PORTFOLIO
BUSCAR
SHOP
  • Your Cart Is Empty!
Your address will show here +12 34 56 78
De Cerca

Corría el año 2011, antes de las elecciones autonómicas y municipales de 2011. El liderazgo del PSOE estaba en entredicho. Y los dos nombres que se barajaban eran el de Alfredo Pérez Rubalcaba o el de Carme Chacón. Y yo me pregunté, ¿y por qué no Pedro Sánchez?

Poco después de que Ana Pastor anunciara tras la votación en el Congreso que la moción había prosperado y de que Pedro Sánchez era el nuevo presidente de España, las calles de Madrid seguían estando en el mismo lugar: una mujer de unos 80 años cojeaba con su bastón camino de su casa con la barra del pan bajo el brazo, un grupo de mecánicos sacaban un coche del taller, las madres iban a recoger a sus hijos al colegio, dos jóvenes fumaban en un banco sin remordimientos por no haber ido a clase…  Fotografías fijas de un día cualquiera. Y, sin embargo, esa es la España que hay que levantar.

Por otro lado, las redes sociales se llenaban del rostro del nuevo presidente. No pocas veces se ha recorrido Pedro Sánchez España, haciéndose fotos con quienes lo han amado y con quienes lo han odiado. Ayer, no había odio: había ilusión y esperanza. El tipo se la jugó. Y la ganó. La ruta española cobraba efecto y todo el mundo de todos los rincones empezó a publicar fotos con él acompañadas de mensajes de felicitaciones. Estoy convencida de que en esto jamás pensó su equipo. Ayer su marca estaba por encima de la de su partido.

LA MOCIÓN

Después de conocer la sentencia, el PSOE sólo tenía una opción: jugar la partida. Pedro Sánchez dio un paso al frente para dar un golpe encima de la mesa. ¿La sorpresa? En su discurso, y sin que se esperara, anunció dos cosas: i) que la moción podría decaer si Rajoy dimitía; ii) y que de ser presidente, aceptaría gobernar con los presupuestos diseñados por el PP y Cs. Dar un paso al frente y sorprender, eso lo que debía hacer para empezar a proyectar un liderazgo que entre sus filas y en la sociedad hacía falta por parte del primer grupo de la oposición. De no ser así, la sociedad entendería que, ante la corrupción, el PSOE es indiferente, no es un partido de Gobierno ni alternativa política. Sin líder y sin rumbo. No fue así.

La posición que debía tomar Pedro Sánchez era diferencial, buscar la diferenciación, no de oposición a un Gobierno que ha quedado totalmente anulado después de la sentencia. El PP podía agonizar solo sin atacarlo. Por otro lado, la posición del PSOE debía ser de alternativa, mostrando un líder resolutivo, sin soberbia, la solución “negociadora”, desde el diálogo, consenso y la propuesta.

La España que quisimos en diciembre de 2015 era una España plural, de diálogo y consenso. Se impusieron los intereses partidistas al interés común. Y en aquel momento no pudo ser. Quienes apoyaron la moción de ayer se dieron cuenta del tiempo que se ha perdido. España no tenía tiempo que perder. Y nos hicieron perder el tiempo.

EL ENEMIGO

Los medios de comunicación han centrado en colocar la palabra corrupción al lado de la palabra PP o Rajoy. ¿El enemigo del PSOE era el PP? No. El enemigo de España es la corrupción, focalizada en las líneas del PP, el partido que gobierna.

Bastaba con colocar estratégicamente la palabra corrupción en el imaginario colectivo en el lugar preciso. Eran dos movimientos: por un lado, posicionar la corrupción al lado del partido -el enemigo-, por otro posicionar las consecuencias del gobierno de Rajoy (tenemos más crisis territoriales, más desunión, más desigualdad social, más movilizaciones que nunca en contra de los derechos sociales, más indignación, más pobreza infantil…). Y comunicarlo en positivo.

