Your address will show here +12 34 56 78

Publicado en el Blog de El País, Mujeres (10 de septiembre de 2012)

“Gracias, muchísimas gracias…” y una sonrisa más que natural que le cuesta borrar antes de comenzar su discurso…

El sentimiento que Michelle Obama despierta entre el público no parece tener precio. Tampoco en Twitter, una cifra que supera por cuatro millones la registrada hace más de una semana, cuando Anne Romney tomó la palabra para hablar de su marido.

El discurso de Michelle Obama en la convención demócrata de Charlotte fue visto por 26,2 millones de personas. Rotundo éxito. Pero el éxito no pasa por ser vista únicamente. Sino por la emoción / expectación / sentimiento que causa en quien la escucha. Así es: en la escucha está el éxito. Sobre todo el éxito de la comunicación.

Esta esposa, madre y abogada de Princeton y Harvard no sólo intenta conseguir el voto femenino. Un voto más que importante en esta campaña electoral al suponer la mitad de la fuerza del país. No sólo acepta cualquier tipo de propuesta en las redes como Facebook,Twitter o Pinterest para que su marido se lance a la reelección. No. Michelle Obama brilla por sí sola porque posee atributos que la hacen líder. Michelle Obama es una estrella de la comunicación. Y es negra. Algo que en absoluto la debilita, sino que por su diferenciación, por ser la única que de momento ha llegado hasta aquí, la hace más fuerte.

Como diría el Doctor Mario Alonso Puig, posee los atributos necesario y tiene madera de líder. ¿Lo analizamos? Michelle Obama inspira a los demás, tiene don de oratoria y es natural. Con su palabra, se compromete. Posee esa fortaleza que ayuda a no desfallecer y la proyecta directamente en su marido. Gran magia la suya. Se siente motivada y es capaz de motivar. Convence con su comunicación no verbal. ¿O aún sigues creyendo que no? El ejemplo lo tienes en los rostros de quiénes la escuchaban en Charlotte. El ejemplo está también en seguir el hashtag #MichelleObama. Parece tener “la llave de la serenidad y el equilibrio”. ¿Se lo preguntamos a Obama? Demuestra actuar con responsabilidad y afronta el riesgo que supone ser primera dama con coraje.

¿Su trabajo se quedaría en ser primera dama? O… ¿Podría postularse como futura candidata? Dotes no le faltan, y electorado tampoco. Se consigue la tan ansiada identificación y conexión con ella en una campaña. Si se da el paso o no, no depende sólo de los demócratas. Depende de los tiempos, del contexto. Y depende también del desgaste que se pueda sufrir por las campañas excesivas de marketing donde vendan a un Obama con un poder desmesurado e irreal. La comunicación no hace magia. La comunicación soluciona problemas de comunicación. Pero si Michelle Obama fuese candidata y llegase a conquistar La Casa Blanca, hablaríamos de la primera mujer y afroamericana que lo consigue… Algo, sinceramente, rotundamente histórico.

 

13

EL significado de las sigilas I + D ha cambiado en los tiempos que corren. La Investigación y el Desarrollo dan paso a una nueva fórmula que ha surgido como resultado de una mala gestión del poder otorgado el nuevo Gobierno popular que entró el pasado 20N a priori con ansias de cambio, pero  en realidad eran ansias de poder. I + D significa ahora Incertidumbre y Desconfianza. E  I + D + i significan Incertidumbre, Desconfianza e Incoherencia. Esta es la nueva fórmula del Gobierno. Una fórmula asentada ya en la sociedad. Una incertidumbre que nos lleva a la desconfianza, y de ahí al miedo de lo que pueda suceder en un futuro. Incoherencia, que no Innovación. Y el miedo se resuelve con coraje, según el doctor Mario Alonso Puig… Pero… ¿dónde está nuestro coraje? ¿Nos han hecho perderlo?

La estrategia que ha elegido el Ejecutivo en materia de comunicación no está siendo la más adecuada, y lo saben, lo han reconocido: es totalmente Incoherente. Aún así, ellos siguen. El silencio como estrategia política tiene fecha de caducidad, tiene inicio y tiene fin. Y el fin pasa por terminar, por poner como objetivo la analfabetización ciudadana. No por ser más ignorantes vamos a ser mejores ciudadanos ante un Gobierno que oculta, que despista, que asiente y que evita.

