De Cerca

¿Vivimos dos veces? Comunicación para la gestión del talento personal

LOCA es la idea de comunicar en tiempos de crisis, ¿no? Loca para quienes no creen en la comunicación, desde luego. Pero menos loco resulta aún coger el coche y viajar hasta Elche para hablar con alumnos de la Universidad Miguel Hernández y del Instituto Mediterráneo de Protocolo sobre marca personal, gestión del talento profesional y comunicación. No son pocas las personas que en estos momentos están replanteándose sus vidas y sus profesiones. No son pocas las personas que deciden formarse, adaptarse al ritmo de la sociedad, arriesgarse y poner en valor aquello que mejor saben hacer. Y es que gestionar el talento de cada uno ahora es más importante que nunca. Podemos haber trabajado para otras personas/empresas, haber sido estratégicos y profesionales pero… cuando ya no quedan oportunidades a la vista, ¿sabemos buscarlas? ¿Sabemos crearlas? ¿Sabemos ser profesionales y estratégicos con nosotros mismos? Este es el reto.

Y a lo largo de día y medio el pasado mes de marzo, puse en práctica con los alumnos la gran metáfora de “vivir dos veces”, vivir con “el sueño de hacer posible una honesta utopía”, como decía Joaquín Lorente. De principio a fin, les hice vivir a través de la docencia, todo un plan de comunicación basado en la gestión de contenidos off y online. Pero, sólo al final, se dieron cuenta de cuál era realmente el experimento que quise trabajar con ellos.

Y a lo largo de ese día y medio yo aprendí con ellos. Trabajaron un caso de comunicación integral complicado y complejo con el fin de que pensaran cómo lo harían para ellos mismos fueran cuáles fueran los objetivos de cada uno. Y entendieron que sin un diagnóstico y un análisis de la situación, no podrían diseñar la estrategia oportuna y aplicar acciones concreta que los condujeran al éxito. La comunicación soluciona problemas de comunicación.

Y con esta premisa y a lo largo de una presentación -muy reducida a diferencia de la que pusimos en práctica-, aprendimos todos juntos a vivir dos veces…