Se llamaba Alfredo… en Barcelona

Presentación Se llamaba Alfredo... en Barcelona

Presentación Se llamaba Alfredo… en Barcelona

EL día empezó con lluvia, con mucha lluvia, la que quizás ya se arrastraba desde el fin de semana. El lunes transcurría con un tímido sol que no se dejaba ver, gris como cabía esperar mientras el agua seguía golpeando el asfalto barcelonés con saña. A las 19,30 h. empezaba la presentación de la segunda edición de este libro en la librería Alibri, con dos maestros geniales, el consultor político Pau Canaleta y con el co fundador del Cercle per al Coneixement y Director General de FUNDIT, Antoni Garrell. Llegaron puntuales, como los editores de LAERTES, Eduardo y Jacob Suárez. Me dio mucha alegría saludarlos, y saludar a aquellos con los que podría estar hablando durante horas y horas de política, en los encuentros de Beers&Politics con mi compañero Xavier Peytibi, siempre con la esperanza de arreglar un poquito el mundo, con la esperanza siempre de que nuestros análisis sean menos utópicos que ayer.

BONA tarda… Pau Canaleta habló del libro, en mayúsculas, hizo un resumen de su composición y de su escritura y comparto con él, cómo no,  que era un libro necesario, como necesario es escribir más sobre comunicación política en España y sobre la profesión que rodea el entorno de las campañas electorales. Hizo una exposición brillante, repasando la campaña de ese 2011 que parece tan lejana pero tan cercana a la vez… Al escuchar a Antoni Garrell, supieron al instante por qué un ingeniero como él estaba en una presentación como esta. Una persona analítica, que compartió más inquietudes que respuestas tras leer el libro. Porque destacó aquello que el libro en silencio subraya, como pasando desapercibido, pero que, con detenimiento, esos susurros se convierten en mucho más que indirectas con intenciones. Intenciones a la reflexión siempre… Y reflexionamos, todos, y con el público. Un público valiente en una tarde como esta.

SÓLO me queda darles, una vez más, las gracias. A Pau y a Antoni, por esta presentación catalana, meditada, reflexionada, profesionalizada y valiente. Una no puede ser otra cosa más que feliz al lado de dos grandes sabios. Al lado de ambos, sólo se puede hacer una cosa: aprender. Gracias también a todo un equipo que tiene adoptada a esta manchega en esta gran ciudad. Gracias Antoni, Belén, Cristina, Xavier, Estrella, Ricard, Javier, David, Chus… por adoptarme en esta casa que es vuestra casa. Gracias a mis editores, que compartieron conmigo en vivo en directo el sentimiento que provoca escribir un libro como este y en un momento como este. Gracias a los amigos y los desconocidos que se harán amigos también, por sus preguntas, que siempre resultan fuente de inspiración.

COMO veis… la lluvia no pudo con nosotros. Y como no podía ser de otra manera en esta ciudad, la buena conversación se acompañó, ya en la cena, con un buen vino catalán.