Your address will show here +12 34 56 78

EL pasado miércoles en la tertulia de Líderes en Gestiona Radio aposté por lo que bauticé la “batalla Fernández” cuando Rubén Gil nos preguntó sobre la contienda asturiana que dará lugar mañana 25 de marzo (#25M) al hilo también de Andalucía. Probablemente Francisco Álvarez-Cascos se equivocase al convocar elecciones después de fracasar en su intento por consensuar los presupuestos con el resto de fuerzas políticas. O quizás no, eso lo sabremos mañana con certeza. Sin embargo, los 45 escaños parecen repartírselos entre el PP de Mercedes Fernández y el PSOE de Javier Fernández, este último concebido como la gran esperanza de los socialistas si Griñán pierde rotundamente en Andalucía, como así vaticinan las encuestas.

El “relato del miedo” ha sido lo más escuchado en Asturias por el PSOE aludiendo a las medidas impopulares de Mariano Rajoy, algo que ha funcionado bien, pero que en este momento y, a pesar de la crisis, por el desgaste social no está teniendo mucho calado. Foro Asturias aboga por el “cambio seguro haciendo un llamamiento puerta a puerta, un lema del PP en el resto de Comunidades a pesar de que no quiere nada con ellos y a pesar de que la lucha interna ha hecho aflorar los sinsabores de un líder desencantado y enfadado con el Padre, de rebeldía y pataleta. La líder del PP nombrada por Génova dice ser “diferente”, justo lo que Asturias necesita, según ella. Y por eso ha optado por la palabra “compromiso” en su campaña. Una palabra que también ha funcionado bien el algunas campañas frente al lema de la “promesa” de los rivales. Y Jesús Iglesias, de IU, quiere el Estado del Bienestar aunque ni él ni Javier Fernández anuncien públicamente de dónde recortarían para mantenerlo.

Y a esto se enfrenta mañana Asturias. A dos partidos en la derecha que nada y todo tienen que ver, “que si no me quieres me voy yo solo…” Y dos partidos de la izquierda que quizás se necesiten para Gobernar en caso de conseguir los 23 escaños suficientes entre los dos. Javier quizás sea no la esperanza que le queda al PSOE sino la única esperanza… A menos que Cascos sorprenda en la batalla Fernández y de el último golpe. Y será entonces cuando tendremos que pagarle a Rubén Gil ese café prometido…

5

Esta tarde, en el programa Líderes de Gestiona Radio hemos estado hablando del pasado #SuperTuesday y haciendo algún pronóstico que otro sobre las elecciones republicanas desde el punto de vista analítico. La verdad es que con Antoni Gutiérrez-Rubí, Rafa Rubio, Ana Ramírez, José María Marco y Jorge Díaz Cardiel, así como el propio Diretor, Rubén Gil, hemos intentado dar puntos de vista diferentes a lo que fue, como he mencionado, un “SuperMartes” algo light, debido a los resultado obtenidos por los dos candidatos que se postulan favoritos, Mitt Romney y Rick Santorum. Se han dicho cosas verdaderamente interesantes, y otras que se han dejado en el tintero, como el caso de los issues en esta campaña (economía – energía), pero quería destacar algunas cosas que me parecen interesantes:

  1. a su experiencia (“A diferencia de Barack Obama, yo sí tengo experiencia que acredita que estoy capacitado”);
  2. intenta conectar con ese electorado más conservador que parece que se le escapa (“No nos olvidamos de ustedes, no los vamos a dejar atrás”);
  3. y apela a la emoción para llegar al corazón de los ciudadanos (“Esta campaña no consiste en un nombre en las papeletas electorales. Se trata de recuperar los corazones de todos los ciudadanos americanos”)
  • Ahora bien, las palabras más repetidas en ese discurso han sido: Presidente, Futuro y Obama. Presidente, porque el quiere serlo. Futuro, por el que vislumbra. Y, Obama, a quien quiere sustituir en La Casa Blanca. Así es, no hay que olvidar que su rival es Obama en esta campaña. El rival de la campaña de Santorum no es Obama, es Romney.
  • Ohio, la gran favorita en este #SuperTuesday. Pero… y de dinero. El 45% de la inversión va para esta campaña. Romney gasta hasta cuatro veces más que Santorum.
  • Romeny se hace con el #SuperTuesday. Light ¿por qué? Porque en la favorita, Ohio, logra el 38% de las papeletas frente al 37% de Santorum. Ventaja tan sólo del 1%. Pero cuidado, en Ohio no está la mayoría de los delegados (66), sino en Georgia (76) ganada por el “aspirante tortuga”, Newt Gingrich, tal y como el mismo se identifica.
  • En el discurso de Romney: “Soy el mejor preparado para vencer a Obama”. En el discurso de Gingrich: “Creo que soy el candidato que tiene la capacidad para derrotar a Barack Obama”. Vencer, palabra positiva, frente a derrotar, palabra negativa. Y… ¿dónde está la palabra convencer a la ciudadanía, al electorado, a los distintos tipos de votantes?
  • El discurso de Santorum en Steubenville, después de ganar en Oklahoma y Tennessee y Dakota del norte, alude al relato del superviviente, y por eso, un relato constructivo a través de la toda la campaña, quién hasta hace una semana sacaba siete puntos Romney: “Cuando se ha dicho de mí que estaba acabado, siempre he regresado, y lo he hecho no porque quiera ser el hombre más poderoso en este país, sino porque quiero devolverle el poder a la ciudadanía de este país”.
  • Puede que haya sorpresas con este candidato a pesar de la victoria rezagada de Romney si Santorum consigue hacerse fuerte a medida que vayan cubriendose las primeras hasta la Convención Republicana de agosto en Tampa (Florida).

Hasta el momento, vencen y derrotan, pero no convencen.

11