Your address will show here +12 34 56 78

1/ La tendencia

Los resultados del CIS están más cerca de la tendencia, no de ningún resultado en sí publicado durante las últimas semanas por diferentes medios de comunicación. 

Por lo tanto, prudencia. Las encuestas pueden ser síntoma de buenas o malas noticias. Pero, en este caso, la prudencia era un valor añadido a tanto dato abultado a favor de Ciudadanos. El PP sigue estando en primera posición y ganaría las elecciones. Ciudadanos gana puntos a costa del PP. Mientras que PSOE también los gana, muy posiblemente a costa de Unidos Podemos. El gran reto del PSOE es recuperar su tejido electoral, asignatura pendiente desde 2011 (tener los 110 diputados que consiguió Alfredo Pérez Rubalcaba hoy es un sueño). No comparto que su apuesta sea dirigirse al el centro porque entonces la marca PSOE se debilitaría… más.

2/ Tensión social

Tenemos un país, en estos momentos, adormecido, paralizado, ante las crisis que se suceden en España: corrupción, Cataluña, gestión del Gobierno, crisis económica… Jordi Évole utilizó el concepto “anestesiados”. Si bien durante el 2011 la desafección política hizo que la gente saliera a la calle en forma de 15M y mareas, a posteriori, hoy escuchamos los sucesos que acontecen y no hay respuesta en acciones cívicas, pero sí críticas que pueden tener influencia, o no, depende del altavoz y del canal que utilicemos. Las redes echan humo pero no podemos contabilizar aún el valor de su influencia.

La corrupción, anteriormente, no le había pasado factura al PP. Ahora, con terceros portavoces repitiendo mensaje en medios de comunicación como consecuencia de los juicios, puede perder más del techo que se supone que el PP viene perdiendo. Esto, para Ciudadanos, es una oportunidad. Sin embargo, cabe pensar, que el voto duro de Ciudadanos poco tiene que ver con el voto tradicional fiel y tradicional del PP.

3/ Valoración de Albert y el liderazgo

Es el único que consigue una valoración por encima del resto (4,01), aunque no aprueba. Pero que el líder se mantenga (impulsado también por otros factores) es una buena noticia para Ciudadanos en un momento en el que PP y PSOE no viven su mejor momento político en relación a su liderazgo, contando también con la falta de liderazgos territoriales.

4/ La marca del partido

La marca del partido influye también en la opinión. Las marcas PP y PSOE no viven tampoco sus mejores momentos. En 2011 la marca PSOE estaba en declive, sólo Alfredo Pérez Rubalcaba podía salvar aquellas elecciones según las encuestas. En algunas ocasiones se escoge la estrategia de impulsar la marca candidato en una campaña o momento político. Albert Rivera también lo hizo. El reto es la sostenibilidad en el tiempo porque, en estos momentos, no se definiría la marca Cs sin Albert Ribera (o Inés Arrimadas, en la actualidad), lo que también, e inevitablemente, es un riesgo.

5/ Los ciclos políticos son económicos

El concepto de ciclo político responde a un periodo de tiempo político que se agota. Un ciclo político que se va terminando  y donde la oposición gana porque… toca. Toca porque el contexto social lo acompaña, toca porque el contexto político también, pero, sobre todo, toca porque el contexto económico empuja al desgaste al que gobierna, también, por sus propios errores. El adversario gana porque el otro pierde, no porque el que gane, gana. El concepto de ciclo político siempre está acompañado del ciclo económico. Se llama ciclo político a la política económica que escogen los gobiernos previo a una campaña electoral. En año electoral se suelen tomar medidas económicas que permiten ganar la confianza y apoyo del mayor número de ciudadanos posible.

Y no hay que minimizar la importancia de los ciclos políticos. ¿Por qué?

-Porque el principal problema de los españoles sigue siendo el paro (40,5%), seguido de la corrupción y el fraude (15,6): problemas de índole económico que atentan contra la confianza de las personas. Cuando hay desconfianza, los políticos pierden toda atención ciudadana. Cuando no hay atención por parte de la ciudadanía se pierde su apoyo.

