De Cerca

¿Recortes? No. Reducción de libertades

Palabras más repetidas en el discurso de Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados. 11 de julio 2012

Palabras más repetidas en el discurso de Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados. 11 de julio 2012

¡Viva España! Y ¡Viva el Consejo!

NO se encuentran palabras de tranquilidad ni de sosiego en ese discurso. Ninguna esperanza al alcance de ningún español. La Eurocopa se gana, pero no en Bruselas. E ahí el verdadero entramado. Y aunque el presidente del Gobierno afirme que está “de acuerdo en la ruta y en la meta”, al país no le parece lo mismo. Rajoy no ha subido el Mulhacén, y por eso anda aún perdido sin esquivar ninguna piedra. Perdido y plantando más obstáculos en un camino angosto, difícil y temerario. ¿Qué líder pone más dificultades a su propio equipo? Aquel que está enfermo de poder.

Mariano Rajoy ha comparecido en el Congreso de los Diputados con un discurso gris, aburrido y a base de decretazo. Con el estilo marcado en la necesidad de que lo peor es lo mejor. Cuanto más se sufra, mejor. Eso le ha pedido a los españoles, que sufran más para estar en mejor en un futuro. Pero… ¿qué futuro? Puede que muchos decaigan, mueran por el camino. Y entonces no habrá ciudadanos que se aprieten más. Parece que la ciudadanía española corre peligro de extinción con estas medidas.

Escogió mal las palabras. Ha escogido la mala lectura. Y no ha tenido en cuenta al auditorio, que lo detenía una y otra vez. El discurso de Mariano Rajoy ha empezado angosto, con muchos números y enumeraciones difíciles de memorizar. Se perdía la atención con cada pilar que creía explicar. ¿El número final del circo? La sorpresa de los nuevos recortes, nuevas medidas que atentan con una palabra fundamental en el contexto actual: Democracia.

Esta palabra cobra hoy una nueva acepción, porque las medidas ya no son recortes. Se trata de una reducción de libertades. Esa es la traducción cuando dejan a las grandes fortunas sin aplicación alguna. Son medidas que no se sostienen con la situación actual y con el fondo económico medio de los ciudadanos españoles. No sólo desconocen a la mayoría de las personas para las cuáles gobiernan, sino que también las ignoran. Al tiempo.