Your address will show here +12 34 56 78

Con motivo de mi participación mañana en Málaga en el segundo encuentro de Ideas en Femenino, La Opinión de Málaga me propuso hacer una entrevista chat para que los lectores pudiesen preguntar a raíz de este evento. No ha sido tarea fácil responder, pero ha sido un verdadero placer. De modo que lo comparto con todos vosotros.

Entrevista-chat en La Opinión de Málaga

“El lenguaje que hablan los políticos no es el mismo que habla la sociedad”

1. Buenos días, como consultora y periodistas, ¿qué opìnión le merecen los políticos de hoy en día?

» Buenos días. Y muchísimas gracias por participar con tu pregunta 🙂 Creo que para ser la primera es contundente. En la actualidad, la percepción que se tiene de los políticos es muy negativa, tanto es así que es uno de los problemas fundamentales de los españoles. Hablar de los políticos en general, quizás no sea lo correcto. Pero para que la política mejore, ellos deben dar un giro radical a su comunicación, a sus actitudes y a sus acciones. Y todo esto pasa por aprender a escuchar, y aprender a escuchar a los ciudadanos. Por si tienes/tenéis más interés, aquí un enlace:www.angelapaloma.com/?p=4588

 2. ¿Qué crees que puede aportarte participar en encuentros como Ideas en Femenino?

» Me encanta esta pregunta 🙂 Estoy convencida de que participar en Ideas en Femenino me va a aportar riqueza personal y profesional, aprender escuchando, compartir. Las historias de mujeres hacen impulsar aún más nuestro papel en la sociedad. Y creo que va en el ADN de cada una de nosotras 😉 Participar ya es una grandísima oportunidad.

3. Hola, veo que tienes bastantes seguidores en tuitter. La verdad es que no te conocía pero, ¿qué hay que hacer para llegar a los más de 1000 seguidores? ¿qué aporta twuitter?

» Hola “tuitero” 🙂 Una de mis áreas de trabajo es la comunicación online y cuando tienes un fin profesional y contratas un servicio, lo mejor es ser estratégicos para sacarle el máximo rendimiento. Twitter es una herramienta que da para recibir. En mi caso personal, no hay secretos. El profesor Jose Luis Orihuela (@jlori) me convenció hace unos años de que esto era útil. Y desde entonces no he dejado de ser activa. Descubrí las oportunidades que ofrecen las comunidades de tu sector, la información que se puede compartir y que se puede recibir. Aprendo cada día y me intereso aún más por todo lo que me queda por aprender.

4. Hola, ¿has estado alguna vez en Málaga? ¿qué visión tienes de ella? Me refiero a los sitios en los que has estado y a tu forma de “vendernos” Me dedico al sector de turismo y me interesa mucho la visión de fuera Gracias

» Hola! Sí, he estado en Málaga y he de decir que es una ciudad que me gusta muchísimo. Es posible que Málaga sea más conocida por las personas que son embajadoras de la ciudad, personas con influencia internacional. Es cierto que se está trabajando muchísimo por impulsar aún más el turismo y por modernizar la ciudad. Sin embargo, y desde mi humilde punto de vista, creo que podría mejorar en algunos aspectos. Uno de ellos sería la comunicación de crisis. La crisis de los servicios afecta directamente a la percepción de los turistas sobre la ciudad.

5. Buenos días, ante todo enhorabuena por esta iniciativa. Lei el resultado de la edición anterior y me sorpredió bastante para bien, ¿por qué la han escogido en esta ocasión? ¿qué tiene de especial su historia? Muchas gracias

» Buenos días 🙂 Creo que el equipo que ha impulsado Ideas en Femenino ha trabajado con ímpetu y le han puesto muchísima ilusión. Lo cierto es que me sorprendió cuando me hicieron la propuesta. Pero no me pude negar porque comparto la misma ilusión acerca del impulso de la mujer en la sociedad de hoy. Quizás mi historia sea una más de entre tantas, pero puede que destaque mañana en la charla que escoger el camino más largo, a pesar de que supone más esfuerzo, es el más gratificante. Estoy convencida de que puedo transmitir la misma ilusión que hace que me levantarme cada día, la misma que no permite que me rinda. Trabajar en el mundo de la información y de la política no siempre es fácil para una mujer, y tampoco si eres joven.

6. Esperanza Aguirre es….. Celia Villalobos es….. Rosa Diez es…. ¡Mójate!

» jajaja Dale! Me mojo!
Esperanza Aguirre es… un plan de comunicación andante.
Celia Villalobos es… muy muy astuta.
Rosa Díez es… noticia en cada acto.

7. Buenos días Ana, leo que estás haciendo la tesis sobre mujeres y política, ¿cómo ha sido la evolución en estos años? ¿Cuál es tu política favorita?

