Your address will show here +12 34 56 78

SIEMPRE he querido venir a mi tierra, con mi gente, a mi casa… a presentar el que fuese mi primer libro. El viernes 25 de octubre por fin pude cumplir ese gran sueño. La concejalía de cultura cedió el Museo de Puertollano para tan ansiada cita, un lugar por el que yo pasaba de niña a diario, una y otra vez, al salir hacia el colegio, al volver, al ir a por los recados de la tarde que mi madre me enviaba… Y años después, allí nos encontramos. Entre familia, amigos y personas que también desconocía pero que me encantó saludar.

FERNANDO Garea e Imma Aguilar deslumbraron con su discurso y sus mensajes, sorprendieron y cerraron la brecha de muchas dudas que surgieron. Yo me limité a aportar mi propia experiencia y a disfrutar de ellos en un lugar único, en mi tierra. La gente disfrutó viéndolos a ellos, saludando y charlando. Y yo fui feliz.

HUBO personas que se esforzaron cambiando sus turnos de trabajo para poder compartir ese ratito junto a nosotros, y les estoy inmensamente agradecida. Hubo personas que estuvieron allí y que les hubiese encantad también estar en Madrid. Hubo personas, ya muy mayores, que fueron dando pasitos con mucho esfuerzo por la edad que no perdona, personas que me cogían en brazos de niña y que han sido testigos de toda una vida en familia. Y ese mérito inmenso lo recordaré por siempre. Al igual que siempre recordaré que me faltaron personas, como Javi “el grande”, mi gran consejero, mi maestro, mi amigo y mi hermano que nos dejó un abril de 2003 sin apenas darle tiempo la vida a preguntarle si quería quedarse o irse.

ME quedo con todo de ese día y con todos los que asistieron así como con Fernando e Imma que conocieron por primera vez esta ciudad industrial de la que tanto hablo cuando estoy fuera de casa: de Puertollano.

*Gracias a Ana Muñoz y a Pepe Vigara por facilitarlo todo para la celebración de este encuentro.

0

UNA vez pasada la resaca emocional de un día tan maravilloso como lo fue el 17 de octubre, me dispongo a escribir con la esperanza de que ni los sentimientos ni las percepciones queden en el vacío del olvido.

CUANDO llegué a Fnac Castellana junto a dos grandes amigos, Silvia y Sergio, empezaron a llegar el resto de personas poco a poco y he de decir que muy temprano y puntuales. Me sorprendió muchísimo la asistencia de algunas personas y, al mismo tiempo, me hizo una ilusión inmensa. Familiares, colegas de la profesión, mis amigas de niña, compañeros de carrera desde el año 2003, periodistas, documentalistas y también profesores de la Universidad Carlos III. Ver allí a esos profesores que tanto me han enseñado y llegar con una gran sonrisa y llenos de abrazos que regalar me llenó de ilusión. Al igual que ver a mis compañeros del Máster y a algún profesor también por allí de la Universidad de Navarra. Qué alegría ver a mis tíos, los que me adoptaron en un principio en esta ciudad, y a mis primos. Qué alegría ver a mis hermanas y a mis padres allí, compartiendo ese momento con políticos, consultores, periodistas, amigos…y también algún que otro desconocido que llegó allí para eliminar el “des”. Mí día a día y ellos. Ellos y el encuentro con mi día a día. El que tuve esa tarde fue un cóctel estupendo digno de emborrachamiento emocional.

SIEMPRE soñé cómo sería la presentación del primer libro que escribiese. Y tengo que decir que esta presentación la resumiría en pocas palabras: sencillamente genial. Gocé de cada uno de los asistentes, de políticos, de asesores y consultores amigos, de amistades de siempre, de las de ahora… Y no disfruté, sino que disfrutamos, de dos grandes periodistas y mejores personas: Fernando Garea y Carlos Hernández. Todo lo que contó Fernando en torno a la campaña anodina de Rajoy y todo lo que contó sobre Rubalcaba, que por mucho que hubiera hecho en ese preciso instante no hubiese servido de nada, fue compartido por muchísimas personas. Y todo lo que contó Carlos en relación a la campaña de 2008 de José Luis Rodríguez Zapatero y la campaña de 2011 con Alfredo Pérez Rubalcaba fue de suma importancia. Los entresijos siempre importan. Y de los fracasos también se aprende. Hubo risas, cabezas asintiendo y una concentración máxima. Todo lo que dijeron lograron envolver al público en ese halo de la campaña electoral que ahora cuento en ese libro. Mi intervención fue sencilla: un resumen del encuentro entre ese libro y yo a lo largo de este año y todas las personas involucradas en él para que pudiese ver la luz. Ahora ya está. Sólo queda disfrutarlo.

Gracias a todos los que pudisteis asistir en un día tan importante y tan inolvidable para mí, un día soñado. Gracias. Gracias por todas las llamadas, mensajes, correos y palabras que iba recibiendo por todas las redes sociales a lo largo del día con el único fin de apoyarme y motivarme. Gracias por tantos abrazos que recibí y tanto apoyo. Gracias por esos libros que firmaba con la esperanza de elegir bien las palabras para las personas que durante más de 10 años me han acompañado en esta trayectoria que es la vida de la formación y de la profesión. Pero también en la vida de los sentimientos y de las sensaciones.

Así transcurrió la primera presentación de este libro. Después, siempre dicen que vienen más… pero la primera, siempre será la primera…

0

HOY sinceramente es un día de celebración y para mí un día inolvidable. El día que presento el libro escrito con tanta ilusión con el fin de rescatar una parte de nuestra historia. Y lo presento acompañada de dos periodistas de lujo, Fernando Garea y Carlos Hernández. 

Hay muchas personas que me han pedido invitación pero no la hay, no existe, porque este es un libro por y para la gente. De modo que seas quien seas, y seas de donde seas, te espero allí. 

Antes de encontrarnos a las 19h en Fnac Castellana (librería, tercera planta, metro Nuevos Ministerios) creo necesario agradecer a una serie de personas el apoyo, el esfuerzo y la motivación, algo que me ha acompañado a lo largo de los últimos meses. Gracias a todas las personas que he entrevistado para este libro. Gracias a Antoni Gutiérrez-Rubí, a Belén Peris y a Xavier Peytibi. Gracias a todo el equipo de Ideograma en Barcelona. Gracias a Imma Aguilar y a Begoña Gozalbes. Gracias a Fernando Garea y a Carlos Hernández. Gracias a Ángeles Álvarez y a Rafa Oñate. Gracias a Carlos Páez y a Tania Vachez. Gracias a Juli Molares y Ana Lozano. Gracias a María León, Silvia Benítez y María Espadas. Gracias a mis editores, Eduardo y Jacob Suárez. Y gracias a mis padres y a mis hermanas, que a pesar del bache por el que están pasando, esta tarde viajarán únicamente para estar conmigo y volverán a tierras manchegas de noche.

GRACIAS por tanto y por todo…

0

POSTS ANTERIORESPágina 2 de 3POSTS SIGUIENTES