Your address will show here +12 34 56 78

Publicado en El País, blog Mujeres, el 11 de diciembre de 2013

-El éxito no es lo que se consigue, sino lo que se supera para intentar conseguirlo.

-Si tú piensas… ¿podré? –Yo te digo… ¿Por qué no?

-El lema que he aprendido este último año es… que nunca es tarde para nada.

-Es fantástico poder aportar mi granito de arena a que las personas que aquí han participado se vayan llenas de energía, de fuerza y con ese… yo puedo.

-Es mucho más gratificante lo que te queda por vivir que todos los problemas que hayas podido tener.

-No me pude imaginar que pudiese llegar a sentir tantas emociones en un entorno tan pequeño, tan compacto y lleno de tanta ilusión.

-El miedo es tu peor enemigo y si lo podemos dejar en casa mejor.

 

“Entre querer y poder solamente hay una palabra, y esa palabra es esfuerzo”, dice Charo Moreno, la mujer que dio forma desde Studio Ideas a Ideas en Femenino. Un proyecto que nació con el fin de reconocer la trayectoria personal y profesional de mujeres con una historia que compartir, una historia para hacer sentir, emocionar y, ante todo, motivar. Ideas en Femenino da el protagonismo a la mujer, un sencillo altavoz para que sus experiencias sirvan de motor movilizador a otras mujeres y también a otros hombres. Claro que sí. Vidas que se unen con un hilo fino transparente y que sólo se aprecia cuando se las cuentan o se las comparten.

Un lugar, la biblioteca del hotel Posada del Patio en Málaga. Y varios motivos: escuchar a tantas y tantas “heroínas invisibles” que pueden aportar en el hoy y en el ahora, crear un espacio donde la mujer joven también se sienta apoyada y busque puntos de encuentro y oportunidades, concienciar sobre la situación de la mujer cuando se enfrenta a una enfermedad como el cáncer y fomentar el debate entre los asistentes sobre aquellos temas que más afectan a la mujer en la sociedad de hoy, en la que vivimos. En todas sus ediciones, nunca han faltado tampoco las mujeres de ASAMMA.

Charo Moreno nunca ha estado sola en toda esta trayectoria, ha estado bien acompañada por un gran equipo en el que se encuentran Antonio J. Guzmán y Julia Crespo. Para ellos, “Ideas en Femenino ayuda a ver el vaso medio lleno. Todas las historias de nuestras ponentes son narradas en positivo. Desde la ilusión y fuerza que transmiten al contar cómo han luchado por alcanzar sus sueños, no solamente demuestran que “nunca es tarde” y que “todo es posible” si no que también contagian su fuerza y motivan a los asistentes a seguir adelante sea lo que sea lo que hayan elegido hacer”.

Ideas en Femenino ha sido reconocida como la “mejor acción de Responsabilidad Social Corporativa” porque ellos están convencidos firmemente de que hay que dar voz a las mujeres. Charo Moreno subraya: “Una vez escuche decir a Eduardo Punset que estamos programados genéticamente para compartir, que esta acción nos hace mejores personas. Creemos que debemos dar voz a las mujeres porque compartir historias en primera persona que muestran que el éxito es la conciliación entre lo personal y lo profesional y todo lo que se supera para intentar conseguirlo, pone en perspectiva nuestro día a día, nuestras aspiraciones, ilusiones y sueños. Escuchar las historias tan apasionantes y motivadoras de mujeres llenas de valentía, coraje y determinación no deja indiferente a nadie”.

Ellos saben y conocen de la importancia de esta acción para la mujer y el cambio social. Hoy  muchas historias se conocen y se comparten gracias a esta iniciartiva. “Se produce un momento de reflexión tras una fuerte dosis de inspiración y motivación que te permite enfrentarte a todo con una actitud más positiva y constructiva. Sinceramente, hay que experimentarlo para entenderlo”. Acción necesaria, en un momento necesario donde el recuerdo de una historia personal quiere evitar caer en el olvido para que sirva de ejemplo e inspiración a otras muchas personas. Charo, Antonio y Julia, cuando hablan, lo hacen poniendo su voz en el reconocimiento y el mérito de tantas y tantas mujeres. Con emoción y el llano ahogado Charo saber hacer más visibles que nunca a esas que ella llama“heroínas invisibles”.

