Your address will show here +12 34 56 78

Publicado en el Blog de El País, Mujeres (17 de septiembre de 2012)

¿Quién despierta más erotismo y seduce mejor? ¿Obama? ¿Romney? ¿ Biden? O… ¿Ryan? Estos cuatro políticos han empezado ya la carrera por el voto femenino. Y la respuesta a la pregunta inicial sólo la sabremos después de las elecciones.

En el año 2008, Obama hizo grandes esfuerzos para enamorar al sector femenino de la población estadounidense. Y ellas lo eligieron a él. El 56% se decantó por Obama frente al republicano John McCain. Fueron 13 puntos por encima del republicano. ¿Había diferencias? Muchas, tanto políticas como comunicativas. Obama supo conectar y seducir. McCain, no.

El erotismo y la seducción es un cóctel que, en campaña electoral, va acompañado de razón, sí, pero sobre todo de emoción. Estos cuatro hombres tendrán que competir con propuestas, pero también con gestos, miradas, comportamientos y… estrategia. Identidad y conexión, eso es lo que tienen que conseguir. Esta vez puede que funcione la niña de Obama, Julia, o puede que funcione… Paul Ryan ¿el guaperas republicano y candidato a la vicepresidencia? Parece, pero también el que trabaja los puntos más básicos para conseguir enganchar con erotismo y seducción independientemente de su corriente ideológica. La imagen pública es un impulso hacia La Casa Blanca, y los republicanos lo saben. Este político de 42 años y ojos verdes puede cautivar a un gran número de votos del sector femenino, pero no sólo él sino también su madre. Y con su llegada, puede multiplicar la conexión con este target tan importante en EEUU.

Pese a que las mujeres son la mitad de la fuerza laboral del país, las mujeres siguen ganando menos que los hombres: 77 centavos por cada dólar que ganan ellos. Y en el caso de las afroamericanas o de las latinas, esa cantidad se ve reducida. Además, sólo un 3% de las consejeras delegadas de las 500 empresas más poderosas de Estados Unidos son mujeres. El 3%. Y menos del 20% de los escaños del Congreso los ocupa una mujer. Menos del 20%.

Según una reciente encuesta del diario The Washington Post y la cadena ABC, el 48% de las mujeres aprueba el trabajo de Obama, pero otro 50% lo desaprueba. Por eso en esta campaña, los mensajes hacia las mujeres tendrán un color significativo. No sólo habrá que hablar de economía, también de política exterior, de programas federales como el seguro social o la cobertura médica para gente con recursos mínimos y personas mayores. Hablamos de mujeres, pero también de sus familias.

¿Volverá a enamorarlas Obama? ¿O esta vez Michelle Obama pisará con más fuerza en la campaña para ayudar a su marido?

Nos movemos por emociones y sentimientos. Somos personas instintivamente emocionales. Mario Vargas Llosa, en La Civilización del Espectáculo (2012:  pág. 110), define el erotismo como “la desanimalización del amor físico, su conversión, a lo largo del tiempo y gracias al progreso de la libertad y la influencia de la cultura en la vida privada, de mera satisfacción de una pulsión instintiva en un quehacer creativo y compartido que prolonga y sublima el placer físico rodeándolo de una puesta en escena y unos refinamientos que lo convierten en obra de arte”. Y las mujeres convertirán su elección en obra de arte. Y los candidatos se convertirán a sí mismos en obras de arte para conquistarlas, para seducirlas. Sí, a ellas. Porque, como también apunta Vargas Llosa en esta misma obra, “el erotismo está inseparablemente unido a la libertad humana”. Y con libertad, la mitad de la fuerza de este país debería ir a votar el próximo 6 de noviembre.

4

Publicado en el Blog de El País, Mujeres (10 de septiembre de 2012)

“Gracias, muchísimas gracias…” y una sonrisa más que natural que le cuesta borrar antes de comenzar su discurso…

El sentimiento que Michelle Obama despierta entre el público no parece tener precio. Tampoco en Twitter, una cifra que supera por cuatro millones la registrada hace más de una semana, cuando Anne Romney tomó la palabra para hablar de su marido.

El discurso de Michelle Obama en la convención demócrata de Charlotte fue visto por 26,2 millones de personas. Rotundo éxito. Pero el éxito no pasa por ser vista únicamente. Sino por la emoción / expectación / sentimiento que causa en quien la escucha. Así es: en la escucha está el éxito. Sobre todo el éxito de la comunicación.

Esta esposa, madre y abogada de Princeton y Harvard no sólo intenta conseguir el voto femenino. Un voto más que importante en esta campaña electoral al suponer la mitad de la fuerza del país. No sólo acepta cualquier tipo de propuesta en las redes como Facebook,Twitter o Pinterest para que su marido se lance a la reelección. No. Michelle Obama brilla por sí sola porque posee atributos que la hacen líder. Michelle Obama es una estrella de la comunicación. Y es negra. Algo que en absoluto la debilita, sino que por su diferenciación, por ser la única que de momento ha llegado hasta aquí, la hace más fuerte.

Como diría el Doctor Mario Alonso Puig, posee los atributos necesario y tiene madera de líder. ¿Lo analizamos? Michelle Obama inspira a los demás, tiene don de oratoria y es natural. Con su palabra, se compromete. Posee esa fortaleza que ayuda a no desfallecer y la proyecta directamente en su marido. Gran magia la suya. Se siente motivada y es capaz de motivar. Convence con su comunicación no verbal. ¿O aún sigues creyendo que no? El ejemplo lo tienes en los rostros de quiénes la escuchaban en Charlotte. El ejemplo está también en seguir el hashtag #MichelleObama. Parece tener “la llave de la serenidad y el equilibrio”. ¿Se lo preguntamos a Obama? Demuestra actuar con responsabilidad y afronta el riesgo que supone ser primera dama con coraje.

¿Su trabajo se quedaría en ser primera dama? O… ¿Podría postularse como futura candidata? Dotes no le faltan, y electorado tampoco. Se consigue la tan ansiada identificación y conexión con ella en una campaña. Si se da el paso o no, no depende sólo de los demócratas. Depende de los tiempos, del contexto. Y depende también del desgaste que se pueda sufrir por las campañas excesivas de marketing donde vendan a un Obama con un poder desmesurado e irreal. La comunicación no hace magia. La comunicación soluciona problemas de comunicación. Pero si Michelle Obama fuese candidata y llegase a conquistar La Casa Blanca, hablaríamos de la primera mujer y afroamericana que lo consigue… Algo, sinceramente, rotundamente histórico.

 

13

NO HAY POSTS MÁS ANTIGUOSPágina 2 de 2POSTS SIGUIENTES