Your address will show here +12 34 56 78
De Cerca

Publicado en Beers & Politics. Número 5. 13 de enero de 2020

La historia de Helen Gahagan Douglas podría iniciarse de manera común y poco novedosa, como casi todas las biografías de mujeres desconocidas que… por arte de magia un día aparecen como medicina para curar nuestra ignorancia. A partir de ahí, decenas de personas empiezan a compartir su historia como si lo último que nos quedase por hacer fuera eso, compartir su historia, como si ella no hubiese existido jamás. No me digáis que no: os sentís las personas más sabias del mundo cuando compartís historias que nunca habíais escuchado…

La historia de Helen Gahagan Douglas podría iniciarse, como digo, de manera común y poco novedosa: fue una pionera estadounidense… tremenda política… actriz, ¡hasta cosechó éxitos!, representó a California en el Congreso estadounidense por el Partido Demócrata… también fue la Reina Malvada en Blancanieves y los siete enanitos… Y todo esto en la primera mitad del siglo XX. ¿Ya os habéis aburrido?

Dejadme que aproveche esta ocasión para compartir el pequeño experimento que hice entre diez personas de mi entorno. “Sin buscarla, decidme si os suena este nombre: Helen Gahagan Douglas”. Ninguna de esas diez personas supo responder quién era. “Douglas” sí les sonaba, porque Douglas en España es la marca de una tienda de cosméticos y droguería, y así me lo trasladaron: “Me suena de ir a comprar”. Douglas, además, era el apellido del marido de Helen. Desde principios de siglo, en España, las “señoras de” no decían ni su nombre.

En palabras de la filósofa Carolin Emcke, “no somos únicamente lo que queremos ser. Somos también lo que los otros hacen de nosotros”. ¿Qué hemos hecho de Helen Gahagan? ¿Qué hemos hecho de la mayoría de las mujeres políticas que abrieron el camino a las demás? Si pensamos desde el punto de vista del liderazgo político, no todo vale, porque no han sido sólo hombres los que han estado, aunque la mayoría de personas que siguen estando y siguen copando los principales puestos de representación sean hombres. La historia se ha convertido en la principal enemiga de las mujeres porque las mujeres políticas son las grandes olvidadas.

Es posible que sobre Victoria Woodhull, Margaret Chase Smith y Shirley Chisholm se haya escrito más en términos políticos que sobre Helen Gahagan. No obstante, su posición política destaca porque su elección convirtió a California en uno de los primeros Estados en elegir a mujeres para la Cámara Baja. Richard Nixon puede que nos suene más, quizás porque fue el 36 y 37 presidente de los Estados Unidos. En Estados Unidos, algunos la recordarán porque en 1950 Gahagan fue derrotada por Nixon en su carrera al Senado. Nixon se refirió a ella como “la mujer rosa”, refiriéndose también a su ropa interior. Pero vamos por partes haciendo un intento por aburriros más, ya sabéis, no quiero que os convirtáis en héroes y heroínas de las redes sociales al compartir esta historia…

El tiempo

Sus viajes a Europa durante los años 30 la toparon con la evidencia de los riesgos del fascismo. Fue miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos entre 1940 y 1944. En 1940 Franklin D. Roosevelt se convertía por tercera vez en presidente por el Partido Demócrata. Esta figura política hay que contextualizarla en el tiempo y también geográficamente, porque su participación política coincide también con el final de la II Guerra Mundial. Estados Unidos fue una de las superpotencias vencedoras, juntos con la Unión Soviética. Después, el mundo fue testigo del desarrollo de la intensa y larga Guerra Fría. En Estados Unidos se inicia una gran revolución cultural y el desarrollo de su industria.

El producto

“Douglas” puede que nos recuerde a un producto actual por ser una tienda de uso habitual en España. No obstante, Helen Gahagan era también un producto político. ¿Por qué? Porque se hizo andando. Fue actriz antes de participar en política. Tuvo focos antes de que los focos se posaran sobre ella como representante pública. La conocían. Tenía seguidores. E influenciaba. Muchas políticas empiezan al revés, teniendo como principal objetivo incorporar en sus acciones estrategias de conocimiento.