EL FOCO

El foco del mensaje debía ponerse en las personas, en la ciudadanía, que está indignada, horrorizada y anestesiada por las malas noticias. Abro paréntesis, también está manipulada a golpe de opinión en Facebook, entre otras noticias. Estamos impulsando una sociedad con escasa capacidad crítica donde sobran las opiniones y faltan las reflexiones. Cierro paréntesis. Como digo el foco debía ponerse en las personas, pero segmentando. España tiene hambre de buenas noticias, tiene sed de ilusión, de mensajes positivos, de ahí las palabras de Pedro Sánchez: recuperar la dignidad de las instituciones, trabajar por la igualdad, atender las urgencias sociales de muchísima gente que sufre precariedad; una moción para recuperar la dignidad.   

La corrupción y la gestión de Rajoy ha dejado un país huérfano, abandonado y sin credibilidad. Y las personas de este país han trabajado mucho y muy duro por décadas para construir un país que es extraordinario. El PP no es España y esta ecuación había que eliminarla. España somos todos, todas las personas que se levantan cada día y hacen de este país un país mejor.  

¿Qué mensajes son los que deberían protagonizar esta etapa? El de que España se merece un gobierno para devolver la dignidad a las personas, a los pensionistas, a las mujeres, a los jóvenes, a las personas que se han marchado fuera y no vuelven debido a tantos años de incertidumbre.

Llevamos dos años con el discurso político centrado en la corrupción, Cataluña, ETA, etc. Las noticias que se generan provocadas por las movilizaciones sociales han estado alejadas del discurso político y parlamentario. Llevamos más de una década de malas noticias, contagiados por el halo de la negatividad, sin dar un resquicio de certidumbre a España con un proyecto de unidad y crecimiento.

Al nuevo gobierno socialista le irá bien si comprende qué es lo que necesitan y quieren oír la mayoría de los españoles.  

LA JUGADA de Cs

Ciudadanos se sale de la ecuación al oponerse a su propia estrategia, la que siempre han mantenido a nivel nacional y territorial: la del diálogo y la del consenso. Realizaron un golpe de timón y la consecuencia fue negativa para ellos. Decir no al resto del Congreso significa decir sí a una oportunidad electoral propia. La oportunidad no es oportunismo. Quisieron ser diferenciales también en esta ocasión: no pudieron y no supieron. Dieron sensación de desconocer los propios procesos de la cámara baja, cosa que los debilitaba aún más. Y gestionaron mal los tiempos. Rajoy no iba a dimitir. Y esto significa no comprender al adversario, no conocerlo y subestimarlo. Rajoy tiene “la piel de elefante”, que diría Merkel. En política, jamás se subestima a un adversario.

Por otro lado, el ataque de que son los separatistas y populistas los que apoyan la moción, apenas tiene efecto por varios motivos: i) Pocos días antes decía que “no ve rojos ni azules”, ve españoles. El Congreso de los diputados se compone de diputados que representan a esos españoles, por lo que, si Ciudadanos hubiese necesitado el apoyo de la cámara, también hubiese pedido esos apoyos, como ha ocurrido en el caso de los presupuestos; ii) por otro lado, ¿quiénes son los populistas? ¿Podemos? Según la conceptualización de populismo y después del giro de Podemos, este partido no sería populista. Por otro lado, si por el contrario aceptamos barco al homologar a Podemos con populismo bajo el prisma de Cs, ¿qué es lo que hicieron ellos al hablar de españoles? El discurso de “recorriendo España yo no veo trabajadores o empresarios; veo españoles; no veo a jóvenes o mayores, veo españoles”, sería populista.

