y Zapatero. Aquí os dejo tan sólo una muestra de ese trabajo: un superficial análisis del segundo debate.

3

NO HAY POSTS MÁS ANTIGUOSPágina 2 de 2POSTS SIGUIENTES