Se llamaba Alfredo… en Pamplona

 

Fotografía de José Carlos Cordovilla. Charla en Pamplona sobre la campaña electoral del 2011, Se llamaba Alfredo... Las claves de una derrota electoral inevitable...

 

LA tarde del pasado viernes, 22 de noviembre, fue una tarde estupenda donde pude reconstruir con los alumnos del Máster de Comunicación Política y Corporativa (MCPC) de la Universidad de Navarra la derrota electoral inevitable, la peor derrota electoral de la historia socialista, desde el pedestal de la comunicación política. La tarea no era nada fácil. Pero paso a paso fuimos desgranando la estrategia, las claves del contexto político y social que llevaron al PSOE a diseñar una campaña como la que se diseñó y que llevaron a emitir a Alfredo Pérez Rubalcaba un discurso como el que emitió el pasado 9 de julio de 2011. A pesar, como preguntaban ellos, de no haber una mínima esperanza de ganar las elecciones. Sus inquietudes eran enormes. Y subrayo que de las inquietudes, de las reflexiones y de las preguntas se extrae el mayor aprendizaje posible.

A medida que íbamos avanzando en los elementos de esa campaña de principio a fin, y que cuento de manera exhaustiva en este libro, se iban abriendo los debates… Debates que podríamos haber continuado tranquilamente sin minutero en el reloj. Entre ellos, sobre los porcentajes que salen en los titulares de los medios de comunicación inmediatamente el día después del debate electoral y por qué considero que esos porcentajes no son la esencia imprescindible que marque el ritmo de la noticia porque… ¿qué es noticia? ¿qué es los más responsable como medio de comunicación tras un debate electoral? ¿qué es lo que esperan los ciudadanos de esa noche? Otro tema que se abrió fue acerca del lema de campaña “Pelea por lo que quieres” y la campaña de publicidad que echó por tierra Elena Valenciano con aquel “Hagamos que suceda” porque, según ella, pelear por lo que querían era lo que estaban haciendo cada día en aquella campaña electoral. Un mensaje negativo decían los compañeros del Máster… ¿necesario? También se intentó responder al por qué es más conveniente, quizás, que en los perfiles de los candidatos que se especifiquen las personas que llevan dicho perfil en el caso de que el candidato no lo gestione únicamente… En esta campaña electoral, sobre todo, cuando ni Mariano Rajoy ni Alfredo Pérez Rubalcaba tenían posicionamiento en la red ni credibilidad en ella para afrontar tamaña campaña. Un tema más surgió a raíz del porcentaje de engagement en Facebook y sobre la relación entre el número de seguidores frente al número de seguidores a los que le interesa lo que se publica. En este sentido, les traslado este artículo del momento y además les recomiendo que sigan a Mari Luz Congosto y a David Álvarez.

MUCHAS fueron las inquietudes, muchos los comentarios y muchas las cuestiones que se abrieron en relación a esa campaña electoral heroica, como dijo Teodoro León Gross en la presentación de Málaga, donde el objetivo nunca estuvo en cambiar ningún voto, ni en mover a los indecisos, sino sencilla y llanamente a conectar con su propia militancia y con su propio electorado, el que sí votó en el 2008 y el que decidió muchos meses antes de las elecciones de 2011 que no iría a votarles aunque no supieran a quiénes fueran a votar. Más 4 de millones de votos se centrifugaron en esas elecciones. Y mucha ilusión me hizo contarles todo esto a alumnos y compañeros que estaban sentados donde un día yo lo estuve no hace mucho. Y se lo estaba contando a aquellos que también, no dentro de mucho, diseñarán campañas electorales, a quienes, desde mi humildad, tendrán que aprender más de las derrotas que de las victorias. Imaginaos el reto…

Enlaces relacionados con la charla-coloquio

 

*Fotografía de José Carlos Cordovilla. Charla en Pamplona sobre la campaña electoral del 2011, Se llamaba Alfredo… Las claves de una derrota electoral inevitable…