Your address will show here +12 34 56 78

AYER se celebró una gran cita: el debate sobre el estado de la Nación (que hoy ha continuado). Zapatero sabía que era importante, y sabía que se la jugaba. Abordar las reformas estructurales nunca fue tarea sencilla. Y Mariano Rajoy lo tenía fácil. Sabía que lo tenía fácil ante este panorama abrumador…

En su discurso, Zapatero dijo que quería muchas cosas para su país: “prosperidad, empleo y políticas sociales” (…) “esto es un reto y, como tal, debemos interiorizarlo”. Habló del criticado “Plan E”, del desempleo y la reforma laboral, de las víctimas de ETA, y su homenaje a través de la unidad democrática, la estrategia de economía sostenible, la reforma del sistema financiero, de la crisis y, como no, el estatut, que tantos quebraderos de cabeza e incomodidades le está dando… Y Rajoy habló de todo esto, pero se perdió entre sus palabras lo más importante: los intereses de España. ¿Por qué? Porque a pesar de pedirle a Zapatero que “lo mejor que puede hacer es disolver el parlamento y convocar elecciones generales”, en su discurso prevaleció las críticas que el PSOE y el presidente mismo le hacía, o le hacen, o le harán,  cual novia enfadada por un mal beso. Y de pronto viene el colofón de las palabras del presidente, metidas sin calzador y con cuidado: “Voy a ejercer al máximo el principio de responsabilidad” (…) “gobernar, cueste lo que cueste y me cueste lo que me cueste”. Y ahí quedó ese final bordado a ordenador, que no a “máquina”, para los titulares de prensa, radio y televisión.

Y esta mañana cambia el tono y despertamos con las palabras de Rajoy como protagonistas en casi todos los medios.  Quizás porque sean muchos los que desean esa moción porque no ven otra alternativa. Sin embargo, vemos esa foto, la de El Mundo. Que dice mucho y todo, que comunica todo y mucho. Y precisamente es El Mundo quién la saca y no en mal puesto, sino en portada. A Zapatero se le han complicado las cosas, y lo vemos guardar sus papeles con tranquilidad y parsimonia. Y a su lado aplauden, y a su alrededor también. Pero ahí está, sentado con una mueca en su rostro con el convencimiento de haber cumplido, al menos así lo piensa él. Y sentado está, como presidente del Gobierno, mientras vemos marcharse a un Rajoy ensombrecido en segundo plano. Lo vemos irse difuminado cual sombra empobrecida. Y Zapatero, sentado en su sitio, observa como se marcha ese político que borroso aparece en esa imagen.

Y es que hay momentos en los que una imagen dice más que mil palabras…


2

.

Han pasado dos meses desde que un familiar cercano me comunicó que habían despedido a un gran número de personas de la empresa para la que trabajaba, incluida ella. Han pasado algunos meses más desde que me formularon la gran pregunta, entre el calor del verano – Ángela, ¿tú crees que hay crisis? – Esto es el principio, pensé en silencio…

Afectado el mundo, afectado el sector financiero, afectado el sector energético, afectado el sector automovilístico. Afectados nosotros, nuestro país. Nuestra economía, afectada. Y nuestro ánimo. Y preocupados, también. Y 3.128.963 de personas llamando angustiados y desesperados a las puertas del Inem.

Y, como dicen en mi pueblo, “si no quieres caldo, dos tazas…” Grandes problemas han surgido en el transporte aéreo (y también terrestre) debido al temporal de nieve que asoló Madrid el pasado día 9. Y no sólo por el temporal. También por la ineficacia, la desinformación y la incompetencia. Tras este problema, vienen las reacciones, preocupantes y contundentes, entre la sociedad y entre los políticos de la oposición. El Gobierno, Fomento, AENA e Iberia se llevan las críticas y los reproches.

– ¿Y los responsables…?

– ¿Qué responsables?

 

Hoy, el periódico El País publicaba unas palabras en la sección de Opinión – Cartas al director. Palabras de un ciudadano de Madrid llamado Raúl Maside Rodríguez bajo el título “La otra nevada”: ¿Qué hace el presidente? No sólo no hace nada, sino que sus ministros sólo se limitan a decir que la situación seguirá empeorando y, de vez en cuando, echan alguna cortina de humo alentando que en unos… dos meses podría de nuevo estabilizarse el paro, y de empezar la recuperación” .

 

Quizás, mientras Raúl Maside escribía esas palabras, José Luis Rodríguez Zapatero estaba grabando un vídeo, para Internet, donde comunicaba sus medidas anticrisis… Un vídeo “colgado” en una página, llamada Plan E, dividida en cinco “ejes de actuación”: familias, empresas, empleo, financiero y modernización de la economía. Unas medidas anticrisis en Internet que muchas personas de la tercera edad no podrán conocer, tampoco algunas otras que vivan en pueblos o aldeas, tampoco las que carezcan de conocimientos tecnológicos… Medidas que mucho ciudadano medio no podrá conocer, entre otras cosas, porque no tiene empleo, entre otras cosas, porque no puede seguir pagando la factura que le daba acceso a una conexión. Si alguna vez la tuvo…

3