» Buenos días! Uff, la pregunta es de tesis también 🙂 Llevo poco más de un año con la tesis y mi tema central es el discurso, la iconografía y el liderazgo femenino en tres épocas claves: II República, Guerra Civil y Posguerra. Es una tesis panorámica que requiere de reposo porque hubo muchas mujeres que ejercieron un papel clave, aunque muchas desconocidas. Y en esa época histórica aún queda mucho por contar. El camino es muy largo, pero es bellísimo. De esa época quizás te sorprenda que destaque el papel de una mujer manchega y también desconocida, Leonor Serrano Pablo. Ella compartió el pecado mortal de Clara Campoamor, el voto femenino, y su papel supuso un antes y un después en mundo de la educación. Aquí te la descubro: http://www.angelapaloma.com/?p=4399

8. Buenos días, Ángela, dentro de la situación de desánimo generalizado ¿qué te parece la postura de los jóvenes frente a la política (distinguiendo “política” de los “políticos”)?

» Buenos días 🙂 Sinceramente cabe decir que no todos los jóvenes piensan del mismo modo. Escuchar las distintas posturas de cada uno de ellos enriquecería muchísimo el debate político. Y lo mejoraría. Los jóvenes son críticos, pero saben de lo que hablan. Cuando los políticos no cuentan con ellos para la política, ellos los abandonan en las urnas. La desafección es creciente. Y todo pasar por contar más con ellos, porque son el futuro y porque de ellos depende. Ellos son los testigos de lo que les está pasando a sus abuelos, a sus padres y a ellos mismos. El problema de la política de hoy es que no les dejan otra alternativa que salir a la calle. Y el gran problema de los políticos es que no los escuchan. Si tienes/tenéis más interés, te dejo un pequeño post: http://www.angelapaloma.com/?p=4612

9. Ángela, me gustaría preguntarte sobre un tema muy debatido con mis amigos/as… La discriminación positiva. La considero injusta, tanto para hombres, como para mujeres, pero no estoy en contra de su imposición… Creo que para acabar con el patriarcado hay que imponer medidas de este tipo. ¿Crees que estas medidas se pueden perpetuar en el tiempo, o solo debe imponerse de forma temporal y transitoria?

» Este es un tema muy complejo del que, creo, se estará hablando durante mucho tiempo. En parte estoy de acuerdo contigo. Si bien la discriminación positiva ha conseguido que ciertos grupos tengan una mayor presencia, lo cierto es que si fuéramos “justos”, “coherentes”, “razonables”, no la necesitaríamos. Un caso claro es la participación de la mujer en la sociedad. Ideas en Femenino podría ser un granito de arena más para trabajarla. Te respondo de manera personal: mi deseo es que fuese transitoria -aunque estoy convencida de que se alargará en el tiempo-, y que llegase un momento, podríamos llamar ¿idílico?, en el que no la necesitáramos por haber llegado al culmen de la comprensión. Podríamos llegar a soñar también que la palabra discriminación desapareciera de nuestro lenguaje… Soñar es gratis, ¿no? 😉

10. Buenos días, ¿crees que la actual decadencia del sistema político español concluirá con una profunda reforma del mismo?

» Buenos días 🙂 No sólo lo creo, debe. Desde mi punto de vista, creo que la política no ha ido al mismo ritmo que la sociedad. El lenguaje que hablan los políticos, no es el mismo que habla la sociedad. Hay decisiones que no se comprenden. E instituciones que tampoco conocemos muy bien para qué sirven. Quizás esta crisis sirva para diseñar nuestra propia revolución cuyo fruto sea una modernización del sistema. Te dejo un post que es muy oportuno para responder de manera más extensa tu pregunta: http://www.angelapaloma.com/?p=4612

11. buenos días, ¿que formulas crees que podrían poner en marcha los políticos para recuperar la credibilidad y confianza de los ciudadanos?? Gracias

» Buenos días 🙂 Creo que la fórmula pasa porque los políticos quieran rotundamente recuperar la credibilidad de los ciudadanos aunque tengan que dar un giro radical a lo que venían haciendo hasta ahora y aunque con ese giro peligre su puesto. Pasa por un cambio de actitud. ¿Sabes cuál es el secreto para tener éxito en la comunicación? Saber escuchar. Y cuando se sabe escuchar y se comprende lo que dice, se puede actuar acorde al momento. Se puede ser creíble y creer. Y se puede tener confianza y confiar. Pero la actitud hay que tenerla.

12. ¿En qué consiste su trabajo exáctamente?

» Mi trabajo diario lo desempeño Ideograma, en el despacho del asesor Antoni Gutiérrez-Rubí. Mi herramienta de trabajo es la palabra. Y sencillamente me dedico a comprender mejor nuestro entorno para poder ayudar a las instituciones, partidos políticos y empresas a comunicar mejor para una sociedad que espera expectante y que, ante todo, lo necesita.

Ha sido una experiencia estupenda. Como decía Lincoln, “nada se pierde por exceso de reflexión”, y vuestras preguntas me han hecho reflexionar, y mucho. De modo que muchísimas gracias por todas ellas. Y… ¡¡Os espero mañana en Málaga!! Estaré charlando en la II Edición de Ideas en Femenino 🙂 @anpamar http://www.angelapaloma.com/

0

Publicado en Sesión De Control (12 de abril de 2013)

Se echa de menos más diálogo, más escucha, más respeto y una profunda reforma de la Administración

Parece utópico pensar que un día empiecen a cambiar las cosas, que los partidos políticos lleguen a acuerdos que sumen, no que resten, que hablen en el mismo idioma y no siempre lo hagan al mismo tiempo, para que se les entienda. Que salgan a la calle y se conviertan en verdaderos periodistas entrevistando a cada ciudadano, preocupándose siempre por lo que más les preocupa a ellos.

