PORTFOLIO
BUSCAR
SHOP
  • Your Cart Is Empty!
Your address will show here +12 34 56 78

CUANDO la periodista Susana Hidalgo contactó conmigo hace unos meses, pensé que se había equivocado de persona. Y no me podía creer que la revista Vanity Fair quisiera dedicar un pequeño espacio a mi trayectoria al hablar de las treinta personas en España con menos de treinta años que están destacando en sus áreas. Lo cierto es que… me ha hecho mucha ilusión y, lo más importante, le ha mucha muchísima ilusión a mi familia. Me quedo con eso y con su alegría. Pero si hay algo por lo que agradezco ese huequito es porque el reportaje me ha descubierto a diversas personas, desconocidas en algunos casos, de las que aprender y admirar con menos de 30 años, y que se han abierto un camino con decisión en un mundo del que todos dudamos. Y pienso además que 30 personas me parecen pocas en España que destacar. Hay muchas personas ahí fuera geniales. Veo el número 30 y me acuerdo de tantos y tantos jóvenes extra preparados que intentan una y otra vez cumplir sus sueños y labrarse un futuro a corto-medio plazo. Me acuerdo de los estudiantes de Latinoamérica en Estados Unidos que he conocido, me acuerdo de l@s profesionales de Galicia con l@s que trabajé, me acuerdo de todas las mujeres que conocí y con las que conviví en Londres… Todas creíamos que merecíamos una oportunidad y en la mochila sólo dejábamos que con nosotras fueran nuestros sueños. A ellas les dedico estas palabras y todo mi cariño. Y a tod@s l@s que cada día cogéis un avión en busca de nuevos tiempos y nuevos caminos.

Felicito enormemente a l@s protagonistas del reportaje con los que comparto página cuyas vidas pueden servirnos de inspiración: Alejandro Cremades, Lucas Vidal, Pau García Milá, María Fanjul, Luis Iván Cuende, Moisés Nieto, Marco Alvés, Pedro Espinosa, Andrés Bou, Leticia Moreno, Jorge Schnura, Abraham Mateo, Rodrigo García, Isaac Prada y Nogueira, Alberto Mata, Cristina Garrido, Pau Cuervo, Daniel Rabaneda, Judith Jaúregui, Javier Jaén, Diego Martínez, Marta Rueda, Eduardo Hurtado, Jorge Dobón, Pep Gómez, Pablo Orduña, Roberto Molinos, Almudena Lobera, Jaime Renedo.

Y comparto con vosotros la entrevista completa que me hizo la periodista Susana Hidalgo:

  • Hasta ahora, ¿podrías describir cuál ha sido para ti tu mayor logro profesional?

Mi mayor logro profesional se basa en la confianza que han depositado en mí aquellas personas a las que admiro, respeto y de las que aprendo a diario.

  • ¿Cuál es tu ambición para el futuro?

Seguir cumpliendo sueños, siempre que la pasión y la vocación la empujen a una.

  • Si puedes contar alguna anécdota de tus comienzos. (Algún “no” que hayas recibido, metedura de pata, o algo positivo también, alegría por algo logrado…)

He recibido muchos “no” a lo largo de mi vida. Muchos. Y yo creo que un “no” me ha hecho siempre más fuerte. El día 17 de octubre presenté mi primer libro en Fnac Castellana, “Se llamaba Alfredo… Las claves de una derrota electoral inevitable”, junto a los periodistas Fernando Garea y Carlos Hernández. Un día muy feliz. Allí comenté que estaba sentada en ese lugar y presentando ese libro gracias a la confianza de muchas personas, pero ante todo porque nunca me he rendido. Si una puerta no se abre, buscos las que hagan falta para intentar abrirlas. Se podría decir que soy una persona que insisto muchas veces, muchas. Y soy de las que piensan que las casualidades hay que incitarlas. Recuerdo las palabras que me sorprendieron de Antoni Garrell cuando presentó el libro que escribí en Barcelona junto a Pau Canaleta, porque yo no lo hubiese podido explicar mejor: “la palabra imposible no está en el vocabulario de Ángela”. El esfuerzo recompensado siempre es motivo de alegría.

  • Un consejo a los jóvenes emprendedores que empiezan en plena crisis económica.

Confianza, seguridad en sí mismos y gestión de su propio talento. Y también unas palabras del psicólogo manchego de la Universidad Carlos III de Madrid, Guillermo Ballenato: “frente al miedo, valor y acción”.

  • ¿De quién has aprendido más para dedicarte a tu área profesional? ¿Algún referente?

Soy periodista por vocación, y el ámbito de la comunicación política así como del periodismo político me apasionan. Pero los referentes no tienen nada que ver con ello. Mi referencia son mis padres, dos conductores de autobuses. De ellos he aprendido la constancia, el esfuerzo, el tesón y el levantarse una y otra vez con cada caída.

  • Con una carrera como la tuya, ¿hay tiempo para el ocio? ¿Cómo te diviertes?

Creo que hay tiempo para todo siempre y cuando haya un orden. He hecho de mi profesión mi forma de vida y tengo que reconocer que es algo que me hace muy feliz. Mi tiempo de ocio siempre se lo dedico a mi familia y a mis amig@s, porque paso mucho tiempo fuera de casa. Estoy deseando cada vez que puedo coger el coche y viajar, dentro y fuera de España, aprender de cada rincón, fotografiarlo y leer las historias que hay en ellos. Me encanta “achuchar” a mis sobrinos y besarlos, jugar con ellos sin parar. Me encanta, como buena manchega con sangre andaluza, ir de tapeo y probar un buen vino con mis hermanas y mis amig@s. Y tengo que decir que, todo ello, lo disfruto más cuando hay una buena conversación.

  • La persona o personas en la que más confías es…

En mis padres.