-¿Y el relación a los problemas personales? Pregunta el CIS, repito, problemas personales: Paro, 25,3% – Problemas de índole económico, 11,9% – Las pensiones, 6,6%. Como vemos, los problemas personales de la gente tienen que ver con la economía. 

El discurso que conecte, tendrá mayor aceptación.

Y nada es casual. Aunque algunas cosas pueden ser erróneas. 

*CIS. Barómetro de enero 2018

 

 

0

Nacidos para la Tecnocreatividad es el título del número 8 del volumen IV del Monográfico II de Communication Papers. Esta es una revista de investigación científica cuya iniciativa es del grupo ARPA, de la Universidad de Girona. Este Monográfico recién ha sido publicado, y ha contado con la organización, colaboración y presentación de Antoni Gutiérrez-Rubí, y con el editorial de Carmen Echazarreta Soler. En su elaboración, he tenido el placer de participar con  Carlos González Tardon, José Alberto Gómez Isassi, Abel Monfort, Ana Sebastián, Belén López, Bárbara Yuste, Carlos MorenoIgnasi AlcaldeSara Berbel, Mónica Quintana, y David Álvarez.

Mi participación ha tenido lugar con la reseña del libro La sociedad de la transparencia, de Byung-Chul Han, que he titulado “Rompiendo con los esquemas de la transparencia”. ¿Por qué? Para hacer pensar más allá de los límites de la transparencia que se demandan en la actualidad sin pensar en los límites de la privacidad o hasta dónde podemos llegar con nuestras exigencias como ciudadanos. 

Como expongo en la conclusión, Hang consigue su objetivo. No escribe lo que el lector quiere leer, sino lo que realmente cree que debe escribir para alterar el concepto de transparencia que conocemos. Tener información de los demás, y por tanto el control sobre los demás, no nos garantiza la verdad, tampoco el poder. “La sociedad de la transparencia no sólo carece de verdad, sino también de apariencia. Ni la verdad ni la apariencia son tan aparentes. (…) Un argumento de información y comunicación no esclarece por sí solo el mundo”. Y continúa Hang: “La transparencia y el poder se soportan mal. Al poder le gusta encubrirse en secretos. (…) Donde domina la transparencia no se da ningún espacio para la confianza”. ¿Hasta dónde los secretos en política pueden ser ocultos? El autor altera los esquemas estratégicos de comunicación, desde la imagen hasta la concepción de la información para la transparencia. En el caso de las mujeres en política, aún resulta más grave. Puede que la solución, en esta sociedad de la desconfianza, no pase sólo por la transparencia, sino por estrategias de comunicación que proyecten valores y humanicen los rostros del poder enfocados hacia la construcción de confianza. La transparencia, en este libro, no resulta un fin en sí mismo. Tampoco el cómo se ha elevado exponencialmente a ésta hasta convertirla en una mera expositora de la apariencia –irreal- que todos quieren controlar. Repensar la transparencia en comunicación y en comunicación política para diseñar estrategias enfocadas hacia la libertad sin control, hacia la confianza para la influencia y la movilización. Esa es la gran lección que se extrae de la obra, se esté de acuerdo o no con ella.

Espero que aquellos puntos de reflexión que pongo en duda despierte la curiosidad de los lectores. Lo comparto con todo el cariño con el fin siempre de crear más y mejor debate. 

DESCARGAR Reseña completa

MONOGRÁFICO Completo

 

0

Diario de campaña. Día 12: El cara a cara

Publicado en BEZ el 15 de Diciembre de 2015

Manuel Campo Vidal asegura que un debate es una cuestión de confianza, una cadena de confianza basada en la seguridad de los candidatos en sí mismos, confianza del entorno en el candidato, confianza del equipo en su propio candidato, confianza de ambos partidos en la institución que lo organice, de los candidatos en el moderador y en el realizador –sobra decir que un mal plano puede matar a un candidato-. Y “si falla un eslabón, no se produce el debate”, dice Campo Vidal. A punto ha estado.