Parece utópico pensar que los políticos del hoy y del mañana se conviertan en políticos por vocación mirando hacia el futuro, pero aprendiendo de los políticos del pasado. Como dice el asesor de comunicación, Antoni Gutiérrez-Rubí, “si quieres ser moderno, hay que leer a los clásicos”. Qué bonito sería si todas aquellas personas que se dedican a la política en activo empezaran a escuchar –de verdad- para crear tendencias que alimenten esta democracia enferma que tiene hambre y sed.

El diputado César Ramos ha publicado un libro titulado#DemocraciaHacker‘. Un libro que lejos está de hablar de tecnología y tecnicismos, y sí tiene mucho que ver con dar más poder a los ciudadanos. Habla de pasión, pero de pasión por cambiar las cosas. Quizás Ramos hubiese acertado más con esta palabra al titular el libro: pasión. Porque la pasión la entienden todos los ciudadanos, no sólo unos pocos. Pasión por debatir, por crear modelos nuevos, por crear, evolucionar, aportar y adaptar la política del hoy al ritmo de la sociedad. Este libro no habla de partidos políticos, y sí de ideas y de gente, de nuevos formatos y nuevas tendencias, las que ya están en la calle y son usadas por todos.

 Hablamos del lenguaje

Decía el periodista y escritor Juan Cruz Ruíz, que en Santa Cruz de Tenerife, en la época en la que él empezaba a escribir, empezaron a prohibir algunas de las palabras propias de la isla, aunque fuesen las utilizadas durante años por todos los vecinos. Los guanches ya habían desaparecido, pero no así su arraigada cultura. Hasta tal punto de que las autoridades prohibieron también emplear la palabra “guagua”, al referirse a los autobuses, y la cambiaron por “bus”. En Santa Cruz donde vas ves “bus”, dice Juan irónico.

No se trata de un prohibir o un cambiar. La política tiene su propio discurso o su propio lenguaje. Si no se entiende a la gente de la calle, las palabras que emplean, las expresiones que usan, qué piden y cómo lo piden, los políticos cada vez más se irán separando de aquellos a los que representan. Y luego será más complicado pedirles el voto, porque, sencillamente, los ciudadanos no entenderán la lengua que escuchan cuando se les pida algo.

 Hablamos de las formas

Hablamos de formas y de formatos. Hay reticencias en cuanto a la palabra ‘cambio’. Pero esta palabra también está en nuestro vocabulario. Para cambiar las cosas es necesario que el cambio empiece por nosotros mismos. No hay otra manera de hacerlo. Y aceptarlo.

Si las estructuras de los partidos políticos no entienden en qué contexto se mueven, hay que cambiarlas. Si el formato en el que se presenta hoy en día en el Congreso de los Diputados no funciona, hay que buscar la fórmula adecuada de participación. Como bien pregunta César Ramos, ¿quién no se aburre en un Pleno?

Nuestras instituciones políticas tampoco pasan por el mejor momento ni por la mejor valoración. No se trata de acumular el máximo número de formularios en los Ministerios, como apuntan los políticos, sino de acumular el máximo de problemas resueltos. Hay que ir pensando en un nuevo modelo de Administración, desde el Gobierno hasta la Corona.

La foto en Génova con todos los periodistas dirigidos hacia una pantalla de plasma y un atril muestra claramente la gravedad de la enfermedad del sistema. ¿A qué tiene miedo el Gobierno? Ese tipo de comunicación empeora la cosas, no ayuda a mejorarlas. Y con la Familia Real ocurre exactamente lo mismo: crisis reputacional, falta de credibilidad, deficiencia de su acción… van cayendo uno tras otro… Es la primera vez que se pregunta la ciudadanía seriamente para qué sirve un Rey, qué hace, en qué beneficia a España…

Si todo lo malo sale, ¿dónde está lo bueno? ¿No hay que empezar a replantearse también esto?

 Y… ¿cómo lo hacemos?

Sabemos lo que queremos pero, ¿sabemos cómo cambiar las cosas? Esta sería sin duda la gran pregunta. Ahora bien, todo pasa por una intención. Y esa intención existe.

Somos conscientes de que el sistema tiene una carencia fundamental. Y nos hemos dado cuenta de esa carencia debido a la crisis actual: económica, política y social. Todos los cambios empiezan por una revolución. España está viviendo la suya propia. Sabemos lo que ocurre. Pero este es el primer debate para llegar a un acuerdo común.

En la pasada presentación de ‘#DemocraciaHacker’, estuvieron presentes en el acto varias personas de distintos partidos políticos. Y si bien no estaban de acuerdo en todo, sí llegaron a puntos en común. Debatieron, hablaron, comentaron, se daban la razón y no, sonreían y asentían. Qué bonito sería que ocurriera lo mismo en el Congreso de los Diputados.

3