Una de las personas más interesantes de esta época no fue el presidente de los Estados Unidos, sino su mujer, Eleanor Rooseveltla primera dama del mundo (1).  Ella escribió en Lo que aprendí viviendo: “¡Ser capaz de llegar a la gente! Esa es una habilidad que los actores adquieren porque deben aprender a calibrar a su público. Helen Gahagan Douglas reconoció que su formación como actriz le había servido mucho en su carrera política. Había aprendido a observar al público para advertir sus reacciones. Cuando se daba cuenta de que no estaba consiguiendo comunicar lo que quería o causar la impresión que esperaba, cambiaba de discurso, si era necesario, y lo expresaba en términos afectivos”. Digamos que la suma de sus días fue la consecuencia de sus decisiones. Dejó “marca”, y no sólo como un producto, de cine o de teatro. Dejó marca en la sociedad y en sus compañeros de partido porque en el contexto internacional en el que se encontraba Estados Unidos, ella utilizó su fama y su astucia para trabajar por los derechos de las mujeres y por los derechos para los afroamericanos y los trabajadores.

Lo que se recuerda

No nos vendrá a la mente una mujer con la palma de la mano izquierda abierta mientras la derecha sujeta un micrófono. Está dando un mitin. Detrás aparece un cartel simple donde se lee bien grande “Elect Douglas”. Tiene una camisa estampada de manga corta. La chaquetita la soporta sobre sus hombros. No hay fuente fiable que nos garantice qué dijo, qué prometió o con quiénes se comprometió. Muchos la recordarán por cómo Nixon la catalogó, de “rosa”. Mary McCarthy y Hannah Arendt ya se quejaban, en la misma época, las críticas que recibían por sus libros o por sus artículos, y las recibían por sus propios colegas. La crítica, siempre así: patriarcal. No os olvidéis: en la medida en la que unas personas ganan derechos, otros creen perder sus privilegios. ¿Cómo reaccionan? Atacando. Lo que se recuerde de ella es todo aquello que se debe superar cuando hablamos de mujeres en la política. Cuando aprendamos un poco más sobre su figura habrá que reconocer que la prensa, un siglo después, sigue siendo crítica y sigue olvidándose de contar qué dijeron porque priorizan el cómo vistieron.

Ya podéis compartir esta historia que, desde la ironía, no he querido dejar de deciros que dependiendo de cómo la compartáis, y cómo la contéis, la estaréis reescribiendo. La historia de la participación de las mujeres en política siempre será la gran deuda pendiente con la sociedad, con las generaciones pasadas, con las presentes y con las futuras.  

0

Publicado en Elecciones USA 2016, el 14 de abril de 2015 

Shirley Chisholm fue la primera congresista negra en Estados Unidos y activista por los derechos de las minorías, especialmente por los derechos de las mujeres. En 1972 se presentó a las primarias presidenciales por el Partido Demócrata. Desde 1971 empezó a trabajar en su campaña, pero lo anunció el 25 de enero de 1972 en una iglesia Bautista en el distrito de Brooklyn por el que era Congresista. Siempre quiso que en su campaña se la viese como a una candidata seria, no como a una actriz simbólica. Y perdió. Le faltaron apoyos. Le faltaron personas a su alrededor, pero “alguien tenía que hacerlo primero”. Sólo había un motivo que la empujaba: “la gente me quería”. Perdió y cuando perdió dijo: “He sido más a menudo discriminada por ser mujer que por ser negra”. “Los hombres piensan que estoy tratando de tomar su poder. El hombre negro debe dar un paso adelante, pero eso no significa que la mujer negra deba dar un paso atrás”, sentenció.

Y ahora Hillary. Era un secreto a voces, un anuncio esperado. Sólo falta el cuándo lo anunciaría… Y lo ha hecho. Pero, a diferencia de Chisholm, el anuncio de la candidatura de Hillary Clinton a la presidencia de los Estados Unidos ha sido a través de las redes sociales. El 12 de abril, el día escogido. Y dos mensajes en Twitter. Uno en inglés a las 21:27 y otro en español a las 22:28, justo una hora y un minuto después del primero.