Son tantas ocasiones las que lleva Mariano Rajoy acercándose al ridículo que una más podría resultar insoportable. Y podemos llegar a intuir que es su propio entorno el que lo empuja a no estar y a no salir. “Hasta donde sabemos, le pidió a Rajoy, por no decir le prohibió, que no lo hiciera en el 2004”. Quien se lo pidió fue José María Aznar. Y Rajoy sabe que se equivocó al hacerle caso. Sigan viendo hoy su autoridad.

Cuestión de confianza pero… ¿y qué pasa con la confianza de los ciudadanos en esos candidatos? Lo que hemos presenciado los españoles mucho tiene de esperpento y poco tiene de cara a cara. Al ver al presidente Rajoy en pantalla nos seguimos preguntando quién es ese señor presidente del Gobierno.

“Ruin, mezquino y miserable” le ha dicho Rajoy a Pedro Sánchez al mencionarle la corruptela en el PP, cuando la evidencia de la corrupción en el Partido Popular es insultante.Rajoy también ha dejado en evidencia la corruptela de los ERE, pero resulta conmovedor que un presidente del Gobierno se defienda con insultos de ese calibre, como un callejero de barrio sin armas. Y, en medio del espectáculo, corona a Sánchez, quizás sin saberlo, sin notarlo, sin presenciarlo: “Usted es joven. Usted va perder estas elecciones. No pasa nada, el señor González, el señor Aznar y yo las perdimos”.

Pedro Sánchez se jugaba más en este debate. Necesitaba marcar la diferencia frente a un Gobierno que ha gobernado para sí mismo y para sus votantes durante los cuatro años de legislatura que han resultado una eternidad. ¿O ya nadie se acuerda de que cada viernes con Rajoy era “viernes de Dolores”? Obvio que el PP no ha gobernado para el resto de españoles, porque el voto del resto de españoles no los necesita para gobernar.

Podemos suponer que Pedro Sánchez lo tenía fácil. Igual hubiese sido más sencillo graduar las dosis de ataque por dosis de evidencia de inutilidad. Tenemos un presidente torpe, lento, tan prudente que resulta inactivo, inmóvil, simple, triste,… Posee el arte de la gracia que humilla. Han sido tantos los errores que ha cometido Rajoy en público que sólo hacía falta acorralarle para que su torpeza dejara en evidencia la debilidad de un gobierno en una etapa clave de una España frágil, donde sólo les salen los números a los miembros del Gobierno mientras el resto de españoles tienen que pagar la letra pequeña de sus decisiones. También la pagamos en la etapa anterior, que no quepa duda, sólo que ahora la deuda es mayor y la cuota más grande. El voto útil siempre será más fuerte que un presidente inútil.

Ha faltado inteligencia y ha sobrado soberbia. También ha faltado seguridad por ambas partes. Equivocarse, en este punto de campaña, no era una opción. Y deberíamos haber presenciado un cara a cara sin espectáculo, lejos del esperpento y más allá del ridículo. Ya algo se podía intuir en las formas después de hacerse pública la campaña en redes del Partido Popular donde seguidores del propio partido instaban a sabotear el perfil de Pedro Sánchez en Twitter. El futuro de los debates electorales aún no lo conocemos. No ha sido más de lo mismo pero ha sido más del pasado que ya se quiere olvidar.

Al igual que el futuro de las campañas electorales no pasa por copiar ideas de países diferentes sin estudiar el contexto, el futuro de los debates electorales no pasa por palabras vacías carentes de sentimiento en un combate frontal sin nada que destacar. ¿Qué tipo de campaña electoral se va a realizar si no hay una gran historia que contar? La historia de Pedro es un reto. La de Mariano la venta de unos datos poco fiables.

“Si falla un eslabón, no se produce el debate”, decía Campo Vidal aludiendo a la cadena de confianza. Y el eslabón más importante que falla es la confianza de los ciudadanos en estas elecciones. ¿El final? Nada de sentimiento y ninguna palabra memorable que recordar y en la que confiar.

DIARIO DE CAMPAÑA

0

POSTS ANTERIORESPágina 1 de 3NO HAY POSTS MÁS RECIENTES