Your address will show here +12 34 56 78

Publicado en BEZ el 11 de Abril de 2016

Sólo hacen falta unas cuantas búsquedas y unas cuantas lecturas para descubrir que la letra “K” es la undécima letra del alfabeto español y latino, y tiene su origen en la letra “kappa” del alfabeto griego, tomada de la “kap”, letra undécima del alfabeto fenicio que tiene la forma de una mano abierta. Y su valor fonético, que representa el sonido por el cual la mencionamos, tiene también que ver con es mano abierta puesto que “mano”, en el idioma de los semitas, comenzaba con este sonido.

Sólo hace falta un seguimiento cercano para descubrir que el origen de Keiko Fujimori poco tiene que ver con el español o con los fenicios, pero mucho que ver con Perú y con Japón. Su padre, Alberto Fujimori, con doble nacionalidad -peruana y japonesa- y quien fuera presidente de la República de Perú, cumple una pena de 25 años por corrupción y violación de derechos. Este año, Keiko Fujimori se presentaba a las elecciones presidenciales de Perú por segunda vez, habiendo perdido en 2011, pero con la experiencia de haber sido a los 19 años la Primera Dama del país tras el divorcio de sus padres.

Sólo es preciso esperar al recuento para conocer que Keiko Fujimori gana las elecciones en Perú del 10 de abril con un porcentaje mayor al que le daban las últimas encuestas (39,2% con el 85% escrutado), pero sin el 50% suficiente como para ganar en primera vuelta. Las formas, como diría el consultor Antoni Gutiérrez-Rubí, son fondo. Y la ejecución real de lo simbólico, de “esa mano abierta” en que se transforma la “K” de Keiko, le ha dado la victoria después de años de trabajo. Ojo, no meses ni semanas, años. Un eslogan como #JuntosHaciaelFuturo sólo funcionaría si se es consciente de que dando la mano a todos se puede conseguir el apoyo suficiente como para construir un futuro común para todos, aún sabiendo que el fujimorismo tiende a la derecha, pero también al pragmatismo en función de lo que se trate. ¿Ir hacia una cosa u otra en función de la conveniencia? Quizás. Sí.

Sólo es necesario conocer al candidato presidencial, Pedro Pablo Kuczynski (PPK), que ha quedado en segundo puesto, para saber que su “K” no ha tenido la fuerza de la “K” de Keiko, ni a nivel propuestas (aunque no convenzan las de Keiko), ni a nivel de estrategia. A pesar de que Pedro Pablo Kuczynski, candidato de la derecha, economista y ex ministro, ha obtenido un mayor porcentaje también al que barajaban las encuestas (22,1%), lo cierto es que la diferencia con Keiko Fujimori es grande. Ahora bien, “la otra encuesta”, la de las búsquedas en Google y la del interés ciudadano por la cantidad de búsquedas ejecutadas en Perú en este buscador, le dan la ventaja a PPK a lo largo del día de las elecciones.

Captura de pantalla 2016-04-11 a las 10.00.17

Sólo la intuición y el deseo llevaría a pensar que Verónika Mendoza conseguiría la segunda posición. Pero no, la candidata del Frente Amplio, más conocida a nivel internacional por su equipo que por sus propuestas, ha quedado relegada a la tercera posición con un 18,4%, algo que ya auguraba la tendencia. La visibilidad del factor extraordinario, como la campaña de la prostituta Ángela Villón, sin duda ha impulsado su candidatura, pero sin conseguir el éxito esperado de esa izquierda que quiere avanzar más por los ideales, y por la sed de justicia, que por los símbolos. “Gracias por demostrar que sí se puede” es la frase que ha citado la candidata presidencialista de izquierdas, un “sí se puede” familiar para miles de españoles, también, que deja entrever una ola internacional de cambio de tendencia única.

