De Cerca

Comunicación Interna, cuestión de revolución, relación, confianza y eficacia

EL pasado 23 de mayo, gracias AUGAC, estuve en Sevilla en la Universidad Internacional de Andalucía compartiendo experiencias sobre comunicación interna y redes sociales con grandes profesionales. Entre ellos estuvieron Francis PaniaguaJosé Merino, Jesús Timoteo ÁlvarezEsteban MucientesJosé Álvarez MarcosBernardo GómezChitina MorenoEmi SolísSonia Chacón e Ildefonso Martínez.

Llevo once años vinculada a la Universidad de una u otra forma y cuando aparece el concepto “comunicación interna” vinculado a ella, la primera palabra que dibuja mi cabeza es REVOLUCIÓN, seguida de relación, confianza y eficacia. Demasiados, procesos, demasiadas jerarquías sin sentido práctico alguno y demasiada lentitud. Ese es el diagnóstico. La Universidad y los Centros de Investigación siguen anclados a unas prácticas que poco tienen que ver con su público: desconocen quién es su audiencia interna, no adaptan los mensajes al público (y se le pregunta escasamente por ello) y toman decisiones basadas en mandos de dirección que tocan poco el suelo. No es una crítica: es la traducción de la realidad misma. Una realidad que cuesta aceptar. Pero frente a ello, sólo hay una camino: revolucionar la Universidad apostando por un cambio cultural, nuevas relaciones transversales, nuevos liderazgos que den confianza y creyendo en la eficacia del talento de la multitud. 

Ahora bien, no todas las Universidad comunican mal a su público interno ni todas a nivel España están en la misma situación. De hecho, además de la asesoría externa, entre ellas mismas pueden generar nuevos modelos que ayuden a agilizar y mejorar su trabajo. De eso se trata la relación. Y para eso estuvieron allí en Sevilla dos días profesionales de la comunicación, para compartir experiencias que mejorasen su día a día.

Por otro lado, también es cierto que el cambio cultural empieza siempre por una actitud. De hecho, algunas personas que participaron en las jornadas me transmitían que es muy difícil por la complejidad de las estructuras de la Universidad y que siempre acaba tomando la decisión de hacer una cosa u otra aquél que tiene más “poder” pero el que menos entiende de comunicación. Y este es el problema. Además de desconocer que existen otras técnicas de comunicación, desconocen que adaptarse a los públicos conduce al éxito. Frente a los cambios y la adaptación, la primera respuesta que ofrece la Universidad es NO: no se puede hacer esto, esto no lo van a aprobar, esto no se puede hacer así…

Con un simple juego que me inspiró Imma Marín compartido en TrendSpain les hice ver que podemos llegar a acuerdos, relacionarnos sin preguntar “qué puesto tienes tú” siempre y cuando tengamos un objetivo y un reto por conseguir.

Con un simple juego de globos les hice ver que la Universidad es experta en acumular problemas en vez de acumular soluciones. De ahí que la burocracia interna haya pasado a llamarse “burrocracia”.

Y con una simple pregunta final les hice ver que la actitud de la Universidad frente a lo desconocido siempre es negativa. Si nuestro cuerpo puede pasar a través de un folio, la Universidad puede tener su propia revolución, generar nuevos liderazgos a través de las relaciones, generar confianza a su público y ser eficaces incluyendo el aprendizaje colaborativo.