Your address will show here +12 34 56 78

Londres | 1 de septiembre de 2011

LLEVO casi tres semanas viviendo en Londres. Una ciudad que desconocía en un país que desconocía. Después de observar, escuchar y no entender nada, volver a observar y empezar a entender algo, te puedes dar cuenta de algunas cosas…

  • El liderazgo femenino: una cualidad propia de este país por costumbre, historia, tradición y reinado. La mujer en este país se defiende por doquier dominando con poderío, que no con poder aunque este también proceda en más del 90% de las situaciones. Actuación en la toma de decisiones. Representación. El liderazgo femenino a lo largo de la historia es digno de estudio ya que, de este modo, podremos entender multitud de los comportamientos en el presente de las mujeres en este país. Adiós miedos. Hola oportunidad. La mujer es una más.
  • Introducción, no invasión: en este mundo globalizado con la apertura de las políticas, mercados y movimiento ciudadano somos partícipes de encontramos a personas de otros países en nuestras ciudades (incluso marchamos nosotros de la nuestra y somos nosotros los que nos encontramos con otros). Londres es un cóctel de multiculturalidad. El londinense se mezcla hoy con personas procedentes de decenas y decenas de países diferentes. Es normal escuchar por la calle el español, el japonés, el turco… Y sin embargo, hay una cultura única a la que el resto se ha integrado con un idioma oficial que todos hablan o intentan hablar, que tanto demandan las compañías y que todos deseamos aprender a la perfección o al menos rozarla. Esta cultura de momento no se ha invadido. Algo que no ha ocurrido en otras ciudades de otros países donde perdemos la noción del tiempo y la geografía.
  • España está peor de lo que los españoles nos pensamos: este concepto puedes tomarlo después de escuchar la opinión de los analistas ingleses con respecto a la situación económica de España. ¿Nuestro país el peor? “Puede después de Grecia”. ¿Después de Grecia? Esa es la percepción que se tiene desde fuera. ¿Desde dentro es la misma? Aunque sí de caos, tan dramática como nos la pintan los ingleses, no…
3

 

 

 

La Cumbre del G-20 en Londres ya ha arrancado oficialmente. No obstante, ha sido un arranque tenso. Las diferentes posturas de los líderes mundiales y de los ministros de Economías y Finanzas están marcando la agenda económica. Dos frentes abiertos son los que están protagonizando la reunión. Por un lado, el eje franco-alemán que no ve soluciones en la inyección de dinero público y, por otro lado, la tendencia de Estados Unidos y Reino Unido que ven la solución en las inversiones para evitar el hundimiento.

 

José Luis Rodríguez Zapatero, presidente de España, a petición de Gordon Brown, ha asumido su papel de mediador en esta cumbre. Tiene la tarea de fomentar las relaciones de Estados Unidos con las dos potencias europeas, Francia y Alemania. El objetivo será alcanzar un acuerdo entorno a la regulación de los mercados financieros aunque la Administración del nuevo presidente norteamericano, Barack Obama, defiende la adopción de medidas fiscales.

 

¿Cómo piensan que acabará esto?

3

Este abril ya ha comenzado. Y ha dado sus primeros pasos con una noticia de notable envergadura. Barack Obama ya ha llegado a Londres. Ha llegado su hora. Por fin el estreno en una reunión del G-20. Pero antes de la celebración, el joven presidente estadounidense no ha desaprovechado la oportunidad de charlar con el presidente ruso, Dimitri Medvédev. El intercambio de palabras entre ambos mandatarios tenía la pretensión de abrir nuevos horizontes de cooperación. En concreto, un acuerdo que asegure las limitaciones de los arsenales nucleares.

Las diferencias que han mantenido tanto Rusia como Estados Unidos hasta día de hoy es el resultado de unas malas relaciones tras la Guerra Fría. El mayor problema que causó esta guerra fue la proliferación de armamento nuclear de parte de estos dos países. Hoy, ambos están dispuestos a dialogar. Las conversaciones de estos dos líderes dieron su fruto: el acuerdo de los parámetros para trabajar en un nuevo acuerdo que sustituya al Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START), redactado en 1991 cuando aún existía la URSS. Rusia está dispuesta, antes de que termine este año, a suscribir un nuevo tratado de desarme que sustituya al START. Según  Medvédev, este es el “comienzo de un nuevo progreso en las relaciones entre Rusia y Estados Unidos”.

1

NO HAY POSTS MÁS ANTIGUOSPágina 2 de 2POSTS SIGUIENTES