Sólo lo real supera la ficción. Aunque a veces lo real nos parezca ficción. El ecosistema Latinoamericano parece que está dando un giro de rumbo que nada tiene que ver con culpar los errores del pasado, sino con caminar hacia una nueva tendencia útil, hacia un nuevo rumbo, dependiendo de quién sea el candidato y de si será capaz de adaptarse a las nuevas exigencias generacionales y etarias, y teniendo en cuenta en qué se ha fallado en un pasado. La derecha de Latinoamérica no se reinventó en Argentina, pero sí se analizó el nuevo concepto de campaña electoral ilusionista, pagando el precio momentáneo del éxito, y el coste electoral de los errores de Gobierno. En este sentido, Keiko es diferente, veremos si la segunda vuelta se adapta a las exigencias. Y veremos si habrá efecto dominó en la región Latinoamericana.

Sólo lo evidente supera a lo que no lo es: el precio del petróleo, los errores cometidos fruto del fracaso de algunos gobiernos y las exigencias de una generación cada vez más formada en Latinoamérica, y por ello cada vez más crítica, palpitan en las urnas con vida por mucho que los políticos de Latinoamérica no lo quieran ver, en cada elección. La batalla no está entre derecha o izquierda, al menos ahora. La batalla que se fragua es la del castigo.

Sólo lo obvio certifica los resultados. La “K” de Keiko ganó independientemente de la postpolítica. La “K”, estéticamente japonesa, ganó a la “K” de PPK, estéticamente conceptual. Aunque incoherente, por la herencia de la candidata presidencial del Frente Popular, una mano abierta hacia el diálogo y el consenso acompañada de una sonrisa eterna, como la de Keiko, tendrá siempre mayor aceptación. Una mano abierta tendrá mejor acogida, independientemente de la ideología, pero dependientemente de las propuestas, cuando existe otra “K” carente de ilusión.

 

Artículo relacionado
0

Publicado en BEZ el 26 de Enero de 2016

Creer que se puede alcanzar lo inalcanzable es empezar a romper barreras que se tejen con prejuicios, palabras que te venden sin valor alguno, prohibiciones en el marco de un querer ser y no poder porque te lo impida el vanidoso cuento de lo monetario frente a los sueños que se tiñen imborrables en los corazones de muchas personas. Creer que se puede es el primer paso para convencerse de que será posible. Pero… no todos los pasos suenan de la misma manera bajo el piso. Podemos escuchar tacones en la acera con ritmo, sin gracia y con prisa, zapatillas que cuelgan de un banco y rozan la arena, chanclas en el devenir de un barrio caluroso o la suela de tus pies desnudos trepando las rocas del Pacífico. Y, cada uno de esos pasos, marca la señal de una diferencia y posibilidad económica.

Se celebró el pasado año en octubre la Reunión anual del Grupo Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional en Lima, Perú. Y, en esos días, pudimos leer muchos titulares y hacer muchas lecturas de una situación que arrecia evidente. La recesión en Venezuela, el retroceso en Argentina, la caída de la economía en Brasil y la desaceleración en China riegan de incertidumbre el panorama internacional. Y a esto se suma, por ejemplo, una mayor preocupación en Brasil por tres factores principalmente: la incertidumbre política, la falta de confianza de los inversores y el deterioro político que sufre la actual presidenta, Dilma Rousseff. Además, en medio de esta tormenta, hay que añadir el grito que emite una parte de la sociedad en las redes sociales en Brasil. Grupos que nacen en pos de participar para influir. 2016 se presenta con más dudas que certezas.

Sin embargo, los tecnicismos macroeconómicos sobran cuando el foco lo ponen las personas, cuando sobra cualquier reunión que el común de las personas no sienta o perciba en sus vidas, en sus bolsillos, en sus día a día. Los datos y los números dejan de tener sentido y mueren cuando falta un plato de comida en alguna casa de cualquier país del mundo. No se confundan. El enemigo de Latinoamérica no es el precio petróleo. El gran enemigo de los países latinoamericanos –e incluyo a África en este punto- es la pobreza y la desigualdad. Porque si bien es cierto que la clase media ha aumentado, ahora está en riesgo, y los límites de la desigualdad se profundizan. Hay una fina línea entre la pobreza y la miseria. Y la miseria, sigue siendo, la gran tarea pendiente de los países en desarrollo. Aunque muchos países están apostando por políticas que impulsen la igualdad como principio, y la justicia social como motor, se necesita tiempo, mucho tiempo. Y que la cordura y la inteligencia pesen más que la ideología. Es necesario no cometer el error de imponer estrategias de reacción cuando ya es demasiado tarde… Prepararse no es una opción: es la decisión.

