De Cerca

Los Presidentes en zapatillas, de Mª Ángeles López de Celis

HE puesto alrededor de 15 marcas en este libro (quizás alguna más que se me escape) con el ánimo de no perder detalle en el relato de cada presidente contado por Mª Ángeles López de Celis, una funcionaria de carrera que ha estado entre las paredes más deseadas de aquellos que, de alguna manera, nos dedicamos también a la política.

En estas palabras descubrimos lo que cada presidente le ha suscitado y nos damos cuenta, quizás, de que a pesar de padecer el “síndrome de La Moncloa”, todos y cada uno son, ante todo, personas.

Cada palabra es importante en este libro que nos acompaña en la travesía de nuestra propia historia. Sin embargo, cada presidente ha sido diferente para nuestra sociedad como lo ha sido diferente para López de Celis… He aquí algunas citas que merecen la pena destacar…

 

Mª Ángeles López de Celis

Mª Ángeles López de Celis

Adolfo Suárez González

Cuentan que una vez el príncipe don Juan Carlos visitó Segovia y coincidió con Suárez, entonces gobernador civil de la provincia. La conversación que ambos mantuvieron derivó por tales derroteros que el príncipe llegó a interrogarle sobre su opinión respecto a lo que habría que hacer cuando se produjera la sucesión. Suárez, que lo tenía más que pensado, le entregó un papelito en el que se establecían las líneas maestras de la transición a la democracia, la devolución de la soberanía al pueblo, la elaboración de la Constitución, la amnistía y la legalización de los partidos políticos. (…) Después, cuando el Rey llamó a Suárez para comunicarle su decisión y encomendarle la Presidencia del Gobierno, en sustitución de Arias Navarro, le dijo, sacando el papelito: “es tu oportunidad”.

Leopoldo Calvo-Sotelo y Bustelo

Luis Sánchez-Merlo, que sentía por el presidente una admiración sin límites, le decía: “Leopoldo, cada vez que sonríes en campaña perdemos veinte mil votos”… Y es que Calvo-Sotelo, al que llamaban “la esfinge”, sonreía con la seriedad de Tutankamón.

Felipe González Márquez

Felipe González no seduce, hipnotiza. Es como si uno supiera de antemano que todo cuanto salga de su boca será importante y sus silencios previos crean tanta expectación como su discurso… Y sus manos, sus manos se mueven seguras, con una suave energía que emboba al que las contempla. (…)

Pero Felipe González y sus quince Gobiernos consiguieron la gran transformación que hizo grande a nuestro país. (…) La enorme proyección mundial de España en la era González está viva en las hemerotecas y aún hoy sigue latiendo en la memoria colectiva, aunque algunos se empeñen en volver al cabeza. Ya se sabe que no hay peor ciego que el que no quiere ver.

José María Aznar López

Según sus propias confesiones, el día que obtuvo la mayoría absoluta fue el día más feliz de su vida, pero tanta alegría no puede ser buena, y a partir de ahí, dejó de escuchar. En su forzado autismo, pensó que solo la suya era la verdad absoluta.

“No me arrepiento en absoluto de haber participado en la foto de las Azores, porque fue el momento histórico más importante que ha tenido España en doscientos años”. Se podría apostillar que, tal vez, el momento histórico no fue precisamente el de España…, sino el suyo.

José Luis Rodríguez Zapatero

Según dicen, el único que de verdad confiaba en sus posibilidades de victoria era él mismo, y pensaba: “Si lo de Bono, que sí que fue difícil, lo conseguí, ¿por qué no voy a ganar ahora a Rajoy?”. Estaba convencido de ello, y cuando uno cree en sí mismo y en lo que piensa, consigue transmitirlo a los demás y el mensaje traspasa dermis y epidermis y se fija en la médula espinal de quienes están expectantes y deseosos de encontrar quien les transmita el mensaje que quieren oír.