LA NEGOCIACIÓN

A lo largo de la historia de las relaciones en España, nacionales o internacionales, nuestro país nos ha tenido sumidos en la imposición. No hay una cultura de la negociación. Esta no cultura nos ha llevado a tener grandes crisis: en nuestra historia, en nuestras guerras, entre nuestros partidos, entre nuestros gobiernos, en nuestro territorio. Después de más de una década de crisis económica, después de tener un gobierno que ha pensado en la riqueza de tan sólo unos pocos a golpe de imposición, que no de razón (porque tener el poder no significa saber gobernar -para todos-), después de más de una década de malas noticias y de negatividad, de dibujarnos un país paralelo a la realidad a la mayoría de españoles, el diálogo y el consenso para obtener beneficios comunes es la mejor estrategia no sólo para impulsar nuestro país, sino para ser más competitivos y europeístas. La no negociación siempre nos ha mantenido fuera, ajenos, divididos, huérfanos. Por primera vez, la negociación nos puede conducir a la unidad, la competitividad, la modernidad y, ante todo, a la esperanza y la ilusión que tanto necesitamos.

EL PRESIDENTE

Pedro Sánchez Pérez-Castejón se convierte en el séptimo presidente de la democracia en España y el primero como consecuencia de una moción de censura.

Por primera vez promete su cargo al Rey sin Biblia ni crucifijo.

¿Su hoja de ruta?  Que sus formas de hacer política, basadas en el diálogo, la negociación y el consenso para llegar a acuerdos en una España diversa dentro de una Europa común, sea la que determine un camino de ilusión y esperanza. Entender España es el primer paso para saber entenderse con otros partidos. Más igualdad, más empleo y de calidad -que no trabajos baratos-, una nueva agenda económica -a pesar de jugar la partida con las cartas presupuestarias del PP-, más libertad de expresión, más capitalización de nuestro talento. En definitiva, dibujar un país en el que querer estar y al que querer volver.

¿Su hoja de ruta interna? Trabajar por impulsar más y mejores liderazgos territoriales que se asemejen al sentimiento de los votantes y simpatizantes socialistas. Líderes territoriales que sean parte de la solución de España, no parte de los problemas del PSOE. 

0

Publicado en BEZ el 25 de Junio de 2017

No. Realmente no existe contradicción alguna entre las palabras diversidad e integración. Estamos ante dos palabras complementarias. Donde la diversidad resulta ser abundancia y la colección de muchas cosas diferentes según su acepción, la integración resulta constituir un todo. Podemos hacer un todo a partir de la diversidad, la clave es la actitud. Esta es la pieza angular desde la que partía uno de los debates clave del Global Media Forum, la conferencia líder mundial sobre política exterior y medios digitales que se ha celebrado esta pasada semana en Bonn, Alemania, impulsada por Deutsche Welle, donde tuve el placer de compartir panel con Heinrich Kraft, embajador de Alemania en Luxemburgo, Anne Sofie Allarp, periodista de Radio24syv (Dinamarca), Usama Hasan, investigador de estudios islámicos en Quilliam Foundation y José Antonio Moreno, consejero del Comité Económico Europeo.

Vivimos en una Europa diversa que se cuestiona su propia diversidad aunque no paremos de trabajar cada día para hacerla más inclusiva. La integración es posible cuando entendemos que la diversidad es una oportunidad y que las diferencias suman. Es verdad que un día comprendimos que las diferencias nos pueden unir más de lo que nos puede separar. Sin embargo, con la acumulación de problemas sin resolver (crisis económica, flujos migratorios, terrorismo… etc.) hemos creado una nueva crisis. ¿Qué crisis? Ver el diálogo y la tolerancia como parte del problema y no de la solución. Si no nos escuchamos, no nos entenderemos. Sin comunicación, tampoco hay oportunidad. Por el momento, podemos comprender que la diversidad puede ser un problema, pero tenemos miedo a la integración.

