Your address will show here +12 34 56 78

¿NOS “gusta” de verdad todo aquello que encontramos en Facebook y por eso hacemos click en “Me gusta”?

¿Cuando pinchamos ese “Me gusta” lo hacemos con la intención que Facebook pretende o es tan sólo el afán de seguir algo que nos interesa?

Desde el punto de vista de la comunicación, ese “Me gusta” en Facebook entraña problemas. Algunos usuarios de esta red social a los que le interesa la política, ya sean militantes o simpatizantes, le gusta seguir la actividad online del político, partido, etc., en cuestión. Sin embargo, hay un colectivo de seguidores del bando opuesto a los que “no les gusta” la página de su rival y no les queda otra que pinchar en ese icono, que aparece tan amigable ¿verdad?, para conocer la actividad del contrincante. Por lo tanto a aquellos seguidores del PP que quieran seguir a Felipe González, ¿les gustará de verdad? Pues puede que sí y puede que no, aunque este “no” puede tener, sin duda, más peso. Está claro que el significado de ese click va mucho más allá de un mero “Me gusta”. ¿Por qué debo pinchar el “Me gusta” de un político cuando en realidad mi deseo y mi intención es otra al hacer click?

En Twitter, donde recientemente un artículo ha puesto a sus usuarios de más cultos y más ricos que los de Facebook (se abre el debate), el RT cobra diferentes puntos de vista.

¿Por qué hacemos retweet? ¿Porque nos gusta compartir lo que leemos? ¿Porque lo compartido lo asignamos a nuestra propia voz? ¿Porque queremos denunciar aquello que vemos volviéndolo a publicar? ¿Porque queremos obtener algo a cambio?

Seguramente todas las respuestas sean correctas, y no dudo de que estas preguntas aumentan en función de las intenciones e intereses de cada usuario de Twitter. Sin embargo, muchos perfiles son criticados porque son malinterpretados en esta Red por el resto de seguidores. Cuando una persona hace RT, da la impresión de poner en boca propia lo que quizás haya dicho otro, como es el caso de compartir algún comentario que haya hecho un político que, quizás, no sea simpatizante ni comulgue con las opiniones de uno. Y eso crea controversias en esta Red de 140 caracteres (y en Facebook, ya que los contenidos de Twitter también se comparten aquí) e incluso puede hasta afectar a la reputación y la imagen no sólo de una persona políticamente activa y participativa, sino de un canal empresarial en concreto o de un político en activo. Con el tipo de seguidores ocurre lo mismo: una persona puede ser del PP y seguir a aquel colectivo del PSOE sin el afán de seguirlo porque simpatiza con sus opiniones. Simplemente es seguido con otras intenciones.

Esperemos que, con el tiempo, el lenguaje de las redes sociales y la comunicación online vaya cambiando a medida que las intenciones y las necesidades de los usuarios se van haciendo cada vez más presentes.

10

Poco se sabe de la “web 2.0”. Yo empecé mi amistad con este término hará hoy algo más de un año. Me lo presentó mi profesora de “Periodismo en la Red”. Poco sabemos de ella. Sin embargo somos muchísimas personas las que recurrimos a ella, las que la necesitamos para consultar cualquier cosa, para informarnos, para realizar cualquier actividad, cualquier ejercicio en el soporte digital, para comunicarnos entre nosotros, para expresarnos en la web, en Internet.

 

Pues bien, el término lo creó una persona llamada Tim O’Reilly en el año 2004. Quiso llamar así a la segunda generación de la web. La 2.0 ya no está compuesta por páginas estáticas HTML. Ahora se actualiza constantemente. Y no sólo eso, también incorpora una colección de servicios; los blogs se han convertido en un soporte de alta expresión ciudadana; los jóvenes han hecho de las redes sociales su lugar de quedada y comunicación… En definitiva, un mundo virtual donde se permite, entre los usuarios, un intercambio de información flexible y una comunicación ágil. Desconocida pues, pero utilizada por todos…

 

[youtube=http://es.youtube.com/watch?v=6gmP4nk0EOE]

4