Your address will show here +12 34 56 78

Los espacios de los medios de comunicación lo ha ocupado la que ha sido la gran noticia del día: la muerte del bebé Rayan. Desde bien entrada la mañana, podíamos leer, oír y ver la negligencia médica que se ha cometido con el hijo de la primera fallecida por gripe A en España, Dalila. Su marido, Mohamed, lo ha perdido todo en 15 días: primer a su mujer, que fue ingresada cuando aún estaba embarazada, y a su hijo, que nació por cesárea en su 28 semana de gestación.

El bebé prematuro no tenía la gripe A. Sin embargo, una joven enfermera, en su primer día en la UCI de neonatología, cometió el error de introducirle alimento por vena en vez de por la vía nasogástrica. El pequeño Rayan falleció ayer, en el hospital madrileño Gregorio Marañón.

 Repercusión mediática

No se ha hablado de otra cosa en todo el día, exceptuando el tema político sobre la financiación. Es impresionante la cantidad de llamadas telefónicas que han recibido las cadenas radiofónicas. Las tertulias han ocupados los intensos minutos de discusión por las negligencias médicas. Y la interactividad social ha tenido una especial relevancia con este tema. Nadie se quería quedar atrás: todo el mundo quería dar a conocer su caso personal médico, su enfermedad o sus dolencias actuales y exponer su opinión sobre las carencias de la sanidad pública en España y, especialmente en este caso, en la Comunidad de Madrid. A esto respondían, explicándose y defendiéndose, médicos, enfermeras, auxiliares… La precariedad laboral era el tema que abordaban ellos con un ímpetu necesario y reivindicativo. “Falta de personal”: estas era las palabras más escuchadas de boca de estos trabajadores sanitarios…

2

  

 

“La democracia es sana y moderna y tengo confianza en el sistema norteamericano” 

A.P. Martín Fdez – 14/05/2009

No hay motivos aparentes para dudar de que William Ostick es estadounidense. Este hombre alto, rubio y de ojos azules es el portavoz de la embajada de Estados Unidos en España. A pesar de su juventud, “cuarenta y pico de años”, su trayectoria profesional es envidiable: siempre ha trabajado en el mundo de la comunicación y lleva una dilatada experiencia como portavoz en las embajadas de distintos países como Panamá, Níger y Tanzania. Dos años es el tiempo que lleva en España y lo demuestra su flexibilidad a la hora de expresarse en nuestro idioma. Antes de comenzar a hablar, presentó a la persona que lo acompañaba, Mauricio Sánchez, jefe de prensa que, como él, trabaja también en la embajada.

Los alumnos de último curso de Periodismo, de la Universidad Carlos III de Madrid, esperaban su intervención en el segundo piso del edificio Ortega y Gasset, en la Facultad de Humanidades, Comunicación y Documentación. Humilde a primera vista a pesar de su vestimenta: traje gris claro a juego con una corbata de un azul suave. No lleva gemelos, a diferencia de la mayoría de los diplomáticos, y cómodamente se sienta al lado de Mauricio Sánchez para comenzar el coloquio.

“Información y Diplomacia Pública, el caso de Estados Unidos”, ese ha sido el lema de su presentación. Sin titubear, ha explicado que la diplomacia pública es distinta de la tradicional. Para ello, ha tomado como ejemplo los orígenes de la famosa frase “Buenas noches y buena suerte”. “La diplomacia pública está dirigida a públicos extranjeros, al pueblo, a convencer a la opinión pública de otro país de que Estados Unidos tiene razón en determinadas actuaciones”. Mientras los alumnos no paraban de tomar apuntes sobre las cuestiones relevantes, Ostick ha destacado que la diplomacia pública es “transparente”, no opaca como la tradicional, que es de Gobierno a Gobierno: “la pública es de Gobierno a ciudadanos”. Los Gobiernos democráticos, al menos, así lo persiguen.