Si tenemos miedo a una integración efectiva es porque quizás veamos a Europa débil, una Europa débil frente a la adversidad. Sin embargo, las adversidades y las debilidades pueden generar situaciones de fortaleza si aprendemos a verlas desde ese punto de vista. Demostramos que somos fuertes, pero… ¿lo somos realmente? Se repiten en varios foros y medios de comunicación las palabras de Angela Merkel acerca del fracaso del multiculturalismo. Un multiculturalismo que nació y que cada vez está más instalado, un multiculturalismo que está construyendo una nueva sociedad a partir de la diversidad de culturas, lenguajes, nuevas colectividades y más y nuevas ideas. La inteligencia de las multitudes construye nuevos paradigmas en nuestros países, y quién no lo vea es que no ha tenido la oportunidad de viajar. Sin embargo, la política llega tarde ante un nuevo contexto imparable y, cuando se llega tarde, la única opción que escogen es negar que ocurre. Negar la evidencia es matar una de las principales características de Europa.

La regla de oro por la que se pregunta Europa para equilibrar la integración y la diversidad es la educación. No existe otra. La integración fue la causa de nuestro pasado y sigue siendo la causa de nuestro presente. Si tenemos una apuesta decidida por la educación, apostaremos de manera decidida por los valores. Si apostamos por los valores, podremos comprender lo que está sucediendo dentro y fuera de nuestros países. Y si lo comprendemos, podremos actuar bien y a tiempo. Justamente, el próximo otoño se publicará “A Praga desde la Mitad del Mundo”, una novela que he escrito intentando ponerme en la situación de muchos emigrantes españoles, pero también colombianos o chilenos. En Ecuador conocí a muchas personas que habían emigrado desde España como consecuencia de nuestra crisis económica. Algunas personas habían marchado a pesar de obtener un salario inferior al que podrían obtener en España y sabiendo que Ecuador es casi cuatro veces más caro que España. ¿Por qué has emigrado? Pregunté un día a uno de ellos. Porque al menos, aquí, tengo esperanza, me respondió. Esperanza. Esperanza en un país que también está en crisis, esperanza en un país donde la prensa se queja de falta de libertad, esperanza en un país gobernado por una izquierda que aún ve al español como un colonizador, esperanza en un país donde las mujeres que han conseguido derechos y libertades en Europa tienen que volver a luchar por lo mismo allí, volver a empezar. Esperanza. La reflexión se la dejo a ustedes.

Por otro lado, uno de los errores más comunes en Europa es mezclar el concepto de inmigración con el concepto de refugiado, o mezclar las crisis económicas con los flujos migratorios y a su vez con las crisis de países vecinos que nos afectan. El 20 de junio fue el Día Mundial del Refugiado. Y, frente a la situación de los refugiados, Europa tiene menos que decir y más que hacer. Me gustaría compartir parte de lo que la periodista Helena Maleno escribió en eldiario.es: «Miro a Amadou y me gustaría poder explicarle por qué le han sido violados una lista infinita de derechos, entre ellos el derecho a la vida. No logro, sin sentir vergüenza, mencionar las políticas de externalización de fronteras. Intento buscar las palabras para transmitirle lo perverso del sistema europeo de control migratorio, ese que el 20 de junio “celebra” el día de las personas refugiadas.»

Negamos una evidencia para ocultar un problema y actuar contra él. Y cuando actuamos, actuamos mal y tarde. No vemos personas ni crisis internacionales, vemos “cosas que nos molestan”. ¿Por qué? Adela Cortina es la persona que ha dado nombre a la realidad que vivimos: aporofobia. La aporofobia es el miedo a los pobres, a la pobreza. La política nunca va a ver la pobreza como una oportunidad. La política tarda en entender y después en aceptar simplemente porque no importa lo que no se introduce en la agenda, o lo que no se es capaz de afrontar. Y antes de aceptar una realidad, introducen otros temas, simplemente. ¿Por qué hablar de la pobreza si podemos poner encima de la mesa el debate sobre los nacionalismos? Abrir una nueva crisis sobre los nacionalismos nunca resultará una buena estrategia, simplemente añaden un problema más que tampoco será fácil de solucionar.

El nacionalismo como método de protección ante el avance de una nueva sociedad es un recurso letal. Los niños de entre tres y cinco años en Europa ven personas en sus coles, amigos y vecinos con los que juegan en igualdad de condiciones. La educación es la clave. Ellos ven personas y nos dan la mejor lección posible, mientras nosotros debatimos sobre las posibles contradicciones entre la integración y la diversidad.