De todo ello hablé con José Luis Sanchís y con Rafael Muñiz el pasado viernes en Diario Financiero, en la tertulia de Carlos Reus en Gestiona Radio. Y así anuncié la nueva fórmula. Aplausos y críticas se llevaron algunos ministros, pero sobre todo comentarios, pistas que deberían hacerlas suyas para ir hacia un camino donde no se olvida una parte primordial: la gente. Porque… ¿dónde está la gente en la gestión del Gobierno? ¿Y en su comunicación? Hacen oídos sordos a lo que ocurre fuera, y cometen errores de principiante al no escuchar. En esa escucha está la clave, está el secreto y el éxito de una buena estrategia de comunicación.

¿El primer paso? Empezar a reducir la fórmula I + D + i: Incertidumbre, Desconfianza e Incoherencia. Empezar a gobernar y a comunicar para los que la sienten y la padecen.

 

12

PERO… ¿Y qué queremos? Estoy convencida de que queremos muchas cosas. Pero, sobre todo, afrontar e interpretar, de la mejor manera posible, aquello por lo que estamos preocupados: nuestra situación laboral, la situación económica y la mal llamada “clase política”. Y es eso mismo en lo que están enfocadas últimamente nuestras sensaciones y nuestras emociones. Nuestro interés.

Se me ocurre pensar que desear puede ser un juego. Como sentir, desde lo más profundo, que algo quieres y que esperas durante tiempo ese algo a sabiendas de que va a ser conseguido. Porque… ¿creéis en los Reyes Magos? ¿Qué sensación teníais cuando deseabais algo con todas vuestras fuerzas y esperabais ilusionados el tiempo que hiciera falta? En este caso el tiempo aumentaba la ilusión. Y la aumentaba porque tenía fecha de justo cumplimiento. En el caso actual el tiempo aumenta el desconcierto, aumenta la desesperación, la incertidumbre y aumenta también el miedo. No hay fecha de vencimiento. Son todo hipótesis e incertidumbres.

Pero… si “los miedos se resuelven con coraje”, como dijo ayer el Doctor Mario Alonso Puig en #AhoraTú2012, ¿dónde está nuestro coraje? Bien es cierto, como también dijo, que estamos buscando en los océanos y en las profundidades de la Tierra. Y la respuesta no está ahí: está dentro de nosotros. Si no nacemos mediocres, no vivamos en la mediocridad. En nosotros está la respuesta, y también el activismo.

Si “la felicidad es la ausencia del miedo”, como apuntó en el mismo evento el sabio Eduard Punset, hagamos que desaparezca. Castells, ayer también por la mañana,pero en la radio, comentó que el miedo, como mejor se gestiona, es estando acompañado. Ya sabemos el dicho de que la unión hace la fuerza. La hace pero… ¿nos lo creemos? De nosotros depende el crear muchos #15M. Porque de nosotros depende salir de esta crisis económica. Y estoy totalmente de acuerdo con la afirmación “gratis” que nos compartió Punset: “no son los presupuestos ni lo tijeretazos… lo fundamental es profundizar en el conocimiento”. Si queremos cambiar el mundo, nos aconseja conocer lo que tenemos a nuestro alrededor. No nos aconseja mirar nuestros propios intestinos. Pero en nosotros está la respuesta. Conclusión que coinciden tanto Alonso Puig, Punset, como Rovira.

Conseguimos lo que queremos porque podemos. O deberíamos… Porque hay un compromiso, incluso, con nosotros mismos.  Pero, sobre todo, porque existe algo tan invisible en muchas ocasiones como la voluntad. Esperad, lo escribo con mayúsculas: VOLUNTAD. Si sentimos y pensamos, podemos actuar: esto es lo que nos aconsejó Álex Rovira, el tercer ponente en #AhoraTú2012. Porque según él, no hay una crisis económica, sino una crisis de consistencia, de coherencia. Y una crisis en positivo: ¿crisis? ¿Y crisol? ¿Y cribar? ¿Y crisálida? ¿Y criterio? ¿Nos inspiran el mismo miedo que la palabra crisis? No. Y apuntó: “cuando no podemos cambiar la situación a lo que nos enfrentamos, el reto consiste en cambiarnos a nosotros mismos”. De nuevo hay que buscar en nosotros, en nuestro corazón, en nuestro yo…

Pero entonces… ¿qué queremos? ¿Podemos?

Hoy todos tenemos un sueño, intención y voluntad. Leed arriba. Algunos nos dedicamos a ayudar a las personas que quieren ayudar a las personas. Y todas esas personas deberían soñar. Todos deberíamos soñar. Soñar como niños que esperan un regalo que llegará cada seis de enero. La respuesta de si podemos está en este vídeo…


10