Ostick observaba bien a aquellos que lo escuchaban. Consiguiéndolo, ha intentado transmitir con claridad cuál es el objetivo de su trabajo y cómo lo emplea mediante distintos programas: “comprender a la opinión pública, dar información actualizada y veraz y ejercer cierta tendencia de persuasión”. Este joven portavoz de la embajada de EEUU ha insistido en un público objetivo: la juventud. Pero… ¿cuál es el trabajo principal del portavoz?  “Nosotros formamos las estrategias para trabajar en España empleando siempre los medios de comunicación y los recursos electrónicos”. A esto, Ostick lo ha denominado Diplomacia Transformacional.

Es cierto que el trabajo del gabinete de prensa de una embajada es diverso y tiene infinidad de funciones como respaldar a los políticos de la administración a través de los medios, asesorar, organizar eventos propios, publicar escritos redactados por mandatarios o embajadores con gran experiencia… El portavoz no es sólo un funcionario, no es sólo una cara y una voz de una administración, “trabajamos en el ámbito político pero también en el ámbito social, como es el deportivo”. “Las ruedas de prensa que ofrecemos entre periodistas y expertos nos sirven para dar a conocer la realidad social”.

Los asesores de comunicación, como Will Ostick, son profesionales en la materia, tienen un permanente contacto con los medios de comunicación, crean y mantienen relaciones e intentan siempre hacer llegar sus mensajes, en cualquier formato ya esté o no relacionados con las nuevas tecnologías: “la confianza es básica para la credibilidad”. Ostick ha asegurado que la embajada ofrece información a los medios e intentan que esta sea atractiva para que forme parte de su agenda. No obstante, tímido ha revelado que también piden “favores” a los medios. Con un tono serio, Ostick ha explicado que, en muchas ocasiones, estos medios publican informaciones que no son del todo verídicas: “nosotros llamamos para que se corrija el error”. Pero ocurre que algunos medios “no son del todo flexibles para corregirse”.

Según el portavoz, lo que se debe hacer ante una situación de crisis es “dar toda la información que sea contrastada”. Pero sin dar demasiada, “sólo aquella que nosotros podamos verificar”. “Debemos dar respuestas  rápidas para que los periodistas no se vuelvan locos buscando información y que sean verdad”. La embajada, ante todo, facilita el trabajo a los periodistas: “nuestra premisa es ante todo, sí”. Por eso Ostick ha revelado que, con la reciente llegada de Obama a la presidencia, “no tenemos embajador actual”. Con detalle, ha descrito cuál es el proceso que se sigue para la elección y la votación del candidato: “aunque es un proceso lento, esperamos que para el 4 de julio ya tengamos embajador en España”. Además, “un tercio de los embajadores son políticos, no son de la carrera diplomática”.

Los jóvenes. El portavoz de la embajada ha pensado lentamente su respuesta cuando le preguntamos por ese público objetivo. Existen muchos medios en Internet, publicaciones periódicas que ofrecen información para los adolescentes, para que éstos se interesen por su trabajo y por la realidad, como por ejemplo “Zoom on the USA”, pero también emplean conciertos de grupos estadounidenses popularmente conocidos para acercarles información que les pueda interesar: “pensamos que podemos contactar mejor con la audiencia joven, pero para ello necesitamos de los nuevos medios”. Silencio en esa sala cuadricular del edificio Ortega y Gasset. Ostick ha intentado dar una respuesta, como él la ha llamado, más “teórica”: “es evidente que los jóvenes forman sus opiniones más duraderas, son influenciables y es aquí donde empiezan a formar su visión política, de valores, social. Los mayores son menos abiertos a recibir información y es más difícil convencerles”. “Con los jóvenes queremos tomar un contacto benigno sin ningún cargo político para obtener buenas respuestas”.

Los alumnos de periodismo, atentos, pero al mismo tiempo sorprendidos, no se han perdido detalle de cómo es este diplomático. Cambia de postura, se ubica cómodamente en su silla y se coloca el reloj antes de entrecruzar las manos y apoyarlas sobre la mesa: trata de contestar sobre la política exterior con el cambio de Gobierno en su país. De nuevo silencio en la sala mientras medita su respuesta: “en los grandes temas las políticas no han cambiado, pero en muchas áreas claves, sí”. “Los intereses de EEUU no han cambiado. La confrontación con Irán, la táctica ha cambiado pero la política de evitar a todo costo Irán nuclear se queda, igual que con Corea del Norte”.