0

 

Publicado en BEZ el 27 de Marzo de 2016

Retratar los dos polos de Venezuela no es fácil. Menos aún cuando los ojos de Chávez siguen despiertos en la conciencia ideológica de miles de venezolanos. Y es que la evidencia misma duele más cuando se niega. Venezuela superó en 2015 una inflación del 180%, confirmada ya como las más alta del mundo mientras la OEA se preocupa, cada vez más, por la situación humanitaria del país. La nueva era del triunfo de la oposición el pasado mes de diciembre parece no despegar en un país sumido cada vez más en la pobreza y en la inseguridad, sumido en la injusticia enferma en lo que respecta a sus presos políticos, y consiguiendo que miles de personas en el mundo se unan en una sola voz para pedir libertad por Leopoldo López, sumido cada vez más en una ignorancia que el presidente Nicolás Maduro alimenta y aprovecha a su favor con discursos propagandísticos, el cáncer informativo del país.

Mientras tanto, existen unos ojos venezolanos que se abren y se cierran soñando con crecer y avanzar. Son venezolanos que ven más allá de las fronteras de Venezuela, que observan a otra velocidad, que miran de otro color. Son venezolanos que tomaron la decisión misma de salir del país para emprender y proyectar aquello que más aman, que apostaron por otro crecimiento económico, por nuevos modelos de negocio. A Norelys Roberti, el autismo de su hijo le ha permitido un brillo especial en su mirada. Esta ingeniera informática dirige el proyecto “Mamá Especial”, un emprendimiento social que consiste en generar un “grupo de apoyo para madres con necesidades especiales relacionadas con el autismo”. “Hay mucha gente que está a la espera de cupos y ayudas en Venezuela. Y pueden esperar más de dos años sin respuesta. Esto para el autismo es fatal, porque el principal enemigo del autismo es el tiempo”, dice Norelys mientras detalla su iniciativa social y el trabajo que realiza fuera de las fronteras de su país. ¿Oportunidad o barrera? “Emprender fuera de Venezuela es darle un apoyo más a Venezuela”, afirma. Y sigue: “Hay que evaluar bien la situación de Venezuela, porque aunque esté muy difícil siempre hay una salida. Las crisis siempre son oportunidades para mirar hacia otros lados. Algo que me enorgullece de ser venezolana es que las mamás venezolanas son las que toman la batuta, son emprendedoras, son fuertes, están siempre un paso por delante de la situación”. Y cuenta su propia historia para ejemplificar una situación real: “Hace tres años, cuando diagnosticaron a mi hijo, había pocos alimentos sin gluten. Y estos niños necesitan una alimentación especial. Hoy en día hay muchos alimentos sin gluten hechos en Venezuela, y hechos por mamás. Una mamá como yo en mi país salió adelante creando estos alimentos porque pensó en la necesidad que tenía su hijo”.

Podría decirse que Ronald Hernández y Norelys Robertis son un todo por compartir vidas, hogar, proyectos y retos. Pero cada uno mantiene una personalidad y una pasión incuestionable que los une y desune al mismo tiempo. Ronald es Licenciado en Computación y dirige Virtual Create, una empresa que está en Venezuela y también en Ecuador. Norelys, además, es Gerente Comercial de la misma compañía. “Hay buenos empleados que se van del país, hay amigos que se marchan por muertes abruptas de personas cercanas, hay una clara situación de inseguridad… Lo cual nos ha hecho cada día más fuertes en ese transitar”. Ronald no se corta al hablar de lo que realmente ocurre en Venezuela y lo que le ha tocado vivir. “Nuestra empresa ya tiene seis años en el mercado venezolano, todavía continúa operativa, obviamente surfeando esa ola de crisis. Pero nosotros emigramos de manera forzada, y al emigrar, vimos la oportunidad de internacionalizar nuestra compañía. Esto no es malo. Simplemente las circunstancias se dieron así. La situación en Venezuela se complicó tanto con nuestro hijo que tomamos la decisión de elegir el primer camino que se nos hiciera más fácil de forma legal”.

