Your address will show here +12 34 56 78

CERREMOS los ojos por un instante. Cerrémoslos e imaginemos cómo se habrá levantado esta mañana el que es el hombre más importante del mundo: Barack Obama. Ese que un día revolucionó a la sociedad americana con su temple, su marca impresa a fuego en su rostro en términos de comunicación y con convicción esperanzadora porque, de verdad, los americanos pensaron “que podían”.

¿Obama ha visto con estas legislativas sus deseos incumplidos? Después de estas elecciones, los republicanos, como él mismo ha reconocido, le han dado una “paliza”. Pero ha hecho algo que pocos líderes hacen después de una derrota de este calibre: asumir responsabilidades y apoyar al equipo rival. Los analistas y estrategas políticos dirán que no le queda otra, pero en política siempre hay más posibilidades para jugar la partida.

Borrón y cuenta nueva. Dos años más tarde, comienza para Barack Obama otra era. Una era donde no tiene el mando él sólo y donde cada decisión repercute a más de medio mundo. Ahora hay que estar expectante, cualquier error haría caer todas las piezas del dominó…

7