Your address will show here +12 34 56 78

14:52 horas. En este preciso momento, Trinidad Jiménez, Ministra de Sanidad y Política Social, tiene 2562 amigos a los que “le gusta esto” en Facebook. Su homólogo en la contienda madrileña, Tomás Gómez, le aventaja con 2750.

A lo largo del día de ayer y de hoy, los medios están publicando cómo, desde que Jiménez hizo pública su candidatura a la Comunidad de Madrid, los “amigos” de Gómez están aumentando en la famosa y más poblada red social. ¿Y esto qué significa? Eso no es más que un solo dato que varía a cada segundo porque, mientras escribo estas palabras, seguramente algunos de los dos candidatos que pasarán por unas “primarias internas” ya hayan aumentado su número de contactos reflejados en “amigos imaginarios a los que le gustan esto”.

Porque como bien dice el consultor Juan Carlos Gozzer, el síndrome “Roberto Carlos” de nada sirve si no va acompañado de una estrategia y algo que contar, el relato del propio candidato. No hay que confundir en unas elecciones internas de partido el número de amigos con el número de militantes que van a votar, como tampoco hay que confundir ese mismo número de amigos que varía a una velocidad descontrolada por el número de ciudadanos madrileños que acudirán a las urnas el próximo año, más pronto que tarde, a votar. El confundirlo sería un error, como, entre otras cosas, ocurrió con el candidato Mockus en Colombia.

Como tantas otras, Facebook no es más que una herramienta de comunicación online, no la propia estrategia la cual nos lance hacia un éxito asegurado. No. La estrategia de comunicación tiene una base más sólida, consecuencia de un estudio exhaustivo de diagnóstico, cuantitativo y cualitativo, análisis del entorno y los principales actores, nuestros candidatos y el potencial público. A partir de ahí, hay que definir una estrategia comunicativa acorde al momento, al líder y al objetivo que se quiere conseguir. No hay que ir dando pasos de ciego según sople el viento ese día.

Y cuidado: Facebook es una herramienta más, pero no la única.

14