Las crisis de barro, paja y miseria, las de casas sin ventanas construidas bajo el lodo, las de puentes de madera a los lados de los ríos que unen comunidades indígenas y que son, al final, lo que todo lo aguantan, las de familias vendiendo fruta en las medianas de las calles más seguras de las ciudades mientras dejan aparcados a sus hijos de un año a un metro del hilo que forman los coches cuando pasan, las de niños de cuatro y cinco años limpiando botas a señores a los que les sobra el nombre y les falta decencia… Esas crisis, que solo es una, y es la nuestra, la de todos, vivamos donde vivamos, son las crisis que hay que afrontar.

En España y en Europa llevamos lidiando con una crisis casi 10 años. Una crisis injusta provocada por los intereses de unos pocos y alimentada por el egoísmo de quienes no sospechábamos que existían y, por consiguiente, de lo que hacían. Una crisis hija de los errores, más que de los aciertos. Una crisis bancaria a golpe de ladrillo que ha expulsado la dignidad de toda una sociedad. Una crisis que siguen peleando nuestros abuelos y nuestros padres, quiénes ya lo hicieran antaño para que nosotros, sus hijos, gozáramos de derechos y calidad de vida. Y que se ha llevado por delante la credibilidad, la confianza, los principios y los valores de lo bello y de lo humano. Los miles de kilómetros de distancia que separan los países en desarrollo de los países desarrollados subrayan los límites de la pobreza y la miseria.

¿De verdad no somos capaces de salir? ¿De verdad no somos capaces de ayudar a quiénes se quedan sin sus casas, pierden sus trabajos y no tienen qué darles de comer a sus hijos? ¿De verdad no somos capaces de mirar más allá de los intereses individuales para empezar a mirar por los intereses colectivos? ¿De verdad no somos capaces de ver la realidad de otras crisis que banalizan hasta la categoría de chiste la nuestra propia? ¿En qué momento, incluso, dejamos que nuestra propia libertad estuviese en crisis? Creer que se puede es el primer paso para convencerse de que será posible. Pero hay que querer para que esos pasos suenen al mismo ritmo, con la misma fuerza y circulen por el mismo camino. La solidaridad no es una opción, y tampoco es una decisión: se trata de humanidad. Nada es inalcanzable para el que sueña. Y querer es el primer paso que lo hará posible. En nuestro mundo faltan palabras llenas de ideas, y sobran ideas vacías de palabras.

0

Publicado en BEZ el 24 de Noviembre de 2015

La derecha latinoamericana se reinventa en Argentina

Mauricio Macri será el nuevo presidente de Argentina. Aunque con un resultado ajustado, se ha puesto por encima del peronista Daniel Scioli. Se convirtió en favorito el pasado 25 de octubre en primera vuelta, y mantuvo esa posición hasta el 22 de noviembre, una fecha histórica para Argentina después de 12 años de Kirchnerismo. El cambio en Argentina empieza por “Cambiemos” con la percepción de una nueva derecha en el país.

¿La reinvención de la derecha latinoamericana?

Probablemente, buena parte de la reinvención de la derecha latinoamericana se basa en un trabajo de lectura de percepciones sociales, más que en un giro ideológico. Y la política y la comunicación política acaban demostrando que, según interpretaciones, pueden apostar por estrategias inspiradas en la teoría conocida como pospolítica. Un ejemplo lo encontramos en Ecuador, en la Alcaldía de Quito, cuando Mauricio Rodas candidato de centro-derecha por el Movimiento SUMA logra hacerse con la Alcaldía en las elecciones de mayo de 2014. El éxito de la aplicación de la pospolítica en campaña radicó en presentar a un candidato de “marca blanca”, débil y sin ambición de poder. Se potenció la sencillez como valor, lo mostraron como la esperanza colectiva y no emitió argumentos para el enfrentamiento: sólo propuestas para una sociedad que sólo esperaba oír aquello que puede afectar a sus intereses individuales. Esta estrategia es la que también ha usado el argentino Mauricio Macri, empleando al mismo asesor que Rodas para llevarla a cabo, al ecuatoriano Jaime Durán Barba.

