De Cerca

No hay condiciones que valgan

Diario de campaña. Día 3: La necesidad de pactos

Publicado en BEZ el 6 de Diciembre de 2015

Albert Rivera, candidato a la presidencia del Gobierno por Ciudadanos. EP

Albert Rivera, candidato a la presidencia del Gobierno por Ciudadanos. EP

Muchos caballos en la línea de salida y una carrera larga en donde de nada sirve que sea uno sólo el que pase la línea. Estamos contaminados de frases condicionantes en los últimos meses, nos están advirtiendo de que la situación histórica que se producirá en España después del 20 de diciembre será extraordinaria porque las circunstancias mismas serán indispensables para que ocurra aquello de lo que nos advierten: un cambio radical que pasa por Ciudadanos. ¿Y será posible? Probablemente no. Probablemente seamos testigos, analizando el comportamiento de los candidatos, de los equipos y de la evolución de los partidos en los últimos meses, de un cambio estructural, pero no radical.

Estas elecciones están llenas de contratos sin firmar, porque las encuestas que no paran de publicarse advierten que ninguno podrá hacer nada en solitario. Y se olvidan de contar en campaña electoral, a propósito, la letra pequeña de esos contratos. Pero Ciudadanos ya se adelanta a retuitear sus condiciones. No me imagino a Albert Rivera en la plaza de Sol de Madrid enumerando sus condiciones –de pacto- con tal ritmo y melodía que no dejase lugar a más opciones si el PP o el PSOE son los que sacan más escaños pero los insuficientes. No me imagino a Rivera haciendo lo que Francisco Solano hacía en la plaza de Armas de Lima, el cual se ponía a tocar su Rabel para llamar la atención de la gente, y cuando ya estaban a su alrededor, guardaba el rabel y sacaba la biblia. ¿O sí? Esperemos que la campaña de Ciudadanos no haya sido sólo música para nuestros oídos, encantadora sola, nada profunda, con el objetivo de llamar la atención y conseguir los votos necesarios para después ejecutar las condiciones que no anuncia pero que refleja en esencia su programa electoral.

En las últimas horas, Pedro Sánchez apela al voto útil, el mismo voto en las mismas manos de aquellos que tienen otras vidas que hizo ganar a Zapatero en 2004. Un voto útil que, probablemente, sólo consiga de ocurrir un factor extraordinario que quizás nada tenga que ver con la campaña y sí con la vida de la gente. Pero, la realidad, es que en el voto útil está el futuro de España en este contexto extraño, raro, extraordinario, crítico, surrealista, paradójico, real. Mientras, Albert Rivera expone con pocos argumentos dotes de política comparada con el fin de achicar a un Pedro Sánchez mientas posiciona su mensaje de ilusión. ¿Ilusión? ¿Con qué programa? Con ninguno, sólo anunciando el número de personas que están acudiendo a sus actos: esta es su demostración de fuerza. A Mariano Rajoy no le queda otra que salir poco y salir neutral, haciendo cosas comunes que no le impliquen cometer más errores, pero criticando la ola naranja que se le avecina y que será la que le aplique su mayor castigo. El atril del Quijote se quiere hacer con el voto huérfano, el perezoso y el abandonado. Pablo Iglesias critica a Rajoy, y eso sólo le hace daño al PSOE, porque lo esconde con su escasa visibilidad, lo minimiza, para crear sólo una batalla entre los de “abajo contra las de arriba”. Pero el PSOE no va a permitir que Podemos se siga sentando en su silla.

Esperemos que en los pactos nos salten chispas. No hay condiciones que valgan cuando es tanto lo que está en juego. No nos engañemos a nosotros mismos.

DIARIO DE CAMPAÑA