Ronald continúa hablando, pero en verdad reflexiona en alto: “Además, no sé cómo será la situación a partir de ahora con esta caída del petróleo que va a afectar a toda la región, porque somos mal administrados. No supimos administrar el boom petrolero”. Y ante esta situación, ¿qué consejo le darías a aquellos venezolanos que no ven la oportunidad que tú sí has visto fuera del país? “Tratar de ver que siempre hay un mañana, hay un después, no todo es eterno, sobre todo este tipo de formas de Gobierno no son eternas porque no se pueden soportar ellas mismas. En segundo lugar, todos tenemos problemas comunes que nos afectan en estas crisis, vecinos, amigos…. Y creo que hay que ubicar ese impacto para determinar donde “yo” con las habilidades que tengo, con las cosas que sé y con mis recursos, puedo ayudar a solventar algún problema que esté alrededor”. Hay que ver más allá de la crisis y unirse en comunidades para resolver de manera conjunta problemas que se comparten. Esta es una de las principales conclusiones que se extrae de escuchar a Ronald.

Perú, Bolivia, Ecuador… Pasear por estos países para René Martínez son una oportunidad, como los libros de Foucault que casi siempre lleva en sus manos antes de empezar su sesión de trabajo. No hay límites para ver, mirar, observar y grabar con su cámara. Este publicista dirige la compañía Brodajú Producciones y son varios los premios venezolanos los que ha recibido por sus cortometrajes. Lleva un año y medio fuera de su país y, todo lo que ha desarrollado hasta la fecha, ha sido en Venezuela. Marchó de allí en busca de oportunidades. “En el camino he fracaso y también he triunfado”, reconoce René, pero “fuera de Venezuela se me han abierto las puertas”, dice. “A pesar de toda la circunstancia económica, cuando sales de la zona de confort empiezas a superar obstáculos”, señala. Entonces… ¿qué ve fuera de Venezuela que no puede desarrollar en Venezuela? “En primer lugar, el sesgo económico, donde tu no estás conectado a nivel mundial porque no se cuenta con los recursos. Estás limitado a lo que sólo Venezuela te pueda ofrecer. Y los profesionales de allí, que son buenos, no pueden competir a escala mundial”.

René es de los que piensan que ante situaciones como las de Venezuela, uno no se puede sentir frustrado ni debe dejar de hacer cosas y proyectarse ante la mínima oportunidad. Y los venezolanos se han dado cuenta de que hay más oportunidades fuera que dentro. Muchos profesionales dejan su país para buscar un bienestar inexistente y conseguir una estabilidad económica soñada. Y si estos venezolanos volvieran a Venezuela, ¿qué cambiaría? “Venezuela cambiaría. Y sería gigantesco, porque estas personas con visión saben que la crisis en Venezuela es una, pero hay crisis y oportunidades en el resto del mundo. Para muchos profesionales es frustrante porque se ven mermadas sus capacidades y terminan haciendo cosas que nada tiene que ver con tu carrera: terminas de buhonero, de moto-taxista… y éstos pueden percibir un sueldo más alto de lo que pueda percibir un médico. Hay oportunidades más allá del encierro que pueda sentir el venezolano por la situación económica. Vivimos en un mundo que está en crisis. Y yo estaría dispuesto a contribuir en mi país con mi conocimiento, pero sabiendo que la apuesta en Venezuela es por el crecimiento”. Dicho esto, ¿existe la percepción de que marcharse de Venezuela es darle la espalda a Venezuela? “Hay personas que necesitan demostrarle algo al país. Y yo respeto todo punto de vista ideológico. Pero el mismo valor tiene el que está fuera que el que está dentro. Ninguno de los dos deja de ser el héroe o el valiente por un país”.

0

POSTS ANTERIORESPágina 1 de 19NO HAY POSTS MÁS RECIENTES