Your address will show here +12 34 56 78

 

Puede ser correcto que cuando nos ponemos una máscara revelamos nuestra verdadera identidad, cuando decimos la verdad. Nos presentamos a nuestro interlocutor, que no nos ve, pero nos oye: no puede visualizar ni analizar los gestos de nuestro rostro, pero es capaz de oírnos. Y oye palabras llenas de sentido y coherencia.

Un discurso que también está en la Red, porque esa pantalla que tenemos delante del ordenador, también es una máscara. Y frente a nosotros, escrito, podemos encontrar un discurso que sale de lo más profundo de nuestro corazón, sentido, esculpido por las sensaciones y emociones de uno mismo. Palabras que no son más que una colección de golpes con el dedo sobre el teclado de nuestro ordenador. No son más que palabras esbozadas con las yemas de los dedos obedeciendo la señal más pura, si cabe, de nuestro sentir.

Verdadero o no, ese también es un discurso. La comunicación de este siglo da paso a nuevas formas y a nuevos interlocutores en el campo de la política. El atril se mudó de sitio, no está en las alturas por mucho que los políticos quieran sostenerlo anclado al suelo. Internet ofrece mucho más. Y la sociedad de hoy emite discursos que son escuchados por muchos ciudadanos de diversos países. Discursos que también deberían escuchar nuestros políticos porque en ellos están los mensajes clave de sus necesidades, de sus preocupaciones y de su llanto.

Porque, hasta el llanto, también podemos leerlo, escucharlo y verlo en la Red gracias al lenguaje, ya sea texto o vídeo. El llanto también forma parte del discurso. La sociedad habla. Ella es la que protagoniza el verdadero discurso del cambio. Y es la que es capaz de movilizarse y actuar. El motor que lo hace posible es su compromiso.

 

El cambio social

Manuel Castells, en su libro ‘Redes de indignación y esperanza’, dice:

“A lo largo de la historia, los movimientos sociales han sido, y siguen siendo, las palancas del cambio social. Normalmente surgen de una crisis en las condiciones de vida que hace que a la mayoría de la gente le resulte insoportable el día a día. Les mueve una profunda desconfianza en las instituciones políticas que gestionan la sociedad”

Es la sociedad la que, a través de internet y del manejo de las nuevas tecnologías de la información, está desarrollando una nueva estructura de movilización. Con su discurso, consiguen conectar y consiguen hacer ver al resto que hay que actuar. Estamos siendo testigos de discursos que tienen impactos inmediatos y que no sólo tienen un formato online. Algo que, a día de hoy, no consigue el discurso político.

Las palabras de la Red se trasladan a la calle, a los colegios y a las universidades, a los centros de investigación, a los hospitales, a las puertas de los bancos… La desafección política crece, la desconfianza aumenta y la credibilidad en el sistema se desvanece.

 

El mensaje claro del discurso

Las palabras del discurso del cambio tienen otro lenguaje, otro formato, una estructura diferente, combina varios géneros y las trasladan varios portavoces. También tiene muchos colores y diversos ritmos. Y también, desgraciadamente, tiene muertos, como los de Grecia, y también como los de España.

En nuestro país, el discurso de la educación se viste de verde, habla de apostar por la educación pública y de calidad. De la Red salta a la calle abrazando escuelas o dando clases universitarias al aire libre y sin calefacción, con los abrigos puestos y los guantes, igual que en la universidad, porque ya no llega ni para calefacción.

Este discurso no entiende de edades ni de sexos, tan pronto hay profesores como a niños, a padres y madres, hermanos, hermanas y abuelas… Este discurso del cambio entiende de derechos. Y el mensaje es claro: no a la privatización de la enseñanza.

Al discurso de la sanidad en España se ha apuntado Aretha Franklin, nada más y nada menos, y no sólo canta: también baila y se impone hasta al mismísimo Ignacio González. El colectivo sanitario que emite este discurso se hace llamar en Twitter #mareablanca o #huelgablanca porque así visten, así bailan y así cantan en huelga indefinida. Además, en este discurso repetido durante días, impera un nuevo elemento que parece escapárseles a los políticos: la negociación. Este también es un discurso del cambio que entiende de derechos. Y el mensaje es claro: no a la privatización de la sanidad.

Las movilizaciones sociales y las huelgas generales también saltan de la Red a la calle. Tampoco se diferencia por edades o sexo porque si nos introducimos dentro de la masa social en el momento oportuno y a la hora clave podemos encontrar a familias enteras, desde el abuelo hasta el último nieto. Lo único diferente de este discurso es el título. Podemos hablar del15M25S14N

Su significado es claro: el día y el mes en que se puede escuchar por toda la sociedad española. Sus protagonistas cantan y bailan al mismo tiempo que van caminando por las calles principales de sus ciudades. Bromean también, se ríen de la situación y hasta se atreven a ironizar. Reivindican lo que es suyo, ni más ni menos. Denuncian a los responsables políticos y económicos causantes de esta pesadilla que es la crisis. Enuncian su situación personal y económica: parados, desahuciados, mujeres que pierden su trabajo y sus derechos, estudiantes sin un futuro claro, investigadores huérfanos…

Y critican una gestión negativa que no parece detenerse. Gritan para que se les oiga bien: lo que tenemos hoy no es el cambio que ellos querían y que se les prometió. Les engañaron, y por eso no creen. Les arruinaron, y por eso no tienen esperanzas. Les echaron de sus casas, y por eso ya no sueñan. Si el discurso del cambio es un desnudo sin máscaras apostando por una verdad única, ellos se desnudan cada día ante sus representantes. Y el mensaje es claro: no a los recortes.

