Se llamaba Alfredo… en Málaga

Fotografía de  Yhasmina García, Diario Sur.

Fotografía de Yhasmina García, Diario Sur.

“Manchega errante con ole”. Así empieza la descripción de mi biografía en Twitter. Y es que es imposible alejarse de las raíces familiares que la unen a una con Andalucía. Por ello no podía dejar de ir a presentar el libro a una tierra que adoro, la malagueña, y a la que me escapo siempre que el tiempo lo permite para andar por las playas de San Luis de Sabinillas, rozar, una vez más, esas piedras que adormecen los sentidos, y esas sus agua cuyo frío penetra en el interior de una misma sin dar tiempo a la reacción para impedirlo.

SIEMPRE es un placer disfrutar del sol malagueño, de sus vinos y de las sonrisas de sus gentes. Y allá que me fui para hablar de “Se llamaba Alfredo…”. Tuve una cálida y fabulosa acogida. Y aquí tengo que dar las gracias a Fernando Arcas y a Mavi Navarro por adoptarme en su casa, el Ateneo, para hablar de este libro. Fue algo familiar, cercano, por y para la gente, continuando con la filosofía de este libro.  Y se consiguió. Tanto es así que se alargó el debate hasta bien tarde superando con creces la audiencia del fútbol malagueño que se disputaba a la misma hora que esta presentación.

EN esta ocasión me acompañaron dos grandes personas del mundo de la información política y de la comunicación política. Teodoro León Gross y Francis Paniagua. Teo estuvo más que acertado en su explicación y en sus citas, dando por sentado algunas y muchas claves del transcurso de la profesión periodística en campaña electoral. Citó, se acercó y enamoró. Mientras que Francis nos dio una lección de liderazgo político aproximándonos a un debate que aunque parezca que está empezado, puede que la intención política sea evadirlo.

SENCILLAMENTE genial un acto en el que estuve muy apoyada también por Charo Moreno y, como no, por alguien considerado como un grandísimo profesional del mundo de los eventos en esta ciudad: Antonio J. Guzmán. A él le debo mucho y todo para que este día saliese mucho mejor de lo esperado. Lo llevo diciendo ya mucho tiempo pero, insisto: la idea pueda que nazca de una sola, pero nada se conseguiría sin el apoyo de tantas y tan buenas personas. GRACIAS.