De Cerca

Escribir. Saltar por la ventana

Hoy se celebra el día de las escritorasLibros.com me pidió que escribiera algo así como mi experiencia… 
Esto me salió…

Aspirar. Inspirar. Suspirar… 
Para algunas personas es el aire que respiramos, la piel que habitamos, los ojos que ven para no caer. Para que tú no caigas. Cada palabra nueva es una bocanada de aliento que penetra el alma, vital, y tan necesaria para seguir caminando. 
Respirar…
Dejar de escribir a veces resulta un suicidio consentido. Un «no» del otro puede significar la muerte del que crea para vivir. Qué difícil hacer entender que son letras lo que corren por las venas. 
Vivir…
Porque vivimos, somos. Porque vivimos, contamos. Porque vivimos, escribimos. Porque escribir es coser con puntadas nuestra historia. Porque no quiero que el negocio me robe la oportunidad de ser, decontar, de escribir. De vivir. De que tú vivas, que sepas, que sientas, que mates lo que no debe ser.
No…
Llevo escuchando «no» toda mi carrera profesional. Es prácticamente imposible comer de la pasión. Me crié bajo el halo del pesimismo. Estudié bajo la bruma de lo imposible. Me he hecho adulta y vivo en una crisis económica continua que todo lo nubla. Si he podido escribir y publicar es gracias a que las puertas me las cerraron. Me las siguen cerrando. No me rendiré. Eso ha hecho que piense más, también más rápido. Opto por poner un pie atrás, coger impulso y saltar por la ventana. 
Seguir…
Escribo porque nació así mi persona y mi conciencia. Por responsabilidad. Escribo para que tú sepas lo que no sabes y debes saber para que todo sea. Escribo para ser y no morir. Escribo porque la pasión me inunda cuando escribo. Escribo porque necesito sentirla. Escribo para que tú la sientas. Escribo para que la ignorancia no sea. Escribo para sacudir conciencias. Escribo para que la sacudida de la realidad cambie al mundo. Escribo por responsabilidad. 
Sigo cogiendo impulso para saltar por la ventana.

Autora


Avatar