Bien es cierto que la traducción en español de la presentación de su candidatura en Twitter carece de pasión. La palabra “champion” en inglés cobra más fuerza que la palabra “defensora” en español. No obstante, ¿qué necesita la comunidad hispana en Estados Unidos? ¿Una campeona o una defensora? Veremos… Veremos qué es lo que le demandan los hispanos, si defensa o pasión, si el ser una campeona para una comunidad campeona en los Estados Unidos.

En el caso de la composición de los tweets, Hillary ha elegido una fórmula sencilla: primero el texto, después la firma que identifica que esos son los tweets que ella genera personalmente “-H” y finalmente enlace a la web, en el caso del tweet en español, a la página en español.

Otro elemento importante es su avatar, el icono que la representa en Twitter y en el site de candidatura: su propia inicial en azul, H, jugando con una flecha roja transversal hacia la derecha en señal de futuro, de guía hacia dónde está el camino para seguir avanzando, para seguir creciendo. Ella señala anuncia que esto empieza, señala el camino, ¿la siguen?

Hillary Clinton ha anunciado su candidatura en las redes sociales porque sabe que en una campaña electoral el elemento central no es el candidato, tampoco es el equipo de campaña… son las personas, el público objetivo, los electores. Cuando se diseña una campaña electoral, el primero elemento a analizar es la sociedad a la que se representa. Si no se conoce a la sociedad a la que se quiere representar, nunca se la representará bien. Si no se escucha, si no se comprende, si no se entiende dónde y con quiénes se está, nunca habrá oportunidad de atraer al electorado, de enamorarlo. Si no se siente, es imposible hacer sentir a los demás. En las redes sociales Hillary Clinton sabe que están sus electores, sabe quiénes hicieron ganar al presidente Obama y sabe quiénes pueden hacerle ganar a ella.

Las mujeres y las familias serán una prioridad para ella en La Casa Blanca. Y así lo ha demostrado en el vídeo que ha presentado junto con el mensaje de su candidatura. Un vídeo titulado “Getting Started”(empezando). Un vídeo en el que se muestran diferentes personas mientras empiezan… ¿Y quiénes son? Diferentes familias, diferentes formas de familia, diferentes formas de vivir, diferentes formas de empezar, diferentes características de diferentes lugares, blancos, negros, mujeres, parejas de homosexuales e interraciales. Y todos… empezando: plantas que empiezan a nacer, una niña que embala para después abrir, hermanos que anuncian en español el empiece de un negocio, un bebé que espera empezar una nueva vida… Todos empiezan, de alguna manera, a construir una nueva etapa de sus vidas, o a prepararse para ello. Y todos parecen saber el camino, la dirección, esa que quizás marque la flecha que adelanta la marca de la candidata Hillary Clinton. Y finalmente, ella… de rojo y azul, evocando que Estados Unidos necesita una campeona y ella quiere serlo. Es la presentación del vídeo de una gran campaña que se dirige a ti, a lo más pequeño, a lo micro, a cada uno de los americanos para llegar a su corazón, para iniciar juntos esa carrera.

Todo campeón empieza una carrera con una señal de salida. Por eso el título de su web no es casual: Esto empieza contigo”. Todo, el lema, la web el vídeo, el icono… forman parte del relato que ya ha empezado a construir. Y en la cabecera de su web, una imagen que aparece en su vídeo en el minuto 1:33. Sentada alrededor de una mesa toma un café con personas mayores. Y un detalle en esa imagen: ella no habla, escucha.

Captura001133

Hillary también quiere ser una candidata seria, como Chisholm. La convicción con la que dice “Everyday Americans need a champion, and I want to be that champion” es más natural que evidente. Y eso es lo que lo que marcará la diferenciación no sólo de su campaña, sino de su persona como única opción real para ser la presidenta de los Estados Unidos. Chisholm lo intentó. Buena parte de Estados Unidos quiere que Hillary lo consiga. Toda su estrategia estará enfocada a diferenciarla, a posicionarla como la gran campeona de una América campeona que nada tiene que ver con dinastías. Tiene que ver con liderazgos renovados, femeninos. Antes, todos estaban preparados para Hillary. Preparados… listos… Y ahora sí: ya, la carrera ha empezado… contigo.