 

El ‘no’ de los héroes

El escritor Javier Cercas, en la presentación de su libro ‘Las leyes de la frontera’ el 18 de diciembre en La Central de Barcelona, dijo que los protagonistas de sus novelas son héroes porque saben decir no a tiempo. Eso dijo el escritor. Y que decir ‘sí’ era de villanos.

Y en eso estuve de acuerdo porque en eso creemos muchos asesores de comunicación, en ayudar a aquellos que quieren ser héroes o heroínas. Cuando acabó el acto, me acerqué a él y mientras me dedicaba el libro le pregunté : “¿Cuándo llegará la era de los héroes políticos? La calle hierve de héroes porque mientras ellos dicen ‘no’, los políticos en el Congreso dicen ‘sí’ “. Él me respondió: “Así es. Y el único que supo decir no fue Adolfo Suárez”.

9

QUÉ difícil resulta a veces tomar algunas decisiones… Y más aún cuando crees que te encuentras fuerte, segura, capaz… Hasta a Alfredo Pérez Rubalcaba le sorprendió la dimisión de Esperanza Aguirre. Fue lo primero que dijo en la entrevista que le hicieron en TVE con el mismo formato que la de Mariano Rajoy la pasada semana.

Aguirre comunicó ayer lo que mucha gente posiblemente andaba rumoreando. Pero lo cierto es que el río sonaba sin mucha agua. Sus hechos no coincidían con lo que, hasta ayer, comunicó. Se retira de la primera línea de la política. La lideresa se marcha, este animal político que entró como ha salido, inesperadamente, deja Madrid. Después de 30 años al frente de esta profesión, su voz se entrecortaba al decir adiós. Su voz sonó más humana que otras veces metiéndose a la prensa de nuevo en el bolsillo, como ese plan de comunicación andante que es Aguirre sólo sabe hacer. Nos hablaba vestida de blanco, se acercó hasta la mesa con las gafas en la mano, y gesticulaba con un reloj con la bandera de España. Sí, era ella la que hablaba, no podría ser otra que Esperanza Aguirre.

Carlos Floriano aseguró que estaban tristes. Lo dijo en la rueda de prensa desde Génova. Pero… ¿entonces por qué sonreía mientras esperaba algunas preguntas de los periodistas? Si es un día triste, ¿por qué sonríe?

Achacan el adiós de Aguirre a su enfermedad, un cáncer presuntamente curado. Pero el adiós de Aguirre tan repentino tiene que deberse a otros motivos directamente políticos. Aguirre es la presidenta en la que siempre pensaba la gente cada vez que se hacía notar la debilidad de Rajoy en el partido. Ella lo ha conseguido casi todo, pero quizás no supo controlar sus ideas impuestas en esta Comunidad de Madrid por muchos aliados que tuviese. Era presidenta de la Comunidad pero… ¿quería más? ¿O no quería lo que quiere Rajoy? Aguirre dice adiós cuando todo está por terminar, cuando aún son muchas las explicaciones que faltan. Y es dudoso que su sucesor, Ignacio González, sepa comunicar del modo en el que Esperanza lo hacía, tantas medias tintas…

¿Hay vuelta atrás? Aguirre ya no tiene Esperanza. Esto es como cruzar el rubicón, dijo. Tomada la decisión ya no hay vuelta atrás. Ella creyó que la política es temporal y hay que saber cuándo es el momento oportuno de la retirada. Aguirre aseguró que este era el momento.

El 22 de mayo de 2011 salieron elegidas de unas elecciones dos personas: Alberto Ruíz Gallardón y Esperanza Aguirre. Hoy ninguno de los dos está al frente de su cargo. Claro es que, cuando todo no está tan claro, empezamos votando a unos para que nos acaben gobernando otros…

6

 

El trío Rajoy – Aguirre – Gallardón parece estar más enfrentado que nunca… Ayer, la Presidenta de la Comunidad de Madrid hablaba. Y hablaba… Y hablaba… “No hay montada ninguna red de espionaje”, declaró. “El que tenga pruebas que las ponga sobre la mesa, que ponga en conocimiento de los jueces y de la Fiscalía”. ¿Y si no? “Tendrán que vérselas con el Gobierno regional en los tribunales. Aguirre también ha asegurado que pone “la mano en el fuego” por su equipo…

 

Alberto Ruiz Gallardón no tanto. El alcalde da credibilidad a los hechos y demanda investigaciones… Al igual que Rajoy. El Partido Popular ya ha advertido de las responsabilidades penales y políticas que pueden acarrear en el caso de que se confirme la red de espionaje. Rajoy no habla de tribunales. No. Rajoy habla de abrir una investigación interna “para aclarar hasta sus últimos extremos lo ocurrido y adoptar medidas pertinentes”.

 

Avisos que van y que vienen de Caja Madrid. El Mundo reveló el posible espionaje de miembros de esta entidad, allegados a Miguel Blesa, Presidente de la Caja de ahorros. Recordemos que Blesa es hombre de confianza de Gallardón. Y cuando las monedas chirrían, es porque dinero hay en el monedero. El controvertido caso de Caja Madrid puede ser mucho más importante en este conflicto interno de lo que pueda parecer.

 

De momento, el periodista de El País, Francisco Mercado, responsable del destape de las informaciones sobre la red de espionaje, ha sido citado por la fiscalía del TSJM tras las denuncias que se han sucedido a lo largo de estos cinco días.

 

Y, de momento, mientras los populares siguen echando tierra sobre su tejado, en el País Vasco se sigue vigilando. Y de cerca… A las tres de la mañana los medios de información recibieron un comunicado: “Golpe policial contra la dirección de Batasuna”. Esta madrugada, en la operación del juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, se han detenido a nueve personas relacionadas a la a la izquierda abertzale.

3

POSTS ANTERIORESPágina 1 de 2NO HAY POSTS MÁS RECIENTES