Pero… ¿qué es esto de la pospolítica?

El concepto de pospolítica no es nuevo, y tampoco es una invención de la consultoría política de los dos últimos años. Hoy se habla del término en buena parte por el filósofo y psicoanalista esloveno, Slavoj Zizek. El articula la “post-política” en algunos de sus ensayos, como en “En defensa de la intolerancia”, o en “Sobre la violencia. Seis reflexiones marginales”. “Hoy en día, sin embargo, asistimos a una nueva forma de negación de lo político: la postmoderna post-política que no ya sólo “reprime” lo político, intentando contenerlo y pacificar la “reemergencia de lo reprimido”, sino que, con mayor eficacia, lo “excluye”, alude Zizek en “En defensa de la intolerancia”. Y sigue: “En la postpolítica el conflicto entre las visiones ideológicas globales, encamadas por los distintos partidos que compiten por el poder, queda sustituido por la colaboración entre los tecnócratas ilustrados (economistas, expertos en opinión pública…) y los liberales multiculturalistas: mediante la negociación de los intereses se alcanza un acuerdo que adquiere la forma del consenso más o menos universal”.

Para la pospolítica, todo es posible. Lo antipolítico, como escribió Iván de la Nuez –inspirado también en el filósofo francés Jean-François Lyotard– tras las elecciones en Italia, intenta recuperar el debate ideológico, pero sospecha de su representación en los escaños parlamentarios, las cámaras senatoriales o la partitocracia. La pospolítica busca la reducción de las ideologías para construir un modelo hedonista, basado en conseguir el placer del otro, el del votante, reconocido como aquél que persigue un interés personal y cuyo ideal es que su vida sea mejor. Ahora bien, cuando el objetivo es la negación de las luchas y de las luchas ideológicas, se duda del principio mismo de la pospolítica, pues toda contienda se da por un objetivo concreto, aunque sea para alcanzarlo con el convencimiento de la capacidad de influir.

De la pospolítica a la biopolítica

Cuando ya no existe poder, cuando ya no hay derecha ni izquierda ni ideología en el imaginario político, se da paso a lo natural, a la importancia de la defensa de la vida. Según Zizek, “Hoy en día la moda en política es la biopolítica pospolítica (…): ‘pospolítica’ es una política que afirma dejar atrás las viejas luchas ideológicas y además se centra en la administración y gestión de expertos, mientas que ‘biopolítica’ designa como su objeto principal la regulación de la seguridad y el bienestar de vidas humanas”. Cuando ya no hay ideología, y se margina la posibilidad de política, el pensar sólo en la vida de las personas evoca un estado fuera de conflicto. Más aún si para garantizar la eficiencia, el líder hedonista busca rodearse de un equipo experto. De ahí que se pueda entender aún mejor las palabras de Macri al conocer su victoria: “Pido a los que no nos votaron, que se sumen. Y también sus palabras el pasado 20 de noviembre: “Se acaban las banderas que nos ponen de un lado o de otro. Ahora es todos juntos, trabajando por Argentina”.

La era de la pospolítica responde a una sociedad positiva, como definiría Byung-Chul Han en La sociedad de la transparencia, donde la “transparencia es enemiga del placer”. La pospolítica conduciría a un mundo de apariencias donde la ilusión sería el eje temporal que lo sostuviera. Pero la ilusión es eso, temporal. Si la “transparencia – según Han, y añado ‘absoluta’- desmonta la esfera arcana del poder”, la pospolítica podría desmontar la esfera de lo real, llevándose en buena medida los resultados de luchas sociales por causas que son justas. Cuando la ilusión se evapore, sólo el tiempo desvelará el éxito o el fracaso de la gestión y el resultado.

0

POSTS ANTERIORESPágina 1 de 2NO HAY POSTS MÁS RECIENTES