  • Si no estuvieses vinculado al mundo de la política, ¿a qué te gustaría dedicarte?

Escribir, sencillamente escribir… Y creo que todavía no se me ha hecho tarde para una corresponsalía en un país en conflicto. Siempre admiré el trabajo del fotógrafo de guerra James Natchwey

  • ¿Mejor emprender o tener un jefe…?

Creo que depende del tiempo, del contexto y de uno mismo, porque existen personas que llevan en el alma ser emprendedores. Otros dan el paso por pura necesidad, porque no queda otra alternativa. En mi caso particular tengo que decir que tengo mucha suerte de trabajar con Antoni Gutiérrez-Rubí, mucha, y de aprender de él y de todo el equipo de Ideograma. Hay muy pocas personas que tengan la capacidad de sorprender cada día, y una de esas personas es Antoni Gutiérrez-Rubí.

Noticia relacionada

1

EL día empezó con lluvia, con mucha lluvia, la que quizás ya se arrastraba desde el fin de semana. El lunes transcurría con un tímido sol que no se dejaba ver, gris como cabía esperar mientras el agua seguía golpeando el asfalto barcelonés con saña. A las 19,30 h. empezaba la presentación de la segunda edición de este libro en la librería Alibri, con dos maestros geniales, el consultor político Pau Canaleta y con el co fundador del Cercle per al Coneixement y Director General de FUNDIT, Antoni Garrell. Llegaron puntuales, como los editores de LAERTESEduardo y Jacob Suárez. Me dio mucha alegría saludarlos, y saludar a aquellos con los que podría estar hablando durante horas y horas de política, en los encuentros de Beers&Politics con mi compañero Xavier Peytibi, siempre con la esperanza de arreglar un poquito el mundo, con la esperanza siempre de que nuestros análisis sean menos utópicos que ayer.

BONA tarda… Pau Canaleta habló del libro, en mayúsculas, hizo un resumen de su composición y de su escritura y comparto con él, cómo no,  que era un libro necesario, como necesario es escribir más sobre comunicación política en España y sobre la profesión que rodea el entorno de las campañas electorales. Hizo una exposición brillante, repasando la campaña de ese 2011 que parece tan lejana pero tan cercana a la vez… Al escuchar a Antoni Garrell, supieron al instante por qué un ingeniero como él estaba en una presentación como esta. Una persona analítica, que compartió más inquietudes que respuestas tras leer el libro. Porque destacó aquello que el libro en silencio subraya, como pasando desapercibido, pero que, con detenimiento, esos susurros se convierten en mucho más que indirectas con intenciones. Intenciones a la reflexión siempre… Y reflexionamos, todos, y con el público. Un público valiente en una tarde como esta.

SÓLO me queda darles, una vez más, las gracias. A Pau y a Antoni, por esta presentación catalana, meditada, reflexionada, profesionalizada y valiente. Una no puede ser otra cosa más que feliz al lado de dos grandes sabios. Al lado de ambos, sólo se puede hacer una cosa: aprender. Gracias también a todo un equipo que me tiene adoptada a esta manchega en esta gran ciudad. Gracias Antoni, Belén, Cristina, Xavier, Estrella, Ricard, Javier, David, Chus… por adoptarme en esta casa que es vuestra casa. Gracias a mis editores, que compartieron conmigo en vivo en directo el sentimiento que provoca escribir un libro como este y en un momento como este. Gracias a los amigos y los desconocidos que se harán amigos también, por sus preguntas, que siempre resultan fuente de inspiración.

COMO veis… la lluvia no pudo con nosotros. Y como no podía ser de otra manera en esta ciudad, la buena conversación se acompañó, ya en la cena, con un buen vino catalán.

0

LA lectura de un artículo ha despertado en mi cierta curiosidad sobre temas obvios que andan dormidos. Muchas veces vamos a Congresos o Seminarios con la esperanza de escuchar algo nuevo y diferente que nos ofrezca las respuestas oportunas a nuestras cuestiones. Y sin embargo, puede que esas palabras sean tan obvias que las hayamos pasado de largo sin darnos cuenta de que son la fórmula adecuada.

Eso es lo que ocurre con la improvisación y la estrategia. ¿Estrategia? Sí, estrategia. Para los que siguen convencidos una y otra vez de que la llevan a cabo cuando, casi (o no tan casi) de manera inconsciente siguen desarrollando planes improvisados con el falso de nombre de estrategia y cuyas consecuencias son nefastas. En la toma de decisión, estrategia si el objetivo que queremos conseguir está cerca del éxito. Y a largo plazo es mejor. Las medidas cortoplacistas en este momentos nos conducen al fracaso. ¿Tú quieres fracasar?

Antoni Garrell, en su artículo, habla de algo que también hemos olvidado aunque lo veamos escrito en cientos de ocasiones y lo oigamos en boca de decenas de políticos.

  • (i)  “Afrontar los retos”: debemos preguntarnos si lo estamos haciendo o en realidad nos escondemos detrás de las improvisaciones.
  • (ii) “Seguir creciendo”: España crece tan lento que tenemos la percepción de que está muriendo. Eso es lo que piensan de nuestro país fuera y lo que piensan el 20% de las personas desempleadas. Fruto de esto no es otra cosa que incertidumbre. Y la incertidumbre no es lo mismo que “seguir creciendo”.
  • (iii) “Superar dificultades”: seguir creciendo va acompañado de esa superación de dificultades. Nunca superaremos las dificultades si no comprendemos que las tenemos y si no las aceptamos como tal. Y para superarlas, debemos estar preparados. ¿Lo estamos? Puede parecer obvia la respuesta positiva. Pero, una vez más, la obviamos…

Como bien dice Garrell, “hacerlo es ganar la conquista del futuro”.

8