0

Shirley-chisholm
Publicado en el Blog de El País, Mujeres (16 de noviembre de 2012) 

 “He sido más a menudo discriminada por ser mujer que por ser negra”. Una. Esta primera cita pertenece a su discurso al Congreso de Washington el 21 de mayo de 1969. Tremendo día para ella. Shirley Chisholm lo tenía todo para fracasar, para ser evitada, para ser apartada. Era una mala época para la entrada a la política en Estados Unidos. Era mujer. Y era negra. Sin embargo, se lanzó. En 1968 ella fue la que le gritó al Capitolio y dijo simbólicamente: aquí estoy. Se convirtió en la primera mujer elegida para el Congreso por Brooklyn. Y bajo su candidatura, un eslogan*: “ni vendida, ni mandada”. Ella tenía claro el motivo por el que se presentaba. Había muchas injusticias por las que trabajar, muchos servicios sociales que defender. Pero sobre todo, había un motivo que ella sentía y que le empujaba a seguir: “La gente me quería”.

“La próxima vez una mujer, un negro, un judío o cualquiera que pertenezca a un grupo que el país no está preparado para elegir, creo que les tomarán en serio desde el principio, porque alguien tenía que hacerlo primero»Dos. Eso dijo en 1973 en su libro “The Good Fight”. Ella lo hizo primero. Ser negro resulta ser un prejuicio. Pero Obama ha ganado ya dos elecciones. La última, el pasado 6 de noviembre, con 332 delegados frente a los 206 conseguidos por el republicano Mitt Romney. Otro prejuicio es también ser mujer. Pero no por eso las mujeres están menos preparadas. Y si no que se lo digan a Hillary Clinton. Otras democracias ya han tenido a sus representantes mujeres, como la India con Patribha Patil(Julio 2007), como Chile con Michelle Bachelet (marzo 2006). Shirley Chisholm creyó en los años 70 que Estados Unidos estaba preparado no sólo para el liderazgo femenino y la reivindicación, sino para la cultura del cambio.

“Me gustaría que dijeran que Shirley Chisholm tenía agallas”. Tres. Las tenía. Las tuvo. Y habrá muchas mujeres que, con sus acciones, avalen esas agallas. Nació el 30 de noviembre de 1924 y falleció a los 80 años, el 1 de enero de 2005. Venía de una familia sencilla. Su padre trabajaba en una fábrica de bolsas. Y su madre se dedicaba a las labores del hogar y a la costura. Ella siempre agradeció la formación que pudo recibir y trabajó en dos campos en los que pudo aportar lo mejor de sí: la educación y la política. Contra los prejuicios y a favor de lo que era justo, en eso estaba y en eso pensaba cuando el 25 de enero de 1972 decide presentare como candidata a la presidencia de los Estados Unidos por el partido Demócrata. Lo hizo tras una decena de micrófonos y unas grandes gafas. Segura. Entonando. Proyectando la voz convencida de lo que hacía y porqué lo hacía. Lo hizo convencida por el sueño americano, su sueño. Nunca ganó las primarias. Pero jamás le faltaron agallas para dar el paso, el que nadie antes dio. Su campaña, afirmó en 2002, fue un “catalizador necesario para el cambio”. Shirley Chisholm será recordada. Siempre. Nunca quiso pasar a la historia como “el primer congresista negro y mujer”. No. A cambio… “Me gustaría que dijeran que Shirley Chisholm tenía agallas”.

 

* Recomiendo el libro «POLÍTICAS. Mujeres protagonistas de un poder diferenciado» donde el asesor de comunicación Antoni Gutiérrez-Rubí habla del liderazgo de esta mujer modelo.

Fuente de la imagen: «The feminist wire»

2