Otro alumno de la Carlos III se preocupa sobre la posesión de armas: “Es verdad, somos un país con muchas armas y los dos partidos siempre están debatiendo el tema. Por el pragmatismo de Estados Unidos, la gente piensa que debe tener armas pero con límites razonables. Lo que quieren los más libertarios es casi ningún control sobre armas. Eso no va a pasar”. “Un presidente demócrata como Barack Obama va a apoyar los esfuerzos de aquellos que quieren controlar las armas. Los controles que se pueden esperar son un registro nacional”. Asegura que Estados Unidos no va a tener una situación como la europea, pero subraya que con un Gobierno demócrata la situación armamentística sí va a estar más regularizada que con un Gobierno republicano.

Ostick es un hombre cuyo acento es notablemente destacable por sus orígenes, pero no por ello contesta con respuestas cortas. Intenta dar explicaciones extensas para que la cuestión quede clara en su totalidad, como por ejemplo sobre la democracia en Estados Unidos: “yo creo que la democracia en Estados Unidos es sana y moderna”. No obstante, “cualquier sistema electoral tiene sus problemas y más aún en EEUU cuando es un sistema federal”. “Yo creo que nunca hemos visto fraude electoral sistémico masivo, pero siempre habrá un porcentaje en cualquier sistema electoral”. Ostick ha situado hasta el presente este comentario y ha acentuado que para los demócratas siempre es difícil ganar. Sin embargo, la campaña de Obama se basó en una política de marketing altamente cualificada, utilizó fondos de contribuyentes anónimos y, principalmente, las herramientas de Internet, las TIC (Tecnologías de la Información y de la Comunicación). “Tengo confianza en el sistema norteamericano. Sé que es perfeccionable pero es demócrata y confío en él”. Tanto Ostick como Mauricio Sánchez han comentado que lo que debe primar es un lobby altamente fuerte, clave del éxito en ciertas relaciones de comunicación. Los partidos políticos en Estados Unidos no son ideológicos, son pragmáticos. Funciona principal y positivamente el formato de lobby…

Tras el anuncio de la ministra de Defensa, Carme Chacón, sobre la retirada de las tropas en Kosovo, Ostick ha asegurado que en Estados Unidos la repercusión mediática y política fue de “decepción” absoluta hasta el encuentro que mantuvieron José Luis Rodríguez Zapatero, presidente de España, y Joe Biden, vicepresidente de EEUU. No obstante, el portavoz norteamericano no ha querido darle demasiada importancia al caso español puesto que ha asegurado que la opinión pública en su país sobre temas internacionales, y en concreto sobre el tema de Kosovo, no fue tan alta como en España.

Después de la era Bush y el miedo social tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, Ostick ha situado este nuevo Gobierno en un retorno hacia las tradiciones de lo que un día fue Estados Unidos. Eso sí, cambiando las políticas claves y la gestión de la administración, pero sin modificar los pilares claves que sustentas las bases políticas de este país federal.

España, por curioso que parezca, es el segundo país escogido por los alumnos norteamericanos para venir a estudiar después de Gran Bretaña. Y esto es positivo porque se traslada la visión de nuestro país hasta los confines del “grande” mundial. No obstante, España no es sólo toros, fiesta, playas, flamenco y vino. En cuanto a política se refiere, la gestión de las expectativas con la nueva administración de Obama está traspasando las fronteras. Están llegando a España para estudiar tanto el modelo de sanidad pública como las infraestructuras ferroviarias. En cuanto al sistema sanitario, Ostick ha asegurado que nunca llegará a ser totalmente público en su país, tenderán hacia un modelo híbrido. No obstante, en cuanto al sistema de red de alta velocidad, confía en que Estados Unidos sí comience a construir desde cero parte de sus infraestructuras ferroviarias tal como funcionan en España: “El secretario de transportes vendrá a finales de mayo para estudiar el modelo español. Esto sí tendrá una mayor transcendencia que el sistema sanitario”.

5