0

Publicado en Sesión De Control (11 de diciembre de 2013)

Muchos son los debates en torno a cómo agilizar los procesos para incorporar más aún al ciudadano en ellos y que se pase de “acumular problemas” a “acumular soluciones”. La filosofía LEAN puede ayudar a esas soluciones.

Podría ser un hecho incuestionable el aplicar nuevas fórmulas para la mejora de las instituciones públicas, sobre todo en nuestro país. El discurso que se viene escuchando mucho tiene que ver no únicamente con la crisis económica, sino con una crisis institucional, donde el coleccionar problemas en una oficina pública ya es casi el deporte diario.

El sistema necesita un cambio desde sus entrañas, pero ante todo un cambio de cultura, una nueva visión, un nuevo enfoque. Recientemente se ha publicado el libro Tendencias emergentes en la comunicación de las instituciones. Un libro que pone de manifiesto la crisis de las instituciones públicas, crisis de confianza, crisis de insatisfacción, de credibilidad. Y un libro que aporta, desde la comunicación como base central, ideas estratégicas para mejorar la situación de las instituciones, cuyo fin último sea ganar la confianza perdida, apostando por una nueva cultura e incluyendo al público en la toma de decisiones.

Filosofía LEAN 

Pero por otro lado, existen procesos y filosofías que llevan tiempo entre nosotros y que podrían suponer ese cambio de paradigma que las instituciones públicas de nuestro país necesitan. Quizás se trate de aventurarse, pero aventurarse para agilizar los procesos, ser más eficientes, más eficaces, creíbles. Aventurarse para implementar una filosofía cuyos resultados se ganen la confianza de los ciudadanos. Esta es sencillamente una idea… ¿Podría ser?

La filosofía LEAN simplemente responde a un modelo de organización que surgió en los años 50. El padre de esta filosofía es Taiichi Ohno, director y consultor de la empresa Toyota. El libro “Las claves del éxito de Toyota. LEAN, más que un conjunto de herramientas y técnicas”, nos introduce por qué Toyota tuvo éxito. Pero, ojo, también nos clarifica el porqué otras empresas que lo han intentado no lo han tenido.

¿En qué se basa esta filosofía? Se define como “producción ajustada” y se trata de una filosofía de trabajo cuyo objetivo es mejorar la calidad reduciendo el tiempo y el coste e implicando a cada uno de los agentes que componen la organización. El modelo de Toyota se basa en 14 principios organizados en 4 conceptos en forma de pirámide que empieza por su base: i) Filosofía: pensamiento a largo plazo; ii) Proceso: eliminación de los despilfarros; iii) Gente y socios: respeto, retos y continua evolución; iv) Resolución de problemas: mejora continua y aprendizaje.

El caso del Ministerio de Hacienda holandés

La industria internacional ya ha empezado a hacerle guiños a esta filosofía en plena crisis, sobre todo aplicándola en sus departamentos de tecnología. Sin embargo, hay instituciones que también han optado por estudiar la puesta en marcha de LEAN IT (IT haciendo referencia a Information Technology). Parece ser que la aventura tiene poco de locura cuando se trata de aplicar el sentido común basándose en las personas como eje central. Un caso de éxito ha sido el Ministerio de Hacienda en Holanda donde la clave estuvo en el cambio cultural de la organización. Tras su aplicación, se aumentó la satisfacción de los usuarios, se redujeron los costes, se aumentó la productividad y aumentó la motivación de los empleados.

Quizás LEAN no sea la solución a todos los problemas de nuestra Administración, pero sí es un gran paso en cuanto a eficiencia se refiere. La comodidad y la conformidad nunca llegan a nada en plena crisis y tratar de obtener resultados diferentes haciendo siempre lo mismo ya nos susurró Einstein que suponía encaminarse a la locura. El secreto para poner la primera piedra puede que sea tener predisposición a ese cambio de cultura…

Recursos de interés

0