De Cerca

Dos y dos no son cuatro

Publicado en El Telégrafo de Ecuador el 28 de enero de 2016

Sorprenden titulares que realzan la idea de que “el sistema capitalista es un fracaso”, como el del Mundo Empresarial argentino para referirse a una declaración del Nobel de Economía, Joseph Stiglitz. Pero entre el titular y lo que realmente dice y piensa este economista hay mucha diferencia, más aún si se profundiza en su obra y en sus investigaciones. Su declaración durante la entrega del doctorado “honoris causa” que le otorgó la Universidad de la República fue: “A mi juicio, un sistema económico que no proporciona bienestar a una parte muy importante en la sociedad es un sistema económico que fracasa”. La sensación de la interpretación del titular es insultantemente diferente a la sensación que provocan sus palabras.

Comunicar la economía no es fácil. Menos aún comunicar datos cuando, además, hay un interés de por medio en la interpretación. El sesgo puede resultar infinito, pero el fracaso institucional puede resultar irrecuperable por pensar que la sociedad ignora. Ser expertos en la temática no es suficiente, porque además se puede correr el riesgo de que no se comprenda la intención de las reflexiones emitidas con un lenguaje técnico que, además, sólo entienden unos pocos y que puede agotar a quienes realmente les interesa. No hay que olvidar que la economía afecta a todo el mundo. De hecho, resulta ser la máxima de sus preocupaciones. Tampoco es fácil informar sobre economía. Una misma información no debe ser tratada de la misma manera en cualquier medio de comunicación, ni para la misma audiencia. Importan las formas para llegar al fondo, porque podemos estar hablando en el mismo idioma pero no en el mismo lenguaje.

A propósito del Foro de Davos de este fin de semana, el bombardeo de información sacude nuestras dudas, que aumentan. Los datos que emiten los medios de comunicación se convierten en un enemigo, así como las declaraciones de aquellos que dicen saber manejar datos que nos inquietan pero que no comprendemos. En este caso, los ciudadanos tenemos varias tareas al respecto: saber qué ese tal Foro, comprender qué han dicho, por qué lo han dicho y, lo más importante, lograr entender en qué afecta a nuestras vidas, dónde, a quiénes en concreto y en qué momento. Nos piden esforzarnos para lograr entender cuando, su tarea de comunicación debe ser el gran reto para tener a la sociedad como aliada.

El 23 de enero de 2015, el Foro de Davos también se celebró en Madrid con un debate organizado por la Global Shapers titulado “Repensando la política: nuevos actores e instrumentos para profundizar la democracia”. Allí, Belén Barreiro, socióloga y Directora de MyWord, apuntó que “La sociedad empobrecida en el mundo digital es una bomba de relojería”. Es posible que la comunicación económica, la de los datos, las matemáticas y los intereses, no tengan como principal objetivo hacerse entender a una sociedad que es cada vez más crítica, más exigente y cada vez más conectada. Pero la transparencia es necesaria en un área, la economía, que se percibe cada vez más lejos de una sociedad que es cada vez más víctima de ella.

La fluidez en el manejo de herramientas de comunicación digital, el empleo del mensaje en el momento oportuno y con los portavoces adecuados, el vocabulario exacto, la gestión del tiempo, la transformación de los datos en conocimiento, el pensamiento visual y la comprensión de las preocupaciones ciudadanas a su nivel más cotidiano son ya elementos indiscutibles para comunicar que dos y dos no resultan ser cuatro. Todo depende. La economía tiene un reto: hacerse entender. Trasladar situaciones económicas que se alejan de la realidad cotidiana es el primer